Qué beneficios aportan los bosques a la salud

Pasar tiempo rodeados de árboles fortalece la función inmunológica y contribuye a reducir el estrés, entre otros beneficios.

Vista aérea de los bosques que rodean Radar Hill, parte de las tierras tradicionales de los tla-o-qui-aht.

Fotografía de Kiliii Yüyan
Por Redacción National Geographic
Publicado 20 mar 2023, 14:10 GMT-3

Muchos aspectos de la vida se ven atravesados por los bosques. Por ejemplo, ellos aportan aire limpio, refrigeración natural, agua fresca y recursos para la construcción o la calefacción. Asimismo, son beneficiosos para el bienestar físico y mental

En el Día Internacional de los Bosques, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2012, que se conmemora el 21 de marzo, conoce algunos de los aportes de estos ecosistemas para la salud.

Los bosques sanos limpian el aire que respiramos

“Los bosques vivos sostienen la vida: benefician a las personas, a las plantas y a los animales por todo el trabajo invisible que realizan como almacén de carbono. También ayudan a controlar el clima del planeta y las precipitaciones”, explica The Nature Conservancy (TNC), una organización ambiental global sin ánimo de lucro fundada en 1951.

Además, los árboles eliminan el material particulado, un tipo de contaminante atmosférico producido por la combustión de carburantes fósiles que puede alcanzar concentraciones peligrosas en las ciudades.

Las hojas de los árboles son las encargadas de filtrar este contaminante peligroso por lo que más árboles en las ciudades, especialmente en vecindarios de bajos ingresos cercanos a las autopistas y fábricas, pueden reducir padecimientos como el asma, destaca TNC.

Los bosques proveen alimentos

Los bosques proporcionan productos comestibles que aportan macro y micronutrientes para una alimentación saludable y contribuyen a la diversidad alimentaria, indica una nota informativa de 2021 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Entre los frutos de los bosques se cuentan frutas, hojas, nueces y semillas, hongos, miel, carne de animales silvestres e insectos.

Los bosques aportan medicinas

En países desarrollados, hasta un 25% de todos los fármacos son de origen vegetal, mientras que en los países de desarrollo acelerado la contribución llega al 80%, indica el documento de la FAO.

A su vez, los bosques proveen a las personas de productos higiénicos y sanitarios básicos como papel higiénico, toallitas de papel, pañuelos y etanol para desinfectantes, reconoce la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Pero eso no es todo. Las mascarillas (barbijos) y la ropa de protección que emplean los médicos son producto de los bosques, como son la pulpa de la madera o la fibra celulosa soluble, asegura la ONU.

Las hormigas cortadoras de hojas llevan las hojas al nido. Costa Rica.

Las hormigas cortadoras de hojas llevan las hojas al nido. Costa Rica.

Fotografía de Charlie Hamilton James

Los bosques contribuyen al bienestar y a la salud mental

El bosque suele tener una importancia cultural que es fundamental para la salud espiritual de las personas y las comunidades que viven en zonas boscosas o en sus inmediaciones, dice la FAO.

“Las poblaciones indígenas suelen asociar el bienestar del bosque con un mayor bienestar colectivo y comunitario en un sentido amplio, percibiendo un vínculo entre las tierras sanas y las personas sanas”. Por el contrario, se ha observado que la degradación de los bosques y la deforestación tienen efectos negativos en la salud mental en esas culturas.

“Se ha demostrado que el uso de los bosques contribuye a reducir el estrés y promover estados de ánimo y sentimientos más positivos”. 

A su vez, los parques y las zonas boscosas ofrecen oportunidades para la actividad física al aire libre, lo que ha demostrado reducir el riesgo tanto de enfermedades mentales (como la depresión) como de enfermedades no transmisibles (como enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la diabetes), explica la FAO.

Además, en los países de ingresos relativamente altos la exposición a largo plazo de las poblaciones urbanas a parques, jardines y bosques ha mostrado tener efectos beneficiosos relacionados con la salud en general, la obesidad, el peso al nacer, el desarrollo del comportamiento en la infancia y la mortalidad. 

“También se cree que la inhalación de aire fresco y de los compuestos orgánicos volátiles (fitoncidas) que emiten los árboles fortalece la función inmunológica del ser humano y mejora la salud tanto física como mental”, relata la organización alimentaria.

En las ciudades, los bosques reducen el ruido y absorben la contaminación

Los bosques urbanos y periurbanos ofrecen espacios verdes para el ejercicio y la recreación y ayudan a recuperarse del estrés de la vida urbana, sostiene la nota informativa de 2021. 

Además, estos espacios amortiguan el ruido, reducen el efecto de la isla térmica urbana durante las olas de calor y absorben la contaminación del tráfico y de las industrias, ayudando así a protegerse de enfermedades respiratorias.

Los bosques previenen de pandemias en el futuro

Según datos de la ONU, en la actualidad el 60% de todas las enfermedades infecciosas y el 75% de las enfermedades infecciosas emergentes son de origen zoonótico. El origen de estas enfermedades se encuentra en la transmisión de patógenos de los animales a los humanos y suelen darse cuando se eliminan los entornos naturales, como los bosques.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados