La crisis de la India demuestra cómo el oxígeno es un tratamiento vital al que no todos pueden acceder

La escasez ha afectado a los hospitales de todo el mundo debido a la distribución desigual, pero los expertos afirman que hay una manera de cerrar esta brecha.

Publicado 10 de mayo de 2021 12:32 GMT-3
oxygen

NUEVA DELHI, INDIA - 04/23: Los familiares de un paciente infectado con COVID-19 llevan un carro con tubos de oxígeno vacíos para rellenarlos en un centro de rellenado de oxígeno en la Vieja Delhi. La India se está quedando sin oxígeno durante la segunda ola de la pandemia de COVID-19.

Fotografía de Naveen Sharma, SOPA Images/Light Rocket via Getty Images

El oxígeno es un tratamiento médico esencial para salvar vidas humanas. Pero, en las últimas semanas, ha quedado claro lo esencial que es a medida que la India enfrenta la ola mortal de los casos de COVID-19. Los trenes expresos recorren todo el país para suministrar oxígeno desde la ciudad oriental de Angul a la capital de Delhi y a otras regiones. Mientras tanto, las redes sociales se desbordan de las súplicas desesperadas de la gente que se ve obligada a ver  cómo sus familiares se asfixian lentamente.

Durante la pandemia de COVID-19, la escasez de oxígeno médico ha afectado a los hospitales de Brasil, Perú, Nigeria, Jordania, Italia, entre otros. En Estados Unidos, los suministros de oxígeno en los hospitales de Nueva York y de California han sido escasos. Combinados con la crisis en la India, estas situaciones ahora han captado la atención internacional.

Pero esta escasez está lejos de ser un fenómeno nuevo. Los expertos afirman que esta pandemia está agravando la brecha de acceso al oxígeno que causa incalculables muertes evitables cada año en países de ingresos bajos y medios.

"Lo que ha hecho la COVID es demostrar cuán frágiles han sido realmente los sistemas del oxígeno a lo largo de los años", afirma Mphu Ramatlapeng , vicepresidenta ejecutiva de implementación de la Iniciativa de Acceso a la Salud de Clinton (Clinton Health Access Initiative) CHAI (por sus siglas en Inglés), reciente finalista de una subvención de 100 millones de dólares de la Fundación MacArthur para financiar su propuesta para garantizar el acceso al oxígeno en la India, Nigeria, Etiopía, Kenia y Uganda. "Mi peor pesadilla era que ocurriera algo así como la COVID".

¿Por qué es tan difícil que los países reciban suficiente oxígeno, uno de los elementos vitales para la vida? A continuación, observaremos las complejidades de administrar oxígeno médico, el trabajo de los científicos para encontrar soluciones y cómo la pandemia ha llevado a la comunidad internacional a responder con más fuerza, antes de que otro país se convierta en la próxima India.

La brecha de acceso al oxígeno

El oxígeno médico es una forma de oxígeno más concentrada que el aire que respiramos. En realidad, la atmósfera de la Tierra está formada principalmente nitrógeno y solo el 21 por ciento del aire normal es oxígeno. No obstante, el oxígeno médico tiene un mínimo de 82 por ciento de oxígeno puro, que se obtiene por medio de un proceso químico. Su uso moderno como medicamento terapéutico se remonta a la Primera Guerra Mundial, cuando se lo administrban a los soldados expuestos al gas mostaza en las trincheras europeas.

La oxigenoterapia es esencial para las enfermedades respiratorias como la COVID-19 o la neumonía, que es la causa principal de muerte en niños en países de bajos ingresos. Una de las principales complicaciones fatales de la neumonía es la hipoxemia, que ocurre cuando una persona tiene niveles bajos de oxígeno en la sangre. Cuando el oxígeno en sangre es bajo, los órganos del cuerpo comienzan a cerrarse.

"Tus células necesitan oxígeno para sobrevivir", explica Michael Hawkes, profesor asistente de pediatría en la Universidad de Alberta que supervisa un programa de suministro de oxígeno con energía solar que se usa principalmente en Uganda. "La única razón por la que tenemos un torrente sanguíneo es para llevarles oxígeno".

El oxígeno también puede salvar vidas por varias otras razones. La hipoxemia puede ser una complicación generalizada, como la malaria, las enfermedades cardiovasculares y los traumatismos en los que los pacientes pierden mucha sangre. El oxígeno suplementario ayuda a ganar tiempo para el cuerpo mientras los médicos tratan la fuente del problema. Los médicos también administran oxígeno cuando los pacientes son sometidos a anestesia durante la cirugía.

“El uso de oxígeno básicamente se encuentra en todos los aspectos de nuestras vidas en el mundo médico”, dice Ramatlapeng.

Pero el oxígeno no siempre está disponible para los pacientes en países de ingresos bajos y medios. En el año 2014, un estudio realizado en hospitales en Malawi expuso que solo el 22 por ciento de los pacientes que necesitaban oxígeno lo recibían. Un estudio realizado en hospitales en el suroeste de Nigeria en el 2019 detectó que solo podían proporcionar oxígeno al 20 por ciento de los niños que lo necesitaban. Y un estudio del año 2020 descubrió que la mejora de la calidad del programa de oxígeno en los centros de salud de Papúa Nueva Guinea redujo la muerte pediátrica general en un 40 por ciento y la muerte por neumonía en un 50 por ciento.

"Básicamente ese ha sido el trabajo de una década que muestra que si se coloca oxígeno en las instalaciones de salud remotas donde la neumonía es un problema común entre los niños al menos, se puede reducir la mortalidad en un 50 por ciento", expresa Trevor Duke, autor principal del estudio, pediatra de la Universidad de Melbourne y profesor asistente de salud infantil en la Universidad de Papúa Nueva Guinea.

A pesar de la clara evidencia de que el oxígeno médico salva vidas, existen muchos desafíos complejos para llevarlo realmente a los centros médicos, comenzando por la forma en que se administra el oxígeno en primer lugar.

Cilindros, concentradores y tuberías de oxígeno

Los sistemas de suministro de oxígeno difieren según la ubicación: centros grandes o pequeños; entornos urbanos o rurales; o comunidades de ingresos altos o bajos.

Las principales instalaciones sanitarias de todo el mundo dependen del oxígeno al por mayor. En este sistema, los hospitales tienen enormes tanques de oxígeno líquido en el lugar, que luego suministran por todo el hospital y se pueden abrir y cerrar como un grifo. Este sistema tiene un costo prohibitivo para los establecimientos de salud más pequeños. Requiere acceso a empresas de gas, que tienen un monopolio relativo en el mercado, para rellenar los tanques. También es una enorme inversión construir oleoductos que, según Duke, “invariablemente siempre tendrán fugas” en entornos de bajos ingresos.

En cambio, los centros médicos en comunidades rurales o de bajos ingresos generalmente obtienen oxígeno médico en cilindros individuales que las compañías de gas llenan en las plantas de oxígeno. Pero los cilindros altamente presurizados son pesados y peligrosos, lo que los hace costosos de transportar, particularmente a aldeas remotas que están a cientos de kilómetros de una planta de oxígeno. Los cilindros también se están agotando constantemente. Por lo general, solo tienen suficiente oxígeno para que un adulto dure entre uno y tres días, lo que significa que un centro de salud debe tener muchos refuerzos a mano.

"Has visto las fotos de la India de personas que mueren porque se les acaba el oxígeno", dice Duke. "Así que hay mejores formas de hacerlo cuando hay un suministro continuo de oxígeno, como los concentradores de oxígeno".

Los concentradores de oxígeno existen desde la década de 1970. Estas máquinas contienen cristales de zeolita que absorben el nitrógeno del aire normal, dejando oxígeno concentrado que fluye al paciente a través de tubos conectados a puntas nasales. Un concentrador de oxígeno puede proporcionar oxígeno a dos niños a la vez. Pero requieren electricidad constante, que no siempre está disponible.

"Un corte de energía puede ser fatal", dice Hawkes. "Si se apaga aunque sea por unos minutos, un niño podría morir".

Es por eso que muchos de los que están trabajando para cerrar la brecha de acceso al oxígeno han recurrido a los concentradores solares, que funcionan de la misma manera pero funcionan con paneles solares y baterías en lugar de electricidad. También hay un uso creciente de generadores de oxígeno, que son esencialmente concentradores de oxígeno mucho más grandes que los hospitales regionales de tamaño medio pueden usar para llenar cilindros para las instalaciones más pequeñas en su distrito, un modelo de centro y radio.

Para las comunidades de ingresos más bajos y medios, Duke dice que lo mejor es tener una combinación de concentradores solares y generadores de oxígeno. Pero como se muestra en el estudio realizado en el año 2020 de los hospitales rurales en Papúa Nueva Guinea, donde Duke ha estado trabajando durante casi tres décadas, un programa de oxígeno exitoso también requiere un tipo diferente de inversión.

“Es sencillo darle a alguien en la India un cilindro de oxígeno y una máscara y dejarlo ir”, dice. "Pero eso no es un sistema, es una curita".

Pulsioxímetros y formación del personal

Se necesita más que solo el acceso al oxígeno para poder proporcionarlo de manera confiable a los pacientes. Las instalaciones de atención médica deben tener personal con la experiencia necesaria para usar y mantener concentradores de oxígeno, que según Hawkes podrían tener una vida útil de seis meses a un año. También deben tener un sólido sistema de gestión de suministros para que el personal sepa cuándo es el momento de volver a pedir cilindros de oxígeno, asegurándose de que estén siempre a mano.

También deben tener la capacidad de diagnosticar hipoxemia en primer lugar. La hipoxemia es difícil de detectar en sus primeras etapas, con pocos síntomas clínicos hasta que progresa hasta el punto en que el paciente se queda sin aliento.

Ahí es donde suelen entrar los oxímetros de pulso. Inventados en la década de 1970, estos pequeños dispositivos electrónicos que se sujetan al dedo de una persona para medir la saturación de oxígeno en la sangre se convirtió en un estándar de atención en los hospitales de EE. UU. a fines de los años 80. Son tan comunes en algunos países que muchos estadounidenses los compraron ante el pánico al principio de la pandemia.

“Es importante tenerlo en el punto de entrada en un centro médico”, dice Ramatlapeng.

Pero Ramatlapeng agrega que los oxímetros de pulso no están disponibles en el 90 por ciento de las instalaciones de atención médica en los países donde trabaja la Iniciativa de Acceso a la Salud de Clinton. En muchos casos, simplemente todavía no se los considera tan vitales como los termómetros y las máquinas de presión arterial.

Eso se debe en parte a la forma en que se informan las muertes. La hipoxemia rara vez se informa como causa de muerte, excepto en casos raros como, por ejemplo, los alpinistas. En cambio, es más probable que la enfermedad en sí misma (la neumonía, la malaria, la enfermedad cardiovascular) figure en un certificado de defunción. Ramatlapeng dice que esta es la razón por la que incluso los profesionales de la salud no siempre se dan cuenta de cuántas vidas se pierden realmente por la hipoxemia.

"Las personas y los niños han estado muriendo debido a la falta de oxígeno durante años y años", dice. "Creemos que el oxígeno debe ocupar un lugar central ahora".

Un tratamiento esencial pero descuidado

Para poder cerrar la brecha de acceso al oxígeno se requerirá una inversión significativa por parte de la comunidad internacional, que históricamente ha estado ausente en un panorama de financiamiento que, según Duke, tiende a priorizar nuevos medicamentos y vacunas.

“Es una tratamiento esencial que se ha descuidado”, dice Duke. “El oxígeno es un medicamento esencial, pero muy antiguo. En general, el oxígeno no ha sido la prioridad".

Sin embargo, hay razones para esperar que la pandemia de COVID-19 desencadene un cambio en esas prioridades, ya que resalta cuán esencial es realmente el oxígeno médico para salvar vidas.

El otoño pasado, una coalición de ONG lanzó el COVID-19 Oxygen Needs Tracker (Rastreador de Oxígeno), que permite a los donantes ver en tiempo real cuántos metros cúbicos de oxígeno se necesitan en los países de ingresos bajos y medios cada día. Los resultados fueron tan asombrosos que la OMS lanzó un Grupo de Trabajo de Emergencia de Oxígeno por la COVID-19 en febrero con el objetivo de asegurar 90 millones de dólares en fondos inmediatos para las necesidades de oxígeno en países de ingresos bajos y medios y 1600 millones de dólares en fondos para el próximo año.

Robert Matiru, director de programas de Unitaid, una agencia de salud global que lidera el grupo de trabajo, reconoció que las necesidades de oxígeno tardaron en ganar terreno entre los donantes.

“Debería haber sido una llamada de atención antes de la India”, dice Matiru. “No debería haber sido necesario algo como esto para que los gobiernos vean cuán importante es esto”.

Matiru dice que el grupo de trabajo de la OMS tiene cuatro objetivos principales: llamar la atención sobre la crisis del oxígeno, descontar las necesidades de oxígeno de los países de ingresos bajos y medios, vincular esas necesidades con la financiación y reducir el precio del oxígeno. Aunque el grupo de trabajo se centrará en las necesidades de la COVID-19, podría tener implicaciones a largo plazo para cerrar la brecha de acceso al oxígeno.

"Lo bueno es que, al invertir en oxígeno médico para la COVID, también se está invirtiendo en sistemas de oxígeno médico", dice Matiru, señalando también que las necesidades de una pandemia aguda son, de hecho, las necesidades a largo plazo en muchos países de bajos ingresos donde el lanzamiento de la vacuna es lento.

Sin embargo, a Duke le preocupa que la respuesta no sea lo suficientemente rápida como para salvar a los países que probablemente experimentarán sus propios aumentos repentinos de casos de COVID-19 y que son incluso más vulnerables que la India. Aún así, espera que la pandemia desencadene una nueva comprensión de la importancia de invertir en buenos sistemas de oxígeno en lugar de solo la última tecnología.

"El mejor momento para hacer algo fue hace varios años, pero aún no es demasiado tarde".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados