Animales

Conozca al primer canino nuevo encontrado en 150 años

El chacal dorado de África y de Eurasia comprende en verdad dos especies con un parentesco lejano, y una de ellas es una nueva especie de lobo, según lo demuestra un estudio reciente. Jueves, 21 Diciembre

Por Carrie Arnold

Los chacales, los mayores bromistas del folclore tradicional, nos engañaron una vez más.

El chacal dorado, que vive en el este de África y en Eurasia, comprende en verdad dos especies con un parentesco lejano, y una de ellas es una nueva especie de lobo, según un estudio reciente.

Llamado lobo dorado africano, es la primera nueva especie de cánido (un grupo que incluye lobos, coyotes y chacales) descubierta en 150 años. África también alberga a otras dos especies de lobo, el lobo gris y el lobo de Etiopía.

Aunque los chacales dorados son muy similares (los animales de Eurasia son apenas más pequeños que los de África, con un cráneo más angosto y dientes un poco más débiles), al analizar en profundidad su ADN, se descubrió que son dos especies que evolucionaron por separado durante milenios.

“Me sorprendió mucho”, dijo el líder del estudio, Klaus-PeterKoepfli, un biólogo del Instituto de Biología de la Conservación del Smithsonian, en Front Royal, Virginia.

Koepfli propone renombrar al chacal dorado africano como lobo dorado africano (Canis anthus), pero retener el nombre original de la especie para el chacal dorado de Eurasia (C. aureus).

Olfateando especies

Los científicos se preguntaron por años si el chacal dorado era más de una especie.

En 2012, el biólogo Philippe Gaubert, de la Universidad de Montpellier, en Francia, publicó un estudio en el que mostraba que el chacal dorado africano parecía ser una subespecie de lobo gris separado del chacal de Eurasia.

Gaubert utilizó fragmentos de ADN mitocondrial de chacal, que se hereda de la madre, para su análisis.

Koepfli se interesó por estos resultados y quiso verificarlos con más muestras de una zona geográfica más amplia y más datos de genomas tanto de chacal como de lobo gris.

Al hacerlo, esperaba replicar el trabajo anterior de Gaubert, pero no fue lo que sucedió.

Al examinar 38 marcadores genéticos diferentes de 128 especímenes caninos, incluido el chacal dorado de Kenia, el norte de África y Eurasia, el lobo gris africano y el perro doméstico, Koepfli confirmó que el chacal dorado de África y de Eurasia son dos especies separadas. Además, también descubrió que el chacal dorado africano no es una subespecie de lobo gris.

En vez de eso, el chacal dorado africano es una nueva especie por sí misma, y esta especie y el chacal dorado de Eurasia son primos lejanos que compartieron un ancestro por última vez hace alrededor de un millón de años. La investigación apareció el 30 de julio en la revista Current Biology.

“Caso irrefutable”

Gaubert defiende su trabajo original y asegura que, aunque cree que el nuevo estudio es un trabajo de mucha calidad, no está convencido de que el lobo dorado africano sea una nueva especie. Por ejemplo, afirma que los científicos todavía deben discernir entre algunos resultados contradictorios en las pruebas de ADN.

“Aún queda mucho trabajo por hacer”, dijo.

Greger Larson, un bioarqueólogo de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, está convencido de la nueva investigación.

“Tienen datos fenomenales e hicieron una excelente serie de pruebas. Es un caso irrefutable”, aseguró Larson. 

Entonces, ¿por qué el lobo dorado africano y el chacal de Eurasia se ven tan parecidos si en verdad son parientes lejanos?

El líder del estudio, Koepfli, explica que es posible que las mismas presiones evolutivas influyeran en la evolución de ambos animales. Por ejemplo, el duro hábitat desértico de estos cánidos pudo hacer que tuvieran cuerpos pequeños y delgados, con pelaje claro, que no absorbe tanto la luz del sol.

“Estamos descubriendo que la información genética puede contarnos una historia muy diferente de estos animales”, explicó Koepfli.

Artículo publicado el 30 de julio de 2015.

Sigue a Carrie Arnold en Twitter.

Seguir leyendo