¿Planeta o Plástico?

Reducir el consumo de plástico en casa es fácil: 10 consejos útiles

Evitar sorbetes, tomar helado en vasos o en barquillos comestibles, elegir botellas reutilizables o realizar compras al por mayor, son solo algunas de las opciones posibles. Martes, 5 Junio

Por Por Allyson Shaw

Esta historia forma parte de "¿Planeta o Plástico?"—nuestra iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de residuos plásticos. Aprende qué puedes hacer para reducir el uso de plásticos desechables, y asumir también el compromso de cuidar el planeta.

Tu familia tal vez use botellas de agua, bolsas y sorbetes plásticos solo por unos minutos, pero estos artículos no desaparecen una vez que son arrojados a la basura. Los productos desechables como estos representan el 40 por ciento de los residuos plásticos; y, cada año, alrededor de 8,8 millones de toneladas de restos plásticos van a parar al océano. Esta basura contamina el agua y pone en peligro no solo la vida silvestre sino también la salud de los seres humanos,

Las estadísticas son aterradoras, pero tienes aliados en tu familia para frenar el uso de plástico: tus hijos.

Muchos niños se preocupan profundamente por la vida silvestre; no quieren ver una tortuga marina que se ahoga con un sorbete plástico y entienden que están heredando un planeta Tierra en crisis. Pero los pequeños cambios en la rutina familiar pueden darles poder a los niños para lograr cambios reales en la lucha contra el plástico. Comienza con los consejos de aquí abajo.

1. Los sorbetes no sirven para nada

Ayuda a tus hijos a deshacerse de los sorbetes desechables permitiéndoles elegir un sorbete colorido y reutilizable. Tenlos a manos para ir a un restaurante o para los aperitivos fuera de casa.

2. Helado en recipiente comestible

En la heladería, elige siempre un cono en vez de un vaso plástico con una cuchara plástica. (Tú decides si es cono de barquillo o vaso comestible). Ve un paso más allá y ayuda a tus hijos a hablar con el encargado del local sobre cambiar los utensilios a compostables. Tus hijos pueden ser lo suficientemente adorables como para cambiar la forma de pensar de algunas personas.

3. Una mejor regalo de cumpleaños 

Cuando se acerquen los cumpleaños, repensar las bolsas es una buena idea. Unos días después de la fiesta, esos yo-yo de plástico y otros juguetes desechables comienzan a ser inútiles. Trabaja junto con tus hijos para elegir obsequios ecológicos y que no sean de plástico, como dulces caseros o cupones para una panadería local.

4. Adiós a los envoltorios

Los artículos que te envían a tu casa vienen, generalmente, envueltos en plástico, y los juguetes de las tiendas están cubiertos con este material. Cuando tus hijos pidan algo, ayúdalos a pensar maneras para evitar el uso excesivo de plástico. Algunas cosas se pueden comprar usadas, otras se pueden compartir o pedir prestadas y otras no es necesario comprarlas para nada.

5. Un almuerzo más ecológico

Por año, un niño promedio de entre 8 y 12 años arroja a la basura aproximadamente 30 kilogramos de desechos de su almuerzo. En vez de envolver los sándwiches de tus hijos en bolsas de plástico, busca envoltorios reutilizables hechos de tela o cera de abejas. Los niños pueden hasta hacer y decorar sus propias bolsas de comida con jeans viejos. Pon una manzana o una banana en la bolsa en vez de un aperitivo que ya viene envuelto en plástico.

6. Que no se vayan flotando

Si estás planificando un viaje a la playa, asegúrate de que esos cubos de plástico, pelotas playeras y flamencos inflables no se vayan a flotar solos al mar. Pon a tus hijos a cargo de supervisarlos y de asegurarse de que los juguetes vuelvan al auto al final del día.

7. Recicla de manera correcta

No todos los plásticos son reciclables, pero algunos artículos, como las botellas de bebida y las macetas, sí lo son. Averigua qué puede aceptar tu planta de reciclaje local y luego haz que separar la basura en casa sea una prioridad. También puedes incentivar a tus hijos a que impulsen el reciclaje en sus clases.

8. Prohíbe la botella

Deja que cada uno de tus hijos elija una botella de agua reutilizable y luego pídeles que se responsabilicen por conservarla. En casa, busca otras botellas que puedan remplazarse. Por ejemplo, puedes dejar que cada niño elija su propio jabón, en vez de comprar una botella plástica con jabón líquido para compartir.

9. Compra al por mayor

Compra artículos como maíz pisingallo para palomitas, cereales y pasta al por mayor, y así reducir los envoltorios plásticos. Luego saca tu bolso de compras para llevártelo todo a casa. Junto a tus hijos, elige y, luego, decora los recipientes reutilizables de cada uno de estos productos y haz que los niños pongan la comida en cada uno ellos.

10. Tropas de limpieza

Si tienes un sábado libre, ve con tus hijos a una limpieza comunitaria. No solo mejorarás el vecindario, sino que tal vez ayudes a cambiar las leyes. En ocasiones, los grupos anfitriones de las limpiezas pesan la basura, y esto ayuda a que los líderes tomen decisiones sobre leyes que incentiven a la gente a arrojar menos desechos. ¿Y si no hay ninguna limpieza programada? Tus hijos pueden planificar la suya.

Seguir leyendo