Espacio

Es posible que una supertierra orbite la estrella más próxima al sol

Los cambios sutiles en el movimiento de la estrella cercana Proxima Centauri sugieren que puede albergar no uno sino dos mundos alienígenas.Wednesday, April 24, 2019

Por Nadia Drake
Velocidad mínima de la nave espacial hacia el planeta Proxima Centauri b en una ilustración de la iniciativa Breakthrough Starshot. Los astrónomos ahora creen que Proxima b tiene un hermano: una super Tierra que puede orbitar la misma estrella roja a solo 4 años luz de distancia.

No sólo uno, sino que dos planetas podrían estar orbitando la estrella más cercana a nuestro sol, una pequeña enana roja llamada Proxima Centauri que está a unos 4,24 años luz de distancia.

"Nos complace mostrarles, por primera vez, qué es para nosotros un nuevo planeta candidato en torno a Proxima que llamamos Proxima c", anunció Mario Damasso, del Observatorio de Turín de Italia, el 12 de abril durante la conferencia Breaktrough Discuss del 2019.

"Es sólo un candidato", dice. "Esto es muy importante para destacarlo", aclara.

Si el planeta está allí, es al menos seis veces más grande que la Tierra, lo que hace que se llame una súper-Tierra y se necesitan 1.936 días para dar la vuelta una vez alrededor de su estrella. Eso significa que la temperatura promedio de la superficie del planeta es demasiado fría para que fluya el agua líquida.

“¿Es este planeta habitable? Bueno, no realmente, hace mucho frío ", dice Fabio Del Sordo, de la Universidad de Creta.

En el 2016, los científicos del proyecto Pale Red Dot revelaron el primer mundo conocido en órbita alrededor de Proxima Centauri, un planeta al menos 1,3 veces más grande que la Tierra, que quizás sea lo suficientemente cálido para albergar vida como sabemos que prospere en su superficie. Los científicos identificaron ese planeta, llamado Proxima Centauri b, al estudiar cómo su gravedad tira de Proxima Centauri y hace que la estrella se tambalee.

Recientemente, Damasso y Del Sordo decidieron revisar los datos utilizados para detectar Proxima b. Lo procesaron de manera diferente, eliminaron las señales de Proxima b y la actividad estelar intrínseca, y agregaron 61 mediciones realizadas durante un período adicional de 549 días por el espectrógrafo HARPS, montado en un telescopio en el Observatorio La Silla de Chile.

En total, tenían aproximadamente 17 años de datos sobre los movimientos y las oscilaciones de la estrella. En él, vieron una señal que podría ser otro planeta en órbita alrededor de Proxima Centauri. Si está allí, y eso sigue siendo un considerable "si": Proxima c demora un poco más de cinco años terrestres en marchar una vez alrededor de su estrella, orbitando a una distancia que es 1,5 veces más lejos que la Tierra del Sol.

"Esta detección es muy desafiante", dice Del Sordo. “Nos preguntamos muchas veces si este es un planeta real. Pero lo que es seguro es que incluso si este planeta es un castillo en el aire, deberíamos seguir trabajando para poner bases aún más fuertes debajo de él".

Se ha enviado un artículo que describe la detección a una revista revisada por pares.

La luz roja de la estrella Proxima Centauri cae sobre la superficie del planeta Proxima b en una ilustración.

Los científicos continuarán recolectando datos sobre la estrella y planean usar información de la nave espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea para estudiar más a fondo el movimiento de Proxima Centauri, que refinaría su interpretación de sus oscilaciones. También sugieren que el planeta podría verse directamente con futuros telescopios.

Además, las observaciones de la estrella realizadas por el Atacama Large Millimeter/Submilliter Array, o ALMA, pueden respaldar la posibilidad de que múltiples planetas estén en órbita: en esas imágenes, Proxima Centauri está rodeada de líneas de polvo que probablemente están siendo esculpidas por objetos en órbita. Además, ALMA detectó otra fuente luminosa en el sistema de Proxima, situada aproximadamente a la distancia a la que Proxima c podría orbitar.

“Hay una fuente desconocida, es algo. Podría ser una fuente de fondo, podría ser ruido. No lo sabemos ”, dice Del Sordo.

"Este es realmente un resultado asombroso, increíble, espero que resista el escrutinio científico en los próximos meses y años", dice Rene Heller, del Instituto Max Planck de Investigación del Sistema Solar.

Lauren Weiss, de la Universidad de Hawai, sugiere que el equipo podría estar viendo una señal causada por una combinación de otros planetas en el sistema, así como también por el ruido estelar.

"Tal vez haya planetas adicionales, pero no en el período en el que se anuncia al candidato", dijo a Damasso y Del Sordo durante la conferencia. "No sé realmente lo que podemos hacer, excepto lo que correctamente dijiste de hacer: continuar con el monitoreo ... será un largo camino".

Nota del editor: esta nota ha sido actualizada para reflejar con más precisión la potencial presentación de la revista.