The Story of Us con Morgan Freeman

Huérfanos ruandeses encuentran esperanza en una aldea juvenil innovadora

Algunos de los adolescentes más vulnerables del país obtienen una buena educación y habilidades valiosas a través de un programa pionero. Lunes, 15 Enero

Por Ari Beser

En 2005, Anne Heyman, una ex abogada de la oficina del Fiscal del Distrito de Manhattan nacida en Sudáfrica, se sentó en una mesa con un sobreviviente del genocidio de Ruanda en un evento de recaudación de fondos y le preguntó: “¿Cuál es el mayor problema que enfrenta Ruanda hoy?”

“Los huérfanos”, le respondió él. “En una población de 11 millones, tenemos más de 1 millón de huérfanos”.

Entonces, Heyman tuvo una idea: llevar el modelo de la Aldea Juvenil Israelí a Ruanda.

En las décadas de 1930 y 1940, decenas de miles de niños y adolescentes judíos huyeron de los nazis. Muchos terminaron en lo que eventualmente se convertiría en Israel, donde fueron recibidos en un sistema de comunidades residenciales llamado Aldeas Juveniles. Y a mediados de la década de 2000, Heyman creía que un nuevo sistema de aldeas juveniles podría ayudar a resolver una crisis de los huérfanos africanos.

Específicamente, la filántropa imaginó un sistema de Aldea Juvenil sustentable, administrado por Ruanda, para la población más vulnerable del país: los adolescentes huérfanos. “Había muchas organizaciones tratando de cuidar a los bebés”, ella me dijo en 2014. “¿Pero quién los cuidaba cuando eran adolescentes? Sabía que ese era el grupo de edad que necesitaba ser el objetivo”.

Heyman y su esposo, Seth Merrin, recaudaron 12 millones de dólares para comenzar la Aldea Juvenil Agahozo Shalom (Agahozo Shalom Youth Village, ASYV). Agahozo significa “un lugar donde se secan las lágrimas” en kinyarwanda, y Shalom significa paz en hebreo.

La aldea se comenzó a construir en 2007. El 19 de octubre de 2017, en el décimo aniversario de la aldea, se graduaron de su quinta clase. Heyman murió en 2014, a los 52 años, por una caída de un caballo en los Estados Unidos.

Hoy, un exuberante jardín verde rodea un árbol de mango donde Heyman había firmado la escritura de la propiedad del pueblo.

Jóvenes estudiantes vestidos con polos de color naranja y verde caminan a través de hileras circulares de casas con techos rojos hacia su escuela, que está encaramada en el punto más alto de la aldea. Actualmente, la comunidad alberga a más de 500 adolescentes de los 30 distritos de Ruanda.

Sistema familiar

ASYV mantiene una estructura basada en una familia. Cada grado contiene “familias” de estudiantes divididos por género. Cada familia recibe una “mamá” (una educadora ruandesa que vive en la casa con ellos), un “hermano mayor” o “hermana mayor” (un consejero escolar de Ruanda que visita semanalmente), y un “primo” extranjero voluntario que se queda por un año para enseñar un conjunto específico de habilidades. El personal administrativo se conoce como “tías” y “tíos”. Los maestros de la escuela viven entre los estudiantes. El pueblo recluta estudiantes de todo el país, tomando 125 cada año.

 

En 2014, comencé un programa de edición de fotos y videos en el pueblo y dirigí un club de TV semanal, donde los estudiantes produjeron su propio programa de noticias. El llamado Laboratorio de Medios ASYV ha adquirido una nueva vida, y ahora casi todos los contenidos en línea presentados por el pueblo son generados por los estudiantes.

“Mucha gente nos llama huérfanos, pero esta vez ya no somos huérfanos, tenemos un hogar”, dijo Emmanuel Nkund’unkundiye en la primera ceremonia de graduación. Nkund’unkuniye se graduará de la Universidad de Pensilvania el próximo año. Los graduados de la aldea han aceptado becas para estudiar en el extranjero en universidades como la Universidad Brown, la Universidad de Columbia Británica y la Universidad McGill.

La aldea se ve a sí misma como un modelo para la sociedad ruandesa. Este ambiente de aprendizaje holístico espera encarnar la reconciliación que ha ocurrido en la nación que una vez estuvo devastada por la guerra. Los estudiantes viven juntos en grupos de etnias mixtas, aunque el tema se considera tabú.

“Por supuesto, sé que algunos de mis hermanos nacen de padres que podrían haber sido asesinos en el genocidio”, dijo un estudiante que deseaba permanecer anónimo debido a la sensibilidad de la conversación. “¿Pero por qué deberíamos castigarlos por crímenes que no cometieron? No quiero saber lo que hicieron sus padres. Solo los veo como mis hermanos y hermanas.”

Los alumnos encuentran en éxito

Antiguos alumnos del pueblo, como Rosine Mwiseneza, han empezado a dar forma a su propio futuro, y al del país. Al graduarse de ASYV, Mwiseneza fue a estudiar a Kepler, un instituto de tecnología vocacional, y desarrolló un nuevo método de riego automatizado mientras trabajaba en la venta de equipos solares. Cuando habló con los agricultores, la ingeniera en ciernes me dijo: “Me puse en su lugar. Empecé a escuchar el dolor de la sequía y la producción mínima. Regresaba a casa todos los días y guardaba notas que relataban cada problema que tenían los granjeros. Aprendí cómo llevar un diario de uno de los voluntarios en ASYV.”

La joven ingeniera se enteró del Concurso Miss Geek con solo un día para completar su solicitud antes de la fecha límite. “Tomé mis notas y las reformulé para abordar los problemas. Me encontré entre los cinco primeros. Tuvimos un campamento de entrenamiento y el día del lanzamiento me anunciaron como ganadora del premio de 2016".

Ella llama a su idea un “sistema de riego automático con agricultura de precisión”. Mwiseneza instala sensores en una granja para medir la humedad del suelo y otras variables. Luego, su software brinda asesoramiento al agricultor sobre cuándo, dónde y cuánta agua se debe aplicar a los cultivos. Esto les ayuda a obtener el máximo provecho de un suministro limitado de agua. Se puede acceder a los datos en línea o a través de una aplicación móvil.

Muchos agricultores en Ruanda, como en muchos países africanos, tienden a cultivar alimentos principalmente durante los meses de lluvia. Pero Mwiseneza espera extender la temporada de cultivo a través de una mayor eficiencia, ayudando a proporcionar más alimentos a su país, cuya población está en aumento.

La aldea también ha arrendado propiedades a Gigawatt Energy para construir el primer campo solar a gran escala del este de África. El objetivo es aumentar la capacidad energética de Ruanda en un seis por ciento, además de enseñar a la próxima generación de trabajadores de la energía verde.

Agahozo Shalom es solo una aldea juvenil. Sin embargo, a pesar del robusto crecimiento económico del 5,9 por ciento en 2016, todavía hay cientos de miles de jóvenes en riesgo de pobreza en Ruanda. Como respuesta, el gobierno de Ruanda ha estado tomando nota del éxito de ASYV y ha enviado representantes a sus ceremonias de graduación, incluido el presidente Paul Kagame. Una serie de funcionarios del gobierno se han comprometido a apoyar el ASYV y más proyectos como este en caso de que se desarrollen.

Ari Beser es un narrador digital y ex Becario Fulbright-National Geographic que se ofreció como voluntario en ASYV en Ruanda en 2014.

Artículo publicado el 8 de noviembre de 2017.