Animales

Bolivia: Armadillos en peligro de extinción utilizados como instrumentos musicales de carnaval

A los investigadores les preocupa que los armadillos peludos andinos, cazados en Bolivia y en gran parte ignorados por los conservacionistas, puedan estar en vías de extinción. Lunes, 25 Febrero

Por Rachel Fobar

A lo largo de una canción lenta y triste, más de mil bailarines con trajes elaborados llenan las calles para el Carnaval Boliviano de Oruro. A medida que avanza la procesión, los bailarines giran los mangos de madera de sus matracas o sonajeros, que hacen un sonido hueco y estridente.

Mira más de cerca y verás que las matracas tienen caras. Son puntiagudas y pertenecen a un animal que se parece a un coco peludo: el armadillo peludo andino. Las criaturas son una de las atracciones estrella del carnaval en Oruro, una ciudad en el oeste de Bolivia, que tiene lugar todos los años alrededor del Mardi Gras. Sus caparazones están bordados con trajes, ahuecados y hechos sonajeros o utilizadas como el cuerpo de guitarras. (Cuando los bolivianos cazan los armadillos para usarlos como objetos del carnaval, los atrapan vivos y luego los asfixian para que sus rostros y sus caparazones no se dañen por las heridas).

Los participantes llevan las matracas del armadillo en la morenada, un baile tradicional que cuenta la historia de esclavos africanos traídos en el siglo XVII para trabajar en las minas de plata de Bolivia. 

Los armadillos peludos andinos, a diferencia de otros armadillos en todo el mundo, viven en grandes alturas, alrededor de 3657 metros, principalmente en los Andes bolivianos, pero también en Chile, Perú y Argentina.

Carmen Julia Quiroga Pacheco, una doctora en Bolivia, aspirante al doctorado en ecología en la Universidad del sudeste de Noruega, ha asistido al Carnaval de Oruro durante todas las veces que puede recordar. Ella bailó en él varias veces, aunque su papel no requería que ella llevara un sonajero de armadillo.

Como parte de la investigación de su maestría, Pacheco encuestó a 165 bolivianos acerca de su actitud hacia los armadillos. El setenta por ciento de los encuestados dijo que los armadillos peludos andinos, junto con la Virgen María y el carnaval, simbolizan la ciudad de Oruro. Varios dijeron que "aman" al animal, y el ex alcalde de Oruro, Edgar Bazan, dijo que las personas de Oruro se llaman a sí mismos quirquinchos (el nombre local para los armadillos). El armadillo es también la mascota del equipo de fútbol de Oruro.

La gente local "simplemente los ama", dice Pacheco. "Los aman tanto que simplemente los matarán".

Aunque los expertos están de acuerdo en que los armadillos están en declive, no está claro cuántos quedan. Son animales difíciles de capturar y estudiar, dice Mariella Superina, experta en armadillo y presidenta del Grupo de especialistas en osos hormigueros, perezosos y armadillos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad mundial sobre el estado de conservación de los animales salvajes y plantas.

Recientemente, los taxónomos propusieron que el armadillo peludo andino, considerado anteriormente como una especie separada, se debe agrupar con una especie más común, el armadillo peludo que grita (chilla cuando se siente amenazado). Como resultado, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN - IUCN, en sus siglas en inlgés) reclasificó al armadillo peludo andino de "vulnerable" a "menos preocupante".

Para Pacheco, sin embargo, la difícil situación del armadillo peludo andino es de gran preocupación. "En menos de 30 años, fueron básicamente eliminados de parte del hábitat", dice ella.

"Haciendo nada"

En Bolivia, es ilegal cazar o comerciar con armadillos peludos andinos, y en 2015, en un esfuerzo por detener la caza furtiva, se convirtió en ilegal vender o poseer un nuevo sonajero de armadillo. A los bailarines que ya poseían matracas se les permitió quedarse con ellos.

Rodrigo Herrera, asesor legal de la Dirección General de Biodiversidad y Áreas Protegidas del Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia, dice que depende de las autoridades locales hacer cumplir esta prohibición, pero que a menudo hacen la vista ciega ante el problema.

"Tienen la obligación de hacer algo, pero no están haciendo nada", dice. "No les importa. No les preocupa la importancia de la conservación, la importancia de cómo la pérdida de los quirquinchos afectará el medio ambiente ".

Según José Carlos Pérez-Zubieta, un ex estudiante de biología y actual profesor de estadística en la Universidad de San Simón, a unos 209 kilómetros al noreste de Oruro, el deterioro de los armadillos tiene implicaciones más allá de su propio bienestar. Otros animales, serpientes, roedores, arañas, confían en sus madrigueras. Y los armadillos tienen una relación co-dependiente con la vegetación en su hábitat de suelo arenoso: las raíces de las plantas anclan el suelo, evitando que las madrigueras se hundan, y el excremento de armadillo proporciona nutrientes que ayudan a sostener las plantas.

Pacheco dice que los armadillos peludos andinos ya no se venden abiertamente en los mercados de Oruro, pero si quieres comprar una chuchería de armadillo por unos pocos dólares, todo lo que necesitas hacer es preguntar.

Walter Rivera, un abogado que se especializa en biodiversidad y profesor de derecho ambiental en la Universidad Central del Ecuador, dice que las leyes de Bolivia están obsoletas y que los responsables políticos muestran poco interés en la conservación animal. El Congreso de Bolivia está discutiendo dos proyectos de reglamento para hacer del armadillo peludo andino un animal de herencia nacional, pero Rivera escribió en un mensaje de Skype: "Si esos proyectos fueran aprobados, no serían muy útiles ... No habría protección adicional".

En 1995, el investigador Freddy Cáceres estimó que 2.000 armadillos peludos se mataban por año para usarlos en el Carnaval de Oruro. Pacheco dice que hace unos 15 años, cuando estudiaba biología en la Universidad de San Simón, comenzó a notar que se estaba volviendo difícil ver los armadillos en la naturaleza. El número de bailarines con sonajeros sigue creciendo, dice, añadiendo que el desmonte de tierras para el cultivo de la quinua también es una amenaza creciente para los animales.

Una evaluación realizada por la UICN en 2014 estimó que durante la década anterior, el número de armadillos peludos andinos disminuyó en más del 30 por ciento en todo su rango.

En 2006, cuando Pérez-Zubieta comenzó un estudio de campo de los armadillos para su tesis de licenciatura, esperaba capturar a varios para documentar su tamaño y peso. "Pero cuando fuimos al campo, las cosas eran completamente diferentes", dice. "Este animal es increíblemente esquivo". Durante los siguientes dos años, Pérez-Zubieta encontró rastros de los armadillos, huellas y madrigueras, pero nunca atrapó uno. De hecho, durante esos dos años trabajando en el área de Oruro, sólo vió a dos.

Evasión taxonómica

El armadillo peludo andino se describió por primera vez como una especie separada en 1894, basada en la piel y el cráneo fragmentado de un adulto joven del área de Oruro ubicado en el Museo de Historia Natural de Londres, Inglaterra.

Más de un siglo después, los científicos han tenido dudas. En 2014, en la 94ª reunión anual de la American Society of Mammologists, el biólogo evolutivo Frédéric Delsuc presentó un estudio que pronto se publicará en el que él y seis coautores sugirieron un cambio en el estado taxonómico del armadillo peludo andino.

El estudio, publicado en el año 2015, recomendó que, basándose en el análisis de la genética del armadillo peludo andino y la forma del cráneo, no era lo suficientemente distintivo como para ser considerado su propia especie y debería estar relacionado taxonómicamente con el armadillo peludo más común.

La UICN actuó de acuerdo con la recomendación y eliminó el armadillo peludo andino de su "lista roja" de especies amenazadas. Pacheco y otros temen que la nueva lista de “preocupación menor” de la UICN puede haber condenado al animal. 

El gobierno boliviano todavía considera que el armadillo peludo andino se encuentra en peligro. Pero, dice Pacheco, una vez que los animales ya no son considerados como amenazados por la UICN, es difícil para los investigadores obtener fondos para estudiarlos. Esta es la razón por la que a pocos años después de terminar su tesis, ella dice que ha dejado de estudiar los armadillos. Ahora se centra en los grandes carnívoros (el puma, el jaguar, el oso andino) que, según ella, tienen la ventaja de ser "de alto perfil".

Gabriela Huayta Sarzuri, una investigadora de armadillos bajo la dirección de Pacheco en la Universidad de San Simón, cree que la reclasificación de la UICN pone a los armadillos peludos andinos en gran riesgo. "Su uso es cultural, y sabiendo que el riesgo de extinción es menor, tenderá a una mayor explotación de la especie y reducirá los esfuerzos de conservación", escribió en un correo electrónico.

Mariella Superina, del grupo de especialistas en armadillos de la UICN, fue coautora del estudio taxonómico del año 2015. Ella dice que el equipo ha sido acusado de "extinguir una especie". Por eso, dice ella, decidieron incluir una sección de conservación en el documento. "No fue nuestra intención hacer, digamos, que el armadillo peludo andino desaparezca", dice. "De ningún modo."

Junto con su argumento para reclasificar la especie, los investigadores emitieron una advertencia: a pesar del cambio taxonómico, el armadillo peludo andino debe ser protegido. Señalaron que sus poblaciones están "disminuyendo constantemente debido a su sobreexplotación con fines tradicionales".

Delsuc dice que depende del gobierno local de Oruro proteger a los animales. "Realmente no importa el nombre de la especie que tienes", dice. “Si quieres tener armadillos en Bolivia, necesitas proteger a las poblaciones locales. Incluso si no son una especie distinta después de todo".

Esta no es la primera vez que un estudio cambia la designación de la especie de un animal: en el año 2016, una especie de jirafa se dividió en cuatro, y en el 2017, una especie de oso hormiguero sedoso se dividió en siete. Pero estas reclasificaciones han ayudado, y no han hecho daño, a las "nuevas" especies, estimulando los esfuerzos de conservación.

Esfuerzos de conservación

Delsuc reconoce que las personas podrían usar el estado de "menor preocupación" del armadillo como excusa para la sobreexplotación. Pero dice que él y sus co-autores no pudieron ocultar sus resultados porque no encajan en una agenda de conservación.

"Como científico, acabo de hacer mi trabajo, creo", dice.

Superina dice que está trabajando con autoridades en Chile, donde los animales se enfrentan al tráfico ilegal, para asegurarse de que los armadillos permanezcan protegidos en virtud de la Convención sobre el comercio internacional de especies en peligro de fauna y flora silvestres (CITES), el organismo que regula el comercio mundial de vida silvestre. CITES, que aún reconoce al armadillo peludo andino como una especie separada, prohíbe la exportación del animal o de sus partes del cuerpo.

De acuerdo a Tom De Meulenaer, jefe de servicios científicos de CITES, el armadillo peludo andino está, por ahora, a salvo del comercio internacional. Para el 2019, dice, nadie ha propuesto un cambio en el estado comercial del armadillo.

¿Qué deparará el futuro para los armadillos peludos andinos? Pacheco dice que son criaturas resistentes, capaces de sobrevivir a temperaturas frías en hábitats de gran altitud, terrenos que la mayoría de los humanos quieren evitar. En otras palabras, estos animales no se rendirán fácilmente.

"Son luchadores", dice ella.

Wildlife Watch es un proyecto de investigación de informes entre National Geographic Society National Geographic Partners que se centra en los delitos y en la explotación de la vida silvestre. 

Seguir leyendo