Una de cada cuatro embarazadas que padecen COVID-19 podría manifestar síntomas por más tiempo

Análisis exhaustivo profundiza en cómo se desarrolla el coronavirus en este grupo de alto riesgo.

Friday, October 9, 2020,
Por Maya Wei-Haas
El análisis más grande de este tipo hasta la fecha completa algunos de los espacios en ...

El análisis más grande de este tipo hasta la fecha completa algunos de los espacios en blanco que rodean a las personas embarazadas y la duración de los síntomas del COVID-19.

Fotografía de Callaghan O'Hare, Reuters

A medida que aumentaba el número de casos de coronavirus, una preocupación estaba en la cabeza de Vanessa Jacoby: el embarazo.

Como obstetra-ginecóloga de la Universidad de California, San Francisco, Jacoby está muy familiarizada con el hecho de que las personas embarazadas con frecuencia obtienen resultados mucho peores que los pacientes en general durante los brotes de enfermedades infecciosas. Durante la pandemia de H1N1 en el 2009, representaron el 5 por ciento de las muertes reportadas a pesar de que representaron solo el uno por ciento de la población. Y en los primeros días de la pandemia del nuevo coronavirus, la poca información que se filtró sobre el SARS-CoV-2 pasó por alto en gran medida a este grupo de alto riesgo.

"Teníamos todas estas preguntas que no teníamos idea de qué decirles a nuestros pacientes cuando esto comenzó", dice Jacoby. "Sabíamos que necesitábamos respuestas y las necesitábamos muy rápido".

Ahora, en el análisis más grande de este tipo hasta la fecha, Jacoby y sus colegas están completando algunos de esos espacios en blanco. Descubrieron que los síntomas del COVID-19 persistían en muchos de los participantes del estudio, que incluían a 594 personas embarazadas o recién embarazadas, la mayoría de las cuales no fueron hospitalizadas.

La mitad de las personas que participaron aún reportaron la enfermedad después de tres semanas, mientras que el 25 por ciento todavía se estaba recuperando después de dos meses o más. (La duración típica de los casos leves es de dos semanas).

Los síntomas de las participantes también se manifestaron de manera diferente a los reportados en las poblaciones no embarazadas, según el estudio, que fue publicado el 7 de octubre en Obstetrics & Gynecology. Por un lado, la fiebre era poco común a pesar de que ha sido un signo distintivo de esta enfermedad. Se trataba de un síntoma inicial en solo el 12 por ciento de las personas embarazadas y se presentó solo en el 5 por ciento después de una semana de enfermedad. Otros signos del COVID-19 — tos, pérdida del olfato, fatiga y dificultad para respirar — persistieron en una pequeña pero significativa proporción de personas hasta por dos meses.

Estas pistas sobre la evolución del COVID-19 durante el embarazo pueden ayudar a las personas y a sus médicos a comprender mejor cuándo buscar ayuda y lo que potencialmente les espera a quienes se enferman. También da otra perspectiva sobre el creciente grupo de personas que manifiestan síntomas de manera persistente durante meses, lo que confunde a muchos científicos. 

Gemma Maclean fue diagnosticada con COVID-19 la primavera pasada cuando tenía 36 semanas de embarazo. "No he podido respirar profundamente desde mayo", le dice a National Geographic por correo electrónico. La joven de 26 años de Inverclyde, Escocia, también ha tenido episodios diarios de palpitaciones, fatiga, problemas gastrointestinales, picos aleatorios de temperatura, dolor ardiente en la parte superior de la espalda y visión borrosa.

Ella ha luchado para que los médicos la escuchen, quienes le dijeron que los síntomas se debían al embarazo y a otras condiciones. "[Dicen que] es ansiedad, es ansiedad por la salud, luego el mayor insulto fue, obviamente que se trataba de una depresión posparto", dice. Sin embargo, a medida que los científicos definen mejor las enfermedades de larga duración, menos pacientes deberían tener que sufrir en silencio. El nuevo estudio da un paso en esa dirección.

Jacoby, quien codirigió el trabajo con otros tres investigadores, señala que los resultados son una instantánea preliminar. Esperan hacer un análisis más detallados en los próximos meses.

"Va a salir mucho de esta base de datos", dice Sarah Cross, profesora asistente de la División de Medicina Materno-Fetal de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, que no participó en el estudio. "Estoy muy emocionada de ver todo lo que están haciendo".

Construir una base de datos desde el comienzo

El trabajo es parte de un proyecto ambicioso, denominado Registro de Resultados del Coronavirus en el Embarazo o PRIORITY, para construir una base de datos a nivel nacional (en Estados Unidos) de mujeres embarazadas con COVID-19 y rastrear su condición, así como la de sus bebés, hasta un año después del embarazo. A medida que los casos de coronavirus en ese país se dispararon a principios de la primavera boreal, junto con los temores de los hospitales superpoblados y la escasez de equipo de protección personal, Jacoby y sus colegas se embarcaron en una carrera para hacer despegar la base de datos.

“El trabajo que solíamos hacer en tres meses, lo hicimos en aproximadamente... dos semanas y media”, dice Jacoby. "Realmente sentimos esta necesidad urgente".

El embarazo produce cambios profundos en el funcionamiento del cuerpo, lo que lo hace más susceptible a algunas enfermedades infecciosas. Un cambio importante implica una ligera supresión del sistema inmunológico. La razón es sencilla y refleja por qué los pacientes toman medicamentos inmunosupresores para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado, explica Cross. La mitad de un feto en crecimiento proviene del ADN paterno que podría registrarse en el sistema inmunológico como un invasor extraño, por lo que el cuerpo materno debe ajustar sus defensas para permitir su crecimiento.

La gestación infantil también puede estresar a los pulmones de dos maneras. A medida que el útero se expande, presiona el diafragma o el músculo plano que controla la cantidad de aire que llenan los pulmones. Hacerlo reduce la capacidad respiratoria de una persona. Mientras tanto, el feto en crecimiento también aumenta la demanda de oxígeno del cuerpo. Ambos impactos hacen que el estado de los pulmones de las embarazadas sea "un poco más tenue", dice Cross.

Sorpresas del COVID-19

El equipo PRIORITY comenzó a inscribirse el 22 de marzo y su base de datos ahora cuenta con 1.333 personas de todo Estados Unidos. El nuevo estudio se centra en la primera ola de participantes, casi 600 personas embarazadas con COVID-19, que se unieron hasta el 10 de julio.

Desde el principio, la diversidad racial fue un enfoque central para el reclutamiento, dice Jacoby. Mucho antes de que surgiera el COVID-19, el racismo sistémico ha llevado a grandes disparidades en la atención médica y las oportunidades socioeconómicas, que se reflejan en los resultados del embarazo. Las mujeres negras tienen hasta seis veces más probabilidades de morir por complicaciones durante el embarazo que las mujeres blancas.

La pandemia magnifica estas inequidades. Las personas negras e hispanas son hospitalizadas por COVID-19 a una tasa casi cinco veces mayor que la de las personas blancas. La inscripción de un grupo diverso en el estudio PRIORITY permitiría a los investigadores abordar cuestiones de progresión de la enfermedad específicas de estas comunidades vulnerables. El nuevo informe incluye al 41 por ciento de negros, indígenas y personas de color y hasta el 15 por ciento del grupo de estudio completó la inscripción en un idioma diferente al inglés.

"Como sabemos, el idioma no es una barrera para la infección con el virus", dice Jacoby.

Además, la mayoría de los estudios anteriores sobre el COVID-19 y el embarazo se realizaron con personas que fueron hospitalizadas, lo que significa que tenían enfermedades de moderadas a graves. Pero el 95 por ciento de los participantes de PRIORITY están resistiendo la enfermedad en casa, similar a la gran mayoría de las personas en los Estados Unidos con la enfermedad. La esperanza era tener una idea representativa de cómo progresa la enfermedad no solo entre las personas embarazadas, sino también en las comunidades de los Estados Unidos.

“Son sus amigos, vecinos y familiares que viven con COVID-19 pero no están lo suficientemente enfermos como para necesitar hospitalización”, dice.

En general, los resultados sugieren que muchas personas embarazadas pueden tener síntomas prolongados con COVID-19, pero no se sabe exactamente por qué. El equipo está trabajando para desenredar los factores subyacentes en juego y planean ejecutar estadísticas más completas ahora que se ha reclutado el estudio PRIORITY completo.

““El COVID nos ha sorprendido todas las semanas desde que apareció (...) Continuaremos aprendiendo sobre las consecuencias, a largo plazo, en los próximos años y décadas"”

Por: JORGE SALINAS
epidemiólogo hospitalario - Facultad de Medicina Carver de la Universidad de Iowa

Los pacientes con síntomas persistentes de COVID-19 siguen siendo un misterio. No está claro por qué sus síntomas no se resuelven después de dos semanas, como los casos leves típicos, y qué tan comunes son en la población general. Hasta ahora, las ligeras diferencias en los grupos inscritos en los estudios de transporte de larga distancia hacen que las comparaciones directas sean un desafío, señala Cross. Ella señala una investigación en un hospital francés que descubrió que dos tercios de los adultos con casos leves de COVID-19 todavía informaban síntomas hasta dos meses después de que comenzaron a sentirse enfermos. Sin embargo, una encuesta telefónica realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. descubrió que solo el 35 por ciento de las personas tenía consecuencias persistentes dos o tres semanas después de la prueba.

La empresa PRIORITY en sí, como cualquier estudio, tiene limitaciones. Jorge Salinas, epidemiólogo hospitalario de la Facultad de Medicina Carver de la Universidad de Iowa, señala que los participantes son más ricos y más educados que la población en general y que el 41 por ciento reporta un ingreso de más de $100.000 por año. Eso se debe en parte a que las trabajadoras de la salud embarazadas constituyen una gran parte, una tercera parte, de los sujetos del estudio.

“El COVID nos ha sorprendido todas las semanas desde que apareció”, dice Salinas, señalando que no ha pasado ni un año desde que surgieron los informes del primer caso en China. "Continuaremos aprendiendo sobre las consecuencias a largo plazo del COVID en los próximos años y décadas".

Cross señala que el sesgo del estudio hacia entornos más ricos podría significar que su panorama general es un poco más "optimista" que lo que está sucediendo en la realidad en todo el país.

“Estamos entrando en una fase diferente de la pandemia y tenemos la suerte de tener gente que realiza esta importante investigación”, dice Cross. "Tenemos algunos datos a los que recurrir, lo que nos hace sentir un poco más cómodos [al  ] asesorar a los pacientes como tomar decisiones administrativas".

Seguir leyendo