Espacio

La última superluna del año y otros fenómenos astronómicos de marzo

Monday, March 11, 2019

Por Andrew Fazekas
La luz zodiacal aporta un toque borroso a esta imagen de la región central de la Vía Láctea.

En el mes de marzo, si observas el firmamento nocturno, podrás ser testigo de la última superluna de 2019, y también, de increíbles alineaciones lunares y otros fenómenos. Además, tendrás la oportunidad, si estas en el hemisferio norte, de presenciar los destellos fantasmales que producen las nubes de partículas interplanetarias.

11 de marzo: Marte y la luna

El 11 de marzo, se verá un Marte rojizo cerca de la luna.

Mira hacia el oeste cuando esté oscureciendo y contempla la luna creciente cerca de un Marte anaranjado. Te parecerá que ambos mundos están separados por tan solo unos siete grados, y luego, podrás verlos juntos cerca de la medianoche.

18 de marzo: la luna y el corazón del león 

El 18 de marzo, la luna estará cerca del corazón de Leo, el león.

El día 18, observa cómo la luna creciente gibosa se alinea con Regulus, la estrella más brillante de la constelación Leo, el león. Esta estrella de color azul claro se encuentra a casi 76 años luz, pero parecerá que tan sólo dos grados la separan de la luna, es decir, la distancia que hay entre los dos dedos índices con los brazos extendidos. El dúo cósmico pasará en tándem por el cielo nocturno, pero al amanecer, se habrán separado de forma notable.

20 de marzo: equinoccio

En términos astronómicos, el equinoccio de marzo es uno de los cuatro puntos de inflexión principales en el ciclo estacional de nuestro planeta.

El eje de la Tierra se encuentra inclinado con respecto al sol, por lo que, durante la mayor parte del año, un hemisferio está más o menos inclinado hacia el sol, lo que determina las estaciones. Sin embargo, en los equinoccios de marzo y septiembre, ambos hemisferios están igualmente expuestos. La palabra "equinoccio" viene del latín y significa "noche igual", y es en estos dos días que los períodos de luz y oscuridad en nuestro ciclo de 24 horas parecen tener aproximadamente la misma duración, o casi 12 horas cada uno.

Este año, el equinoccio de marzo llegará oficialmente a las 21:58 UTC (Tiempo Universal Coordinado) el día 20, y anunciará la llegada de la primavera al hemisferio norte y del otoño en el hemisferio sur. 

20 de marzo: superluna de gusano

Además de vivir la emoción del equinoccio, la noche del día 20 podremos ver la luna llena en el momento del mes que más cerca y más grande se encuentra, lo que da lugar a lo que denominamos popularmente como superluna.

Como la órbita lunar tiene forma ovoide, en ciertos momentos del ciclo lunar de casi un mes, se encuentra en perigeo (la distancia más corta con respecto a la Tierra), o en apogeo (la más larga). Si la fase de luna llena está muy cerca del perigeo, el punto de la órbita lunar que corresponde a la mínima distancia de la Tierra, el resultado es una superluna. Esta coincidencia cósmica ha ocurrido dos veces este año, y la tercera y última tendrá lugar este mes.

No existe una diferencia significativa entre el tamaño del disco lunar de una luna llena promedio y el de una superluna: en este caso, la luna será aproximadamente un 13 por ciento más brillante y más grande de lo normal. Pero no hay nada más emocionante que ver a ese orbe gigante elevarse al este después de la puesta del sol.

Además, en el hemisferio norte, la luna llena de marzo se conoce como la luna de gusano, porque, supuestamente, es el momento en que el suelo comienza a descongelarse y las lombrices de tierra empiezan a emerger. Según el Old Farmer´s Almanac (Almanaque del granjero), la última vez que coincidió una luna llena en el equinoccio de marzo fue el 20 de marzo de 1981.

21 de marzo: luces zodiacales 

Aproximadamente, una hora después de la puesta del sol y durante las siguientes dos semanas, los observadores del hemisferio norte podrán detectar uno de los fenómenos astronómicos más esquivos: las luces zodiacales.

Si observamos estos haces de luz piramidales desde el campo, es muy común confundirlos con las luces de una ciudad lejana en el horizonte, y a veces, este fenómeno se denomina falso amanecer. Pero en realidad, esta luz es producto de la luz solar que se refleja por el polvo cósmico suspendido entre los planetas.

El mejor momento para contemplar estas luces espectrales es una hora después del atardecer, en el horizonte occidental. La franja de luz se verá inclinada hacia la izquierda y atravesará la constelación de Tauro, el toro.

27 de marzo: la luna y Júpiter

El 27 de marzo, Saturno y Júpiter flanquearán la luna.

El 27 de marzo al amanecer, la luna menguante se alineará con el brillante Júpiter, y nos brindará una excelente oportunidad para conocer el planeta más grande del sistema solar. Incluso si usas unos binoculares de baja potencia, podrás contemplar las cuatro lunas principales del gigante gaseoso, también conocidas como los satélites galileanos. Pero recuerda apoyarte contra una pared, o colocar los binoculares en un trípode para obtener una vista nítida de la escena.

29 de marzo: la luna y Saturno 

A fines de marzo, la luna se ubicará al lado de Saturno.

El día 29 al amanecer, observa un planeta Saturno de color amarillo situado a la derecha de la luna en la parte media del cielo sudoriental. Si tienes un telescopio, no te olvides de usarlo para contemplar el gigante gaseoso y sus famosos anillos.