Espacio

Las mejores capturas del fotógrafo oficial de la NASA

En sus 30 años de trabajo, Bill Ingalls ha realizado la cobertura de algunos de los momentos más importantes de la exploración espacial. Tuesday, February 19, 2019

Por Catherine Zuckerman
Fotografías de Bill Ingalls
El transbordador espacial Discovery se encuentra sobre una plataforma de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy en Florida, mientras la luna casi llena se pone detrás.

Si te gusta el espacio, es probable que hayas admirado el trabajo de Bill Ingalls. Ha sido el fotógrafo principal de la NASA durante 30 años, un trabajo que lo ha llevado a todo el mundo, pero no más allá de él, para cubrir los principales momentos de la exploración espacial.

Desde los elegantes eventos en la Casa Blanca hasta los aterrizajes de naves espaciales en la frígida estepa kazaja, sus tareas han resultado en algunas de las imágenes más icónicas de la agencia. Es uno de los dos únicos fotógrafos que han recibido el prestigioso premio de prensa del National Space Club. Sin embargo, sigue siendo genuinamente humilde.

 "Treinta años deberían hacer una gran cantidad de trabajo", dice. "Pero en verdad, sólo siento que mi trabajo en los últimos cinco a 10 años es un trabajo que miro hacia atrás y digo, está bien, hay una imagen que me hace sentir bien".

Todo comenzó con una pasantía universitaria. Nacido en Pittsburgh, Ingalls estudió comunicación visual e inglés en la cercana Universidad de Waynesburg.

"La televisión fue mi primer amor", dice, y para perseguir esa pasión, consiguió una pasantía en la NASA como escritor y productor de televisión, haciendo algunas fotografías. Luego de una breve etapa de enseñanza después de graduarse, Ingalls se dio cuenta que quería regresar a la NASA. Él persiguió a la agencia por un trabajo, llamó todas las semanas y preguntó si había puestos disponibles. Finalmente, obtuvo un puesto.

"Creo que simplemente se cansaron de que yo los llamara y dijeron: Dios. Dale un escritorio. Tíralo en un rincón."

Ver galería

Ingalls recibió una posibilidad de dos trabajos: investigador fotográfico o fotógrafo, un puesto que había estado languideciendo desde que Bill Taub lo retuvo en los días del Apolo, dice. Ingalls eligió el rol de fotógrafo y fue invitado a explorar los contenidos del gabinete de la cámara de la agencia, que contenía gran parte del equipo de Taub.

"Soy un poco acaparador cuando se trata del equipo", dice. "Todavía tengo todo lo que había en ese gabinete, porque tienen estas historias que los acompañan". Su almacenamiento incluye dos cámaras submarinas Nikonos, que, según Taub le dijo a Ingalls, "fueron utilizadas por los hombres rana durante las recuperaciones de los saltos del Apolo". 

Ubicado en lo alto de una barcaza, el transbordador espacial Enterprise pasa por la Estatua de la Libertad el 6 de junio de 2012, en su camino hacia el Intrepid Sea, Air & Space Museum de la ciudad de Nueva York, donde el transbordador ahora se muestra permanentemente.

Ingalls saca fotografías ahora digitales y, al igual que el equipo, el trabajo en sí ha evolucionado. Desde sus primeros días de aprendizaje para tomar retratos y experimentar con "fondos de biblioteca alquilados", pasó a cubrir eventos de alto perfil. Una de sus primeras grandes tareas fue cubrir el vigésimo aniversario del aterrizaje lunar en el Apolo, tiempo durante el cual se reunió con el presidente de ese entonces de los Estados Unidos, George HW. Bush.

"Siendo un niño de Pittsburg y diciéndole [al conductor del taxi], llévame a la puerta de la Casa Blanca, por favor- no lo podía creer", dice.

Además, Ingalls fotografió al robot Dante II dentro de un volcán activo en Alaska, colgado de helicópteros a unos 3048 metros de distancia capturando aterrizajes de naves rusas, lanzamientos de transbordadores documentados e innumerables eventos de observación de estrellas. Pero su trabajo que relata todos los aspectos de la exploración espacial podría cambiar rápidamente de espectacular a sombrío.

Llevando a tres viajeros espaciales a casa desde la EEI, la nave espacial Soyuz MS-06 aterriza cerca de Zhezkazgan, Kazajstán, el 28 de febrero de 2018, hora local.

En el año 2003, cuando el transbordador espacial Columbia se destruyó en su descenso a la Tierra, matando a los siete miembros de la tripulación, Ingalls estaba en la sede de la NASA en Washington, DC. Recuerda haber fotografiado al administrador suplente Fred Gregory mientras hacía llamadas telefónicas, y le dijo a él: "Me siento incómodo haciendo lo que estoy haciendo, me parece inapropiado".

Ingalls dice que todavía se emociona al recordar la respuesta de Gregory: “La cosa número uno es que las personas nunca deben olvidar este día. Necesita ser visto, necesita ser recordado, cada parte de él". 

Los aficionados del espacio podrían sentirse decepcionados al saber que Ingalls no estaba obsesionado con el crecimiento del cosmos.

"No coleccioné posters, ni leí libros y todo ese tipo de cosas", dice, señalando que la fotografía siempre fue su primer enamoramiento. Pero cuando llegó la pasantía de la NASA, seguida de la oportunidad de ser el fotógrafo principal de la agencia, tuvo que admitir que el tema era bastante sorprendente.

"Tomé el Kool-Aid", dice, "y me encanta".

Seguir leyendo