Tiempos de pandemia: el distanciamiento social en Caracas, Venezuela

Entre tapabocas y barbijos, la fotógrafa y exploradora de National Geographic Andrea Hernández, retrata las calles de una ciudad en la que no siempre es fácil guardar distancia.

Tuesday, May 19, 2020,
Por Mariel Castro
Fotografías de Andrea Hernández Briceño
distanciamiento-social-andrea-hernandez-1

Imagen de una joven en Caracas, Venezuela. 

Fotografía de Andrea Hernández Briceño

Nota del editor: Este trabajo fue apoyado por el Fondo de Emergencia para Periodistas de National Geographic Society.

Se entiende como resiliencia la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adverso. Para la fotógrafa venezolana y exploradora de National Geographic Andrea Hernández es esa palabra la que define el hilo conector de este trabajo.

“Es un proyecto de fotografía documental que muestra cómo los venezolanos que viven en una crisis económica, con un sistema de salud colapsado, están lidiando con la pandemia del Covid-19”, cuenta Hernández. “El propósito es entender que quienes salen de sus hogares lo hacen para sobrevivir y comprender que hay temores más grandes que el coronavirus: el miedo al hambre”, sentencia.

Retrato del proyecto “La imposibilidad del distanciamiento social”. Caracas, Venezuela, 2020.

Fotografía de Andrea Hernández Briceño

En distintos puntos de América Latina, las estrategias más fuertes para intentar aplanar las curvas de contagio fueron las cuarentenas, los toques de queda y el llamado al distanciamiento social. Sin embargo, eso también ha paralizado las actividades económicas y, tal como considera la fotógrafa, esto es “lo que convierte al sector de los trabajadores en el más vulnerable”.

Calles desiertas, negocios cerrados, personas cargando bolsas de alimentos, niños con algunas de sus pertenencias… Caracas se había convertido (al momento de realizar esta cobertura) en una “ciudad dormida”. Ahora, la cuarentena se ha relajado, según relata Hernández y “cada vez hay más gente que se mueve por la ciudad a pie porque hay una grave escasez de gasolina y solo se consigue con seguridad en el mercado negro”.

En esta serie de retratos con flash titulado “La imposibilidad del distanciamiento social”, la exploradora simula esos espacios separando a los sujetos con un foco de luz, mientras los demás quedan en oscuridad. Descubre cada una de sus imágenes en la siguiente galería:

Seguir leyendo