¿Planeta o Plástico?

¿Es una buena idea quemar los residuos plásticos?

Muchas personas dentro de la industria de la gestión de la basura piensan que sí. Pero la incineración y otros proyectos de aprovechamiento energético de residuos pueden representar un peligro para el medio ambiente. Martes, 12 Marzo

Por Elizabeth Royte

Este artículo se creó con la colaboración de National Geographic Society.

¿Qué se debe hacer con la creciente inundación de desechos plásticos, si no queremos verlos enganchados en las ramas de los árboles, flotando en los giros oceánicos u obstruyendo los estómagos de las aves marinas y de las ballenas?

Se espera que la producción de plástico se duplique en los próximos 20 años, según un informe publicado por el Foro Económico Mundial. Las tasas de reciclaje de plástico, mientras tanto, rondan el 30 por ciento en Europa, sólo el nueve por ciento en los EE. UU. y alrededor de cero por ciento en gran parte del mundo en desarrollo.

En enero pasado, un consorcio de compañías petroquímicas y de bienes de consumo llamado Alliance to End Plastic Waste, que incluye a Exxon, Dow, Total, Shell, Chevron Phillips y Procter & Gamble, se comprometió a gastar 1.500 millones de dólares durante cinco años en el problema. Su objetivo es apoyar materiales y sistemas de entrega alternativos, reforzar los programas de reciclaje y, de manera más controvertida, promover tecnologías que conviertan los plásticos en combustible o energía.

Los incineradores sofisticados que queman plástico y otros desechos municipales pueden producir suficiente calor y vapor para girar las aspas de las turbinas y generar electricidad para la red local. La Unión Europea, que restringe el vertido de desechos orgánicos, ya quema casi el 42 por ciento de sus desechos. Estados Unidos quema el 12,5 por ciento. Según el Consejo Mundial de la Energía, una red acreditada por la ONU que representa una gama de fuentes y tecnologías de energía, el sector de la conversión de residuos en energía probablemente experimentará un crecimiento constante en los próximos años, especialmente en la región de Asia Pacífico. China ya tiene en funcionamiento unas 300 plantas de conversión de residuos en energía, con otros varios cientos en la tubería.

"Los países como China cierran sus puertas a los residuos extranjeros y una industria de reciclaje sobrecargada no logra mantenerse al día con la crisis de la contaminación plástica", dice John Hocevar de Greenpeace. "La incineración será impulsada cada vez más como una alternativa fácil", agrega.

¿Es una buena idea?

Quemar basura plástica para crear energía suena sensata: después de todo, el plástico está hecho de hidrocarburos, al igual que el petróleo, y es más denso en energía que el carbón. Pero varios obstáculos se presentan sobre una gran expansión de la quema de residuos.

Por un lado, ubicar plantas de conversión de residuos en energía, como ubicar rellenos sanitarios, es difícil: nadie quiere vivir cerca de una planta que puede albergar cientos de camiones llenos de basura al día. Por lo general, las plantas terminan cerca de las comunidades de bajos ingresos. Estados Unidos ha visto sólo un nuevo incinerador desde 1997.

Las plantas de conversión de residuos en energía también son costosas de construir y operar, por lo que generalmente cobran más para descargar grandes cantidades de basura que los rellenos sanitarios. Y como las plantas funcionan de manera más eficiente con flujos constantes de desechos, sus propietarios a menudo necesitan importar material desde muy, muy lejos.

Las plantas grandes generan suficiente electricidad para abastecer a decenas de miles de casas. Pero los estudios han demostrado que el reciclaje de los desechos plásticos ahorra más energía, ya que reduce la necesidad de extraer combustible fósil y de procesarlo en plástico nuevo, que quemarlo, junto con otros desechos domésticos.

Finalmente, las plantas de conversión de residuos en energía tienen el potencial de emitir bajos niveles de contaminantes tóxicos como las dioxinas, los gases ácidos y los metales pesados. Las plantas modernas emplean depuradores, precipitadores y filtros sofisticados para capturar estos compuestos, pero como lo señala cautelosamente el Consejo Mundial de la Energía, en un informe de 2017, "estas tecnologías son útiles siempre que las plantas de combustión funcionen correctamente y las emisiones se controlen".

A algunos expertos les preocupa que los países que carecen de leyes ambientales, o de una aplicación estricta, puedan intentar ahorrar dinero en los controles de emisiones. Y luego está la incineración de la producción constante de gases de efecto invernadero. En el año 2016, los incineradores de desechos de EE.UU. lanzaron el equivalente a 12 millones de toneladas de dióxido de carbono, más de la mitad de los cuales provenían de plásticos.

¿Una mejor manera de quemar?

Otra forma de convertir los residuos en energía es a través de la gasificación, un proceso que funde los plásticos a temperaturas muy altas en casi ausencia de oxígeno (lo que significa que no se forman toxinas como las dioxinas y los furanos). El proceso genera un gas sintético que se utiliza para disparar turbinas. Pero con el gas natural tan barato, las plantas de gasificación no son competitivas.

Una tecnología más atractiva en este momento es la pirólisis, en la que los plásticos se trituran y se funden a temperaturas más bajas que la gasificación y en presencia de incluso de menos oxígeno. El calor descompone los polímeros plásticos en hidrocarburos más pequeños, que pueden refinarse a combustible diesel e incluso a otros productos petroquímicos, incluidos los plásticos nuevos. (La Alliance to End Plastic Waste incluye compañías de pirólisis).

Siete plantas de pirólisis relativamente pequeñas ahora operan en los EE. UU., algunas todavía están en la fase de demostración y la tecnología parece estar expandiéndose en todo el mundo, con instalaciones en Europa, China, India, Indonesia y Filipinas. El Consejo Americano de Química estima que EE. UU. podría mantener 600 unidades de pirólisis que manejan 30 toneladas de plásticos al día, por un total de alrededor de 6,5 millones de toneladas al año, casi una quinta parte de los 34,5 millones de toneladas de residuos plásticos que el país genera en este momento.

La pirólisis puede manejar los film, las bolsas y los materiales de varias capas que la mayoría de los recicladores mecánicos no puede, dice Priyanka Bakaya, fundadora de la empresa de plástico a combustible Renewlogy. Y no produce contaminantes dañinos, dice ella, aparte de "una cantidad mínima de dióxido de carbono".

Por otro lado, los críticos consideran que la pirólisis es una tecnología costosa e inmadura, con nuevas empresas que han ido y venido a lo largo de los años, incapaces de cumplir con sus límites de control de la contaminación o con objetivos técnicos y financieros. Todavía es más barato fabricar diesel a partir de combustibles fósiles que a partir de residuos plásticos.

¿Pero es renovable?

¿Es el combustible de plástico un recurso renovable? La Unión Europea lo cree así: considera la energía generada por la quema de cualquier tipo de residuos municipales a base de carbono renovables y, por lo tanto, elegibles para subsidios. Pero los plásticos no son renovables en el sentido en que lo son la madera, el papel o el algodón. Los plásticos no crecen de la luz del sol: los fabricamos a partir de combustibles fósiles extraídos del suelo y cada paso en ese proceso tiene el potencial de contaminar.

Además, la conversión de plásticos en combustible que finalmente será quemado parece contravenir la adopción por parte de la Unión Europea, en 2015, de objetivos de "economía circular", que tienen como fin mantener los recursos en uso el mayor tiempo posible y exigir que todos los envases de plástico sean reutilizables, reciclables, o compostables para el 2030.

"Cuando sacas combustibles fósiles del suelo, haces plásticos con ellos, luego quemas esos plásticos para obtener energía, está claro que esto no es un círculo, es una línea", dice Rob Opsomer de la Fundación Ellen MacArthur, que promueve los esfuerzos de la economía circular. Pero la pirólisis, agrega Opsomer, puede considerarse parte de la economía circular si sus productos se utilizan como materia prima para nuevos materiales de alta calidad, incluidos los plásticos duraderos.

A los defensores de los desperdicios cero les preocupa que cualquier enfoque para convertir los residuos plásticos en energía no haga nada para reducir la demanda de nuevos productos plásticos y mucho menos para mitigar el cambio climático. "Elevar estos enfoques es distraerlos de las soluciones reales", dice Claire Arkin, activista de la Alianza Global para Alternativas de Incineradores, es decir, soluciones que permiten a las personas usar menos plástico reutilizarlo y reciclar más.

Elizabeth Royte es la autora de Garbage Land: On the Secret Trail of Trash.

Esta nota es parte de ¿Planeta o Plástico? —Nuestro esfuerzo multianual para crear conciencia sobre la crisis mundial de residuos plásticos. Aprenda lo que puede hacer para reducir sus propios plásticos de un solo uso y asuma el compromiso.