Espacio

Científicos encuentran evidencia sobre el noveno planeta en el Sistema Solar

Este mundo, si es que existe, se sumaría a los otros ocho (o nueve, dependiendo de cómo te sientas con respecto a Plutón). Viernes, 5 Enero

Por Nadia Drake

Un planeta más grande que la Tierra puede estar escondiéndose en las frías y oscuras profundidades del sistema solar. La presencia del planeta, que se encontraría mucho más allá de Plutón, es revelado por las curiosas órbitas de unos cuantos mundos congelados distantes.

Según se describió el miércoles en "Astronomical Journal", la huella gravitacional de un planeta grande que se asoma está marcada en las peculiares órbitas de estos remotos mundos. Los cuerpos de extraño comportamiento, llamados objetos extremos del Cinturón de Kuiper, trazan círculos irregulares alrededor del sol que han desconcertado a los científicos durante años.

Es tentadora la evidencia de que un noveno planeta grande pueda encontrarse en el sistema solar, aunque no se haya detectado aún.

Si se va a descubrir otro planeta en el sistema solar, creo que es este, afirma Greg Laughlin de la Universidad de California, Santa Cruz. Sería bastante extraordinario si sucediera. Cruzo los dedos. Sería increíble.

El equipo calculó que el planeta, si es que existe, sería aproximadamente 10 veces más masivo que la Tierra, o casi tres veces más grande. Eso lo convierte en una súper Tierra o un Neptuno en miniatura, un tipo de planeta que la galaxia conformó con increíble eficiencia, pero que ha estado notoriamente ausente en nuestro propio vecindario.

Y se encuentra muy lejos. Las simulaciones sugieren que el acercamiento más próximo al sol del planeta sería aproximadamente 300 veces más lejos que el de la Tierra. ¿Su punto más distante? Se encuentra a lo lejos, en tierra de nadie, entre 600 y 1.200 veces más lejos que la Tierra.

Este objeto se encuentra en una órbita excepcionalmente gélida y de largos periodos, y es probable que tome hasta 20.000 años en realizar un giro completo alrededor del sol, afirma Konstantin Batygin de Caltech, quien representa a una mitad del equipo que investiga al planeta...

Predicción del Planeta Nueve

Batygin y Mike Brown, su colega de Caltech, no pretendían encontrar evidencia de un nuevo vecino planetario, eso sucedió por accidente. En 2014, otro equipo había descubierto un objeto llamado 2012VP113. Coloquialmente conocido como Biden, el nuevo mundo cuya órbita era enigmática y similar a la de Sedna, otro mundo descubierto más allá de Plutón.

Tanto Sedna como Biden tomaron recorridos un poco desviados alrededor del sol, lo que sugiere a los científicos que la gravedad de un objeto distante puede estar esculpiendo sus peculiares órbitas, como también las de los otros cuantos mundos distantes.

Brown y Batygin observaron de cerca a seis de estos mundos y determinar que sus órbitas estaban agrupadas de una forma que no podía suceder solo por casualidad. ("Esa probabilidad se registra a un descomunal 0,007 por ciento", afirma Batygin). Luego simularon al sistema solar exterior e intentaron descifrar cómo generar los patrones observados.

Pronto, Batygin y Brown pudieron descartar los efectos gravitacionales intrínsecos al Cinturón de Kuiper mismo, lo que significó que estaban buscando a un único escultor cósmico.

Sumaron un noveno planeta grande a la batalla y revisaron su órbita y su masa. Un planeta con una masa 10 veces mayor a la de la Tierra en una órbita con forma de huevo explicó fácilmente las misteriosas características de las órbitas de Sedna y Biden, como también los recorridos tomados por otros mundos extremos del Cinturón de Kuiper.

Además, esto explicó una población extraña de mundos que orbitan el sol de forma perpendicular al plano del sistema solar. “Creo que dejamos de reírnos de nuestros propios cálculos en ese momento”, comenta Batygin.

Él y Brown sospechan que el planeta se formó mucho más cerca del sol y fue lanzado hacia afuera cuando el sistema solar era muy joven. En aquella época, afirma, el sol aún estaba dentro de su grupo estelar nativo y las estrellas que lo rodeaban habrían ayudado a acorralar al planeta volador y evitaron que se escapara de la fuerza gravitatoria del sol. Es un relato convincente, pero no todos están convencidos de que sea probable.

"Tiendo a sospechar mucho de las afirmaciones sobre la existencia de otro planeta en el sistema solar", comenta Hal Levison del Instituto de Investigación del Suroeste. "He visto muchas, muchas afirmaciones así en mi carrera profesional y todas ellas han sido incorrectas".

Hallazgo del Planeta Nueve

Si este noveno planeta grande se encuentra allí afuera, es tan distante y tan tenue que no sorprende que ese mundo aún no haya sido detectado. Este objeto será borroso. "Algo así como extremadamente borroso", afirma Laughlin, quien calculó que Plutón podía ser tal vez 10.000 veces más brillante que el nuevo planeta.

A distancias tan extremas, incluso un planeta relativamente grande no tendría una huella de calor detectable para los estudios actuales y no reflejaría mucha luz del sol. Eso significa que los astrónomos que lo buscan no solo deben utilizar telescopios increíblemente potentes, sino que también deben saber dónde buscar. En otras palabras, es como buscar una sola mancha de luz en movimiento en un vasto y casi impenetrable mar de estrellas.

"No sabemos con exactitud dónde se encuentra, si lo supiéramos simplemente dirigiríamos el telescopio hacia él mañana y estaría justo allí. Pero el cielo es muy grande y este objeto puede ser bastante borroso, según qué tan lejos se encuentre", afirma Chad Trujillo del Observatorio Gemini en Hawái, que descubrió Biden.

Pero eso no significa que los científicos no lo intentarán. El telescopio Subaru en Hawái, entre otros, está preparado para hacerlo y Batygin y Brown ya se encuentran en la búsqueda. Trujillo afirma que él y sus colegas planifican comenzar la búsqueda en la órbita predicha el mes que viene.

El Planeta X original

No es la primera vez que los científicos han sugerido la presencia de un planeta grande y lejano. En realidad, tales predicciones se remontan a hace más de un siglo, aunque ninguna ha resultado ser correcta.

Quizás la más conocida fue la de Percival Lowell, quien insistía en que un mundo que él llamaba Planeta X estaba esperando a ser descubierto más allá de la órbita de Neptuno. Las convicciones de Lowell desencadenaron una carrera que duró décadas para encontrar el Planeta X y que dio como resultado el descubrimiento de Plutón en 1930.

Pero Plutón era demasiado pequeño para explicar lo que Lowell consideraba irregularidades indicadoras en las órbitas de Urano y Neptuno; aquellas fueron el resultado de mediciones imprecisas, y no los tirones invisibles de un noveno gran mundo. En los 86 años posteriores, se han generado muchas más predicciones del mismo estilo. Y fallaron.

Quizás esta no se desvanecerá en el cosmos.

Considero que el documento de Batygin y Brown es el primero en demostrar de forma convincente la existencia de este planeta y delimitan bastante bien su órbita, afirma Alessandro Morbidelli del Observatorio de la Costa Azul. Es un argumento muy sólido.

Siga a Nadia Drake en Twitter y Google+.

Artículo publicado el 20 de enero de 2016.

Seguir leyendo