Animales

Explore un refugio para tiburones martillo en las Islas Galápagos

Este sitio recientemente descubierto ofrece protección contra los depredadores de estos animales y, además, ofrece a los científicos la oportunidad de estudiarlos. Jueves, 1 Febrero

Por Heather Brady

Los científicos de las Islas Galápagos recientemente descubrieron un sitio de apareamiento natural, o refugio, para los tiburones martillo. Esto es una muy buena noticia para una especie que está en peligro de extinción y en la que están trabajando los especialistas para realizar un seguimiento y poder conservar.

El refugio fue descubierto en la costa de la isla Santa Cruz en noviembre, lo que aumentó la importancia del archipiélago como una de las zonas con mayor densidad de población de tiburones del mundo.

Los investigadores ahora están volviendo al lugar para comenzar a recolectar información y a identificar a los ejemplares para su posterior estudio. Esta especie de tiburón puede vivir hasta 30 años, lo que ofrece una ventana de datos potencialmente prolongada respecto a dónde van y qué comen, entre otros detalles.

Los tiburones martillo están usando los manglares protegidos y llenos de crustáceos junto a la isla Santa Cruz para reproducirse. Las hembras dan a luz a sus crías, a veces en camadas de 30 o más, después de un período de gestación que va de nueve a diez meses.

Los tiburones hembras dejan a las crías en este entorno bien protegido y rico en alimento, donde maduran lentamente hasta la adultez, a salvo de muchos de sus depredadores naturales (como los otros tiburones) de mar abierto.

Los guardaparques del área de las Islas Galápagos han estado controlando a cientos de tiburones durante años, informa la agencia Agence France-Presse. La zona es uno de los parques oceánicos más grandes del mundo.

Los tiburones martillo se clasifican como especie en peligro de extinción por la pesca excesiva e ilegal, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El gobierno de Ecuador, que supervisa las islas Galápagos, creó una zona de santuario donde no se permite pescar para ayudar a proteger la especie.

Seguir leyendo