Los primeros bebés modificados genéticamente pueden sufrir una muerte temprana

En el 2018, un investigador chino conmocionó al mundo al anunciar el nacimiento de dos bebés genéticamente modificados.lunes, 3 de junio de 2019

El investigador chino Jiankui He, sorprendió a la comunidad médica mundial en noviembre de 2018 cuando anunció el nacimiento de dos bebés cuyo ADN había modificado: los primeros seres humanos nacidos con cambios hereditarios en sus genomas, utilizando una técnica llamada Crispr-Cas9. He dice que hizo los cambios para reducir el riesgo de los bebés de contraer HIV, pero la noticia provocó al instante una controversia ética y médica sobre su trabajo y sobre el uso de la modificación de los genes en los seres humanos.

Ahora, un estudio revela que las modificaciones pueden haber perjudicado realmente la duración de la vida de los bebés.

Según informan hoy en la revista Nature Medicine, los investigadores analizaron una base de datos genéticos del Reino Unido y encontraron que cuando las personas naturalmente tienen un rasgo similar al que He diseñó en el ADN de los bebés, tienen un riesgo 21 porciento mayor de morir antes de los 76 años comparado con las personas que no tienen este rasgo.

“Debe haber una percepción cuando tenés una mutación, tenés un efecto. Pero en realidad, una mutación puede tener diferentes efectos”, dice el coautor del estudio Rasmus Nielsen, un biólogo de la Universidad de California, Berkeley.

"Cuando pensamos en la ingeniería genética de los seres humanos, una de las cosas que debemos considerar es que las consecuencias pueden ser difíciles de predecir, que una mutación que es beneficiosa en un contexto es muy perjudicial en otros contextos", dice. 

Riesgo aumentado

En su anuncio público del 2018, He dijo que su objetivo era conferir resistencia al HIV o al virus de inmunodeficiencia humana. Lo hizo editando las mutaciones en el gen CCR5, que codifica un receptor en el exterior de las células inmunitarias, lo que lo convierte en un actor importante en el comportamiento del sistema inmunitario. Una de las variantes más estudiadas de este gen es la variante ∆32, que es más corta de lo normal y está esencialmente quebrada. Esta ruptura proporciona protección contra el HIV, ya que el virus infecta las células inmunitarias al engancharse a la proteína que codifica el gen funcional CCR5.

Pero los tratamientos para el HIV han avanzado mucho, y muchos expertos argumentaron en el momento que este procedimiento era médicamente innecesario. Además, otros patógenos prosperan cuando el CCR5 se rompe, creando otros factores de riesgo. Por ejemplo, un estudio del 2015 mostró que tener una o dos copias de CCR5 -∆32 casi cuadruplicó las probabilidades de una persona de morir a causa de la influenza.

Si bien las mutaciones que He creó no son perfectamente idénticas a la variante de ∆32, parece que los genes CCR5 de los bebés se rompen de una manera similar. Para saber más sobre lo que eso podría significar para ellos, el investigador postdoctoral Xinzhu Wei de Nielsen y Berkeley repasó casi 410.000 genomas en el Biobanco del Reino Unido, un archivo de ADN voluntario, buscando el destino de las personas que naturalmente tienen dos copias de CCR5 -32.

Para tener en cuenta los sesgos del muestreo, Wei y Nielsen compararon mil subconjuntos de datos generados aleatoriamente entre sí. Cuando lo hicieron, descubrieron que, en general, tener dos copias de CCR5 -∆32 aumentaba el riesgo de una persona de morir antes de los 76 años de un tres a un 46 por ciento, con un aumento del riesgo promedio del 21 por ciento.

Wei y Nielsen advierten que su trabajo no debe ser sobre interpretado, en parte porque las bases de datos del ADN de hoy están sesgadas geográficamente. La investigación de la pareja se basa en los genomas del Reino Unido, no en los voluntarios chinos. Sesgos similares plagan la investigación que He usó para tratar de justificar la modificación del ADN de los bebés en primer lugar: Estudios anteriores encontraron signos de los efectos protectores de CCR5 -∆32 contra el HIV en las poblaciones europeas, no asiáticas del este.

"Me gustaría dejar claro el mensaje de que el efecto de la mutación depende de los antecedentes genéticos y de los entornos, y que no tenemos información para especular sobre su efecto en los asiáticos orientales", dice Wei, autora principal del estudio, en un email.

Efectos duraderos

Los nuevos descubrimientos están destinados a volver a centrar la atención en los problemas éticos planteados por la investigación de He. Antes y desde el anuncio de He, los investigadores de todo el mundo han estado pidiendo una moratoria en las ediciones hereditarias del genoma humano. En un ensayo publicado en Nature en mayo, un grupo de destacados bioeticistas chinos denunciaron a He y pidieron una renovación total de la gobernanza de la ética de la investigación en China. En enero, He fue despedido de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, China.

Los investigadores son cautelosos al indicar que el debate sobre el trabajo de He no debe descartar el potencial médico transformador de Crispr, ya que la técnica de edición de genes no produce cambios hereditarios en muchas aplicaciones terapéuticas. Por ejemplo, para tratar una enfermedad genética, los científicos pueden recolectar células del órgano de una persona, reparar los genes de esas células con Crispr y reintroducir las células modificadas en ese órgano para repoblarlas. De manera similar, los investigadores podrían usar el CCR5 -∆32 para ayudar a tratar el HIV modificando las células inmunitarias de alguien que ya tiene HIV para hacerlas más resistentes al virus. 

Sin embargo, cuando He editó los genomas de las niñas, lo hizo cuando sólo eran huevos fertilizados, lo que significaba que sus modificaciones estaban presentes en casi todas las células de sus cuerpos, incluidos sus huevos. Si estos bebés, apodados Lulu y Nana, deciden tener hijos más adelante con sus huevos inalterados, se garantiza que sus hijos tienen al menos una copia quebrada del CCR5.

"La diferencia es tan grande como modificar todo el sistema operativo de una computadora, en lugar de modificar un solo (software) instalado para una tarea en particular", dice Wei en un correo electrónico. "La mayoría de las veces, creo que las personas que tienen un problema con la computadora no optan por solucionar un problema al renovar el sistema operativo cuando podría resolverse de maneras alternativas".

Crispr tampoco tiene una precisión del 100 porciento, por lo que es posible que se hayan alterado otros genes en los bebés, con consecuencias poco claras e involuntarias en el futuro. Puede llevar décadas ver cómo evolucionan Lulu y Nana. En Nature, el grupo de bioética china argumentó que deben existir procedimientos para monitorear y cuidar al dúo por el resto de sus vidas.

Pero incluso ahora, los bebés representan un recordatorio profundo para la cautela global, como la co-descubridora de Crispr Jennifer Doudna, una genetista de la Universidad de California, Berkeley, escribió en abril para la revista TIME.

"La comunidad científica ahora trabaja para establecer salvaguardas más fuertes", escribió Doudna, "La decisión fatídica de He de ignorar el mantra médico básico para "no hacer daño" y arriesgar las consecuencias no intencionadas se recordarán como un mal uso de las aplicaciones más impactantes de cualquier herramienta científica en nuestra historia”.

Seguir leyendo