Cómo celebrar el Carnaval de Venecia, el famoso evento que llegó a estar prohibido por el gobierno

La celebración volvió a existir gracias al esfuerzo de los artesanos locales. Descubre cómo sucedió y accede a una guía para vivir la fiesta anual como un auténtico veneciano.

Por Margarita Gokun Silver
Publicado 6 feb 2024, 08:01 GMT-3
Venice, Carnival

Ningún lugar vive el carnaval como Venecia con sus bailes de máscaras.

Fotografía de Guillem Lopez Aurora

Aunque los relatos sobre el origen exacto del Carnaval de Venecia varían (algunos lo atribuyen al siglo XI, mientras que otros afirman que comenzó en el XII), la mayoría coincide en que era una celebración del incógnito.

Con una máscara y un disfraz, pobres y ricos asumían la identidad que deseaban y el disfraz les proporcionaba una libertad que no tenían el resto del año. Tan atractivo era este anonimato que en el siglo XVIII muchos llevaban máscaras hasta seis meses al año.

Cuando la República de Venecia cayó en manos de Austria en 1797, los nuevos gobernantes prohibieron tanto el carnaval como el uso de máscaras. El gobierno fascista de los años 1930 también prohibió esta celebración de raíces religiosas. 

Pero los venecianos nunca perdieron su apetito por el disfraz y a finales de la década de 1970 (tras casi 200 años de interrupción) volvió el carnaval. Resucitado gracias a los esfuerzos de los fabricantes de disfraces y máscaras, el Carnaval se celebra desde entonces todos los años y atrae a la ciudad hasta tres millones de visitantes.

El Carnaval es la fiesta por excelencia en Venecia.

Fotografía de Dave Yoder National Geographic

La mejor manera de vivir el espíritu del Carnaval en Venecia

Haz como los venecianos de antaño: ponte un disfraz y una máscara. Si piensas volver, puedes invertir en tu propio traje, pero si no estás dispuesto a comprometerte, puedes alquilarlo. La ciudad está salpicada de ateliers que proporcionan tanto la ropa como los accesorios; incluso hay estuches bordados para el móvil. Si viajas acompañado, puedes alquilar trajes combinados.

El Atelier Pietro Longhi, por ejemplo, es una tienda conocida, mencionada en el libro Inferno (en español: Infierno) de Dan Brown. Las máscaras suelen ser caras, pero merece la pena comprarlas como recuerdo. Busca una hecha en Venecia para apoyar a los artesanos locales que recuperaron el carnaval.

Los participantes posan con sus disfraces en el paseo marítimo de la ciudad.

Fotografía de Guillem Lopez Aurora

La elección de actividades durante el día de los disfraces depende de tu presupuesto. La mayoría de los actos oficiales son gratuitos, pero hay que llegar temprano, ya que pasar el control de seguridad y encontrar sitio con un vestido grande puede ser complicado. 

Si estás dispuesto a darte un gusto, puedes asistir a uno o dos bailes o comprar un capuchino de lujo en el Caffé Florian, un lugar emblemático del carnaval veneciano que data del siglo XVIII. Si el presupuesto es modesto, considera la posibilidad de asistir a un concierto de Vivaldi a cargo de Interpreti Veneziani en la Chiesa San Vidal.

Pero la mejor manera de vivir el carnaval es completamente gratis. Una vez disfrazado, dirígete a la Piazza San Marco, busca un sitio y quédate ahí. En unos instantes te convertirás en una celebridad. Los desconocidos se te acercarán para hacerte una foto y te pedirán que poses con sus hijos.

Tu trabajo consiste en dar permiso con una inclinación de cabeza veneciana perfectamente ejecutada: una mezcla de sonrisa misteriosa y una elegante inclinación de cabeza. Al cabo de un rato puede que te duela la boca y tengas calambres en el cuello (nadie dijo que ser adorado era un trabajo fácil), pero te lo pasarás mejor que nunca. Porque, ¿qué otra cosa puede superar la libertad de ser otra persona por un día y la libertad del incógnito?

La escritora y novelista independiente Margarita Gokun Silver reside en Madrid

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados