Espacio

¿Quieres ser un turista espacial? Descubre cómo podría ser esta experiencia

La instructora de astronautas Beth Moses, la primera mujer en volar en una nave espacial comercial, da consejos a los futuros turistas extraplanetarios.Tuesday, March 12, 2019

Por Nadia Drake
Beth Moses (centro) flota en la microgravedad a bordo de un vuelo de Virgin Galactic el 22 de febrero.

En febrero, la compañía de vuelos espaciales comerciales Virgin Galactic envió a tres personas al espacio y luego las envió de regreso, incluida Beth Moses, la principal instructora de astronautas de la compañía. Fue la primera vez que Moses, una ingeniera aeroespacial que ha trabajado anteriormente en la NASA, visitó el espacio y el vuelo la convierte en la primera mujer en volar en una nave comercial.

Ahora, el trabajo de Moses es preparar a los clientes de Virgin Galactic para lo que podría ser la experiencia de toda una vida: un viaje sobre la atmósfera y hacia la microgravedad, donde el cielo está oscuro y el horizonte de la Tierra está curvado. Los boletos se venden por US$ 250.000 cada uno, y hasta el momento, 600 personas de 58 países están esperando su turno para participar.

Todos aquellos que se inscriban deben pasar un examen médico básico, pero a diferencia del programa de astronautas altamente selectivo de la NASA, no hay "cosas correctas" que los volantes comerciales deban poseer: solo mucho dinero, un poco de audacia y un sentido de aventura.

La compañía aún no está lista para comenzar las operaciones comerciales, ya que hay más vuelos de prueba por completar, pero Moses dice que parece que ese día es "tentadoramente cercano". Habló con nosotros sobre la preparación de futuros astronautas para el vuelo que espera que cambie cuando el espacio (como lo definas) se vuelva más accesible.

¿Qué significa ser el Instructor Principal de Astronautas para Virgin Galactic?

Mi función es preparar a cualquier astronauta que vuele en la cabina de nuestros clientes para su vuelo espacial y asegurarme de que estén preparados y que lo disfruten de la manera que más deseen.

¿Cómo entrenas a la gente para esta experiencia?

Mi objetivo principal es asegurarme de que las personas lleguen al espacio sin ningún motivo de preocupación o sorpresa: tu sabes qué esperar, estás preparado para eso. No quiero que alguien llegue al espacio y pase la primera parte de su tiempo preguntándose qué son esos ruidos, o preguntándose dónde está el Norte en la Tierra, o preguntándome si lo que ven fuera de la ventana es normal o si el vuelo va como debe ser. Sólo quiero que las personas lleguen al espacio pasando el mejor momento de sus vidas y que puedan saborear lo que sea.

Para ese fin, la capacitación consta de un programa de tres días, nominalmente, y el primer día es sobre ti: tu traje, tu equipo, la comunicación, la preparación, incluida la preparación para las fuerzas g. El segundo día es sobre la cabina, tus compañeros de viaje, dónde están las vistas, y te unes a una tripulación de pasajeros. Y luego el tercer día es como afianzarlo, ensayarlo y comprender la operación más amplia.

El cuarto día es el vuelo espacial.

¿Cuáles son algunas de las diferentes experiencias que las personas esperan tener durante los vuelos?

Esa es una excelente pregunta y es una de las que he estado preguntando a todos nuestros astronautas cuando los conozco. Hay algunas personas que dicen con astucia: bueno, no sé, me gustaría que me ayudaran a prepararme para lo que debería librarme y de lo que no me debería perder.

Pero luego hay otros que tienen ideas definidas... hay compañeros que esperan con ansias el viaje y el lanzamiento del cohete, personas que no pueden esperar a la ingravidez, hay personas que tienen ambiciones muy personales e introspectivas. Para algunas personas, esta es la ambición de toda una vida, para algunas personas se limita a lo espiritual, y luego están aquellas, una mayoría buena y sólida, que están muriendo por la vista.

¿Cómo fue el vuelo para ti?

Fue magnífico. Fue indescriptible. Es una experiencia increíble, asombrosa, levemente intensa, maravillosa. Nuestros clientes son individuos muy, muy afortunados. Estaba volando como miembro profesional de la tripulación de vuelo, tenía trabajos para hacer durante todo el vuelo, pero incluso en ese entorno, lo encontré increíblemente mágico.

¿Podrías volver?

Por supuesto que me encantaría volver, pero también me gustaría enviar a todos los que conozco y a cada ser humano al espacio. Nuestro objetivo es abrir un espacio amplio, un espacio abierto para cambiar el mundo y con toda honestidad, aunque me encantó, quiero asegurarme de que la mayor cantidad de personas posible puedan volar.

He escuchado de tantos astronautas decir, si pudiéramos enviar a todo el mundo a ver el planeta desde el espacio, cambiaría la forma en que las personas interactúan en la Tierra y las cosas que valoramos, simplemente porque la vista es tan espectacular y ver al planeta como planeta es transformador.

Lo es absolutamente. Miro las imágenes desde el espacio de manera totalmente diferente ahora, porque las imágenes no le hacen justicia. Definitivamente, era consciente de que la Tierra era una cosa preciosa y hermosa y tomas conciencia de la majestuosidad del planeta.

Virgin Galactic llega al espacio enviando primero el vehículo SpaceShipTwo al aire junto a un avión de transporte, llamado White Knight Two. La nave espacial luego se separa y dispara su motor de cohete para completar el ascenso.

Me siento realmente afortunada de haber volado el día exacto en que volé, porque el suroeste de los Estados Unidos estaba perfectamente despejado de nubes, bellamente resplandeciente con montañas cubiertas de nieve, bellamente exuberantes y verdes debido al clima reciente. Eso es lo que me llama la atención en términos de la vista: fue tan nítido desde el espacio que ni siquiera puedo describirlo.

¿Y qué hay del cielo por encima de ti?

Es tan negro. Es tan negro, es más negro que cualquier negro que haya visto. Olvídate de Vantablack [el material más oscuro hecho hasta ahora]. Es tan profundamente negro que hace que la Tierra sea tan nítida y brillante.

Entonces, ¿pueden los futuros astronautas descorchar una botella de champaña en pleno vuelo?

Tendremos que ver cómo hacer eso. Los proyectiles no van con las naves espaciales y los líquidos no van con la aviónica, pero, ¡nunca digas nunca!

Esta entrevista se editó por su extensión y claridad.