Espacio

Conoce a Hipocampo, la nueva luna revelada de Neptuno

Apodada como una mítica criatura marina, este pequeño mundo tiene un pasado violento. Viernes, 22 Febrero

Por Nadia Drake

Durante miles de millones de años, una pequeña luna orbitando alrededor del gigante de hielo Neptuno se escondió en medio de la luz de las estrellas. Ahora, el minúsculo mundo tiene un nombre, y los científicos están empezando a reconstruir su historia violenta.

"Fue increíblemente difícil de detectar", dice Mark Showalter, del Instituto SETI , quien vio la luna por primera vez en 2013 y la describe hoy en la revista Nature. El satélite recién descrito aumenta la capacidad de Neptuno de 14 compañeros orbitales conocidos. Como buceador, Showalter llamó a la pequeña luna Hipocampo, el nombre de la bestia mitológica que dio origen al nombre genérico de una de sus criaturas acuáticas favoritas: los caballitos de mar.

"Cuando llegó el momento de elegir un nombre de las mitologías griegas y romanas de los mares, fue como, Oh, eso no es difícil", dice.

La parte más difícil fue encontrar la pequeña luna en primer lugar. Acurrucado relativamente cerca de Neptuno y con solo 33 kilómetros de ancho, el objeto rocoso es lo suficientemente pequeño como para caber dentro de la parte más estrecha del Canal de la Mancha. Descubrirlo tomó varios años de un cuidadoso rastreo de las imágenes del Telescopio Espacial Hubble.

"Solo puedes encontrar estas [lunas] porque gente como Mark Showalter ha descubierto cómo exprimir hasta el último fotón de esas imágenes", dice Heidi Hammel de la American Universities Research Association.

Luz de la luna accidental

No necesariamente con la intención de ir a la caza de la luna, Showalter se encontró con el pequeño mundo después de desarrollar una nueva forma de buscar estructuras débiles alrededor de Neptuno. Él y sus colegas habían apuntado el Hubble al planeta en 2004, 2005 y 2009 con la esperanza de ver bien los extraños fragmentos de anillos que giran alrededor del gran planeta azul. Debido a que esos arcos son tan débiles, el equipo apiló imágenes del Hubble de larga exposición una encima de la otra, lo que amplifica la sensibilidad del telescopio. (Vea cómo un telescopio terrestre encontró una extraña tormenta gigante en Neptuno).

Entonces, Showalter decidió usar la técnica para buscar lunas.

Una por una, vio las conocidas lunas interiores de Neptuno: Proteo, Talasa, Galatea, Despina, Larisa y Náyade, una luna que no se había visto desde la nave espacial Voyager 2 en 1989. Sin embargo, allí, entre esos mundos lejanos, había un intruso, un débil punto de luz que se comportaba como lo haría una luna, excepto que nadie lo había visto antes.

Después de rastrear el movimiento del lugar, Showalter y sus colegas estaban satisfechos de haberse topado con una luna real y no solo con un artefacto de cámara; basándose en su brillo y en los datos de otra campaña de observación en 2016, estimaron su tamaño. ¿A qué es parecido?

"La verdad es que es un punto", dice Showalter.

Una historia de cometas violentos

Más desconcertante, quizás, es la órbita de Hipocampo, que está atascada contra la de Proteus, la más grande de las lunas interiores de Neptuno. Los dos están tan cerca, aproximadamente a 12070 kilómetros de distancia, lo que resulta poco probable que Hippocamp haya terminado al azar allí.

En cambio, Showalter sospecha que se formó después de que un cometa chocó contra Proteus y lanzó metralla en órbita alrededor de Neptuno. Eventualmente, esos escombros se amontonaron en una luna nueva. Si este escenario es cierto, el nacimiento de Hipocampo probablemente se registra en la forma de un cráter gigante llamado Pharos.

Pero esa no fue su única experiencia con impactos violentos. Desde entonces, es posible que los cometas hayan separado a Hipocampo varias veces, esencialmente poniéndolo en una licuadora que mezcla los materiales de la luna y los convierte en un anillo transitorio. (Descubra por qué los astrónomos creen que los famosos anillos de Saturno pueden ser sorprendentemente jóvenes).

"Está en un lugar cerca de Neptuno donde estás lo suficientemente lejos para que cuando se rompa algo, finalmente se forme de nuevo en la luna", dice Showalter. "Muchas de las lunas internas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno probablemente se han destrozado varias veces a lo largo de su historia".

Pero contar las historias detalladas de Hipocampo y de otros objetos al margen del sistema solar fácilmente observable requiere de un instrumento mucho más agudo que el Hubble, o una nave espacial enviada a las profundidades.

"Se pueden encontrar con el Hubble", dice Hammel. "Pero no se puede dar el paso de tratar de comprender la geología detallada, la química detallada de los objetos que se encuentran en el límite del sistema solar".