¿Cómo el huracán Ida podría afectar al futuro de Nueva Orleans?

Tras el huracán Katrina de 2005, la ciudad perdió a la mitad de sus residentes y experimentó un aumento en la gentrificación. ¿El nuevo huracán podría arruinar el progreso que se ha logrado desde aquel entonces?

Cuando las bandas exteriores de lluvia del huracán Ida azotaron Nueva Orleans el domingo, un grupo de personas caminó por el distrito francés de Nueva Orleans. La tormenta tocó tierra el domingo por la tarde como una tormenta de categoría 4 con vientos de 240 kilómetros por hora.

Fotografía de Brandon Bell, Getty Images
Publicado 31 de ago. de 2021 11:58 GMT-3

Después del huracán Katrina, Nueva Orleans se convirtió en una ciudad diferente: la mitad del tamaño, una población afrodescendiente más pequeña, menos residentes de bajos ingresos y más empresarios. El modo en que el huracán Ida, que rugió en el Big Easy Sunday en el 16° aniversario de Katrina, reorganizará la vida allí depende de múltiples factores. El principal de ellos, de cuántos miles de millones se envíen para realizar las tareas de limpieza y de cuánto tiempo se necesite para reconectar la energía de más de un millón de clientes que la perdieron.

Los científicos sociales han estado diciendo durante décadas que los desastres naturales solo aceleran las tendencias preexistentes y aumentan las desigualdades. Una ciudad con una población en declive antes de un desastre continuará disminuyendo, al igual que una ciudad en auge continuará en auge, como San Francisco continuó en auge después del terremoto de 1906. 

Una vista de la calle Sacramento de San Francisco después de un catastrófico terremoto en 1906. A pesar de la destrucción de la ciudad, como era una urbe en desarrollo antes del desastre, pudo seguir creciendo tras superarlo.

Fotografía de Arnold Genthe, Library of Congress

En el caso de Ida, la tendencia preexistente que puede remodelar Nueva Orleans es que el huracán llegó a los 18 meses de una pandemia que ha devastado la economía basada en el turismo de la ciudad y ha impulsado su tasa de desempleo de hasta el 15,8 por ciento. Y eso fue antes del surgimiento de la variante Delta que amenaza con impulsar todas esas estadísticas aún más. Luisiana tiene una baja tasa de vacunación, superior al 41 por ciento y la variante Delta ha creado una escasez de camas de hospital y personal médico en todo el estado. Actualmente, hay 2450 pacientes con COVID en los hospitales de Louisiana.

"Ese es un número mucho más alto de lo que hemos experimentado en las primeras tres olas", afirmó el gobernador John Bel Edwards en una sesión informativa el domingo. “Es una situación muy abrumadora. Estamos preocupados, como lo hemos estado durante mucho tiempo, por el personal".

Izquierda: Arriba:

El huracán Betsey azotó Nueva Orleans en 1965, causando inmensos daños e inundando partes de la ciudad.

Derecha: Abajo:

Los refugiados del huracán Betsy esperan en una larga fila para solicitar los beneficios de ayuda en una oficina temporal de la Cruz Roja en Nueva Orleans el 15 de septiembre de 1965. Cientos de personas quedaron sin hogar después de la tormenta.

Fotografía de Lynn Pelham, Getty Images(Izquierda)(Arriba)
Fotografía de Dave Taylor, AP Photo(Derecha)(Abajo)

Earl B. Mathews sostiene a su perro en medio de las ruinas de su edificio de departamentos, destruido cuando el huracán Camille azotó Mississippi el 19 de agosto de 1969.

Fotografía de AP Photo

Jim Cobb, un abogado y nativo de Nueva Orleans, que perdió todo por las inundaciones después de Katrina, también señaló que la pandemia es el factor central que impulsará las secuelas del Ida. 

“El impacto duradero del Ida es que este huracán se suma a la COVID, cuando ya estamos mal económicamente”, dijo Cobb el domingo mientras esperaba la llegada de Ida en la casa que reconstruyó después de Katrina. “La gente ya no puede pagar el alquiler, los están desalojando y tenemos un huracán Categoría 4, es como echar leña al fuego. Mi sospecha es que no va a arder bien".

Una tormenta que se ubica en el peor puesto del ranking

Ida llegó a la costa justo antes del mediodía, hora local del domingo y tocó tierra al oeste de Port Fourchon, el puerto más al sur del corredor de petróleo y de gas de Luisiana. La tormenta llevó un oleaje ciclónico potencialmente mortal que revirtió brevemente el flujo del río Mississippi y ráfagas de viento de hasta 290 kilómetros por hora. Durante la tarde y la noche, Ida arrancó árboles y arrugó los techos y otras estructuras a medida que avanzaba hacia el norte, al oeste de Nueva Orleans. La tormenta noqueó a ocho líneas de transmisión que entregan energía al área metropolitana de Nueva Orleans, causando “daños catastróficos en la transmisión” y creando un desequilibrio de carga que dejó a toda la región, incluida la ciudad de Nueva Orleans, sin energía.

Entergy, la mayor empresa de servicios públicos de la región, dijo que haría una evaluación de los daños el lunes.

“Los próximos días y semanas serán extremadamente difíciles para nuestro estado. Muchas personas serán evaluadas de manera que hoy solo podemos imaginar”, dijo el gobernador Edwards. Entergy advirtió el domingo por la mañana que los clientes ubicados en el trayecto directo de la tormenta podrían llegar a estar sin electricidad por tres semanas o más.

Ida se intensificó rápidamente a medida que se acercaba a la costa de Luisiana, un proceso que un estudio de 2019 así como el reciente informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático dijo que se volverá más común como resultado del cambio climático

Los huracanes necesitan agua tibia del océano para crecer y, a medida que las emisiones de gases de efecto invernadero agregan más calor a la atmósfera, calienta el océano. Las temperaturas de la superficie del mar en el Golfo de México son ahora más cálidas que el promedio en algunas partes. Con temperaturas más cálidas que crean más combustible para que los huracanes se alimenten, contribuyen a tormentas más fuertes. 

Huracanes 101: ¿Cómo y cuándo ocurren?
Los huracanes son tormentas masivas con una fuerza letal. Descubre cómo se forman y qué se está haciendo para predecir mejor su impacto.

A medida que Ida viajaba sobre el Golfo, se fortaleció rápidamente y pasó de una tormenta que no había merecido un nombre el jueves a un huracán de categoría 2 el sábado por la noche. Luego se aceleró y pasó a ser un huracán de categoría 4 al tocar tierra con vientos sostenidos de 150 mph. Se intensificó en un período de tiempo tan corto que estuvo "en un límite sin precedentes", según Jill Trepanier, experta en clima extremo de la Universidad Estatal de Louisiana.

“Nuestras temperaturas oceánicas son más cálidas, nuestra atmósfera es más cálida. Ida está haciendo uso de esa calidez al igual que otras tormentas como Harvey, Irma, Michael”, afirma Trepanier. "Ida es otro ejemplo de una cara cambiante de la intensidad de los huracanes". Hasta el año pasado, cuando el huracán Laura llegó a tierra como una tormenta de Categoría 4, Luisiana no había sido golpeada por una Categoría 4 en más de medio siglo, desde Camille en 1969 y Betsy en 1965.

El huracán Ida también provocó inundaciones repentinas en Nueva Orleans y en la parroquia de Jefferson, ya que desató torrentes de lluvia, otra característica de las tormentas turboalimentadas por el cambio climático observadas en otros huracanes recientes como Harvey y Michael. Los meteorólogos habían pronosticado que caería entre 30 y 50 centímetros de lluvia en Nueva Orleans y al sur de la costa. 

A medida que la tormenta se debilita y se mueve tierra adentro, arrojará lluvia sobre partes de Tennessee que recientemente han sufrido inundaciones mortales. Con el suelo ya saturado de agua, las fuertes lluvias adicionales aumentarán la probabilidad de inundaciones. 

“Nuestras temperaturas oceánicas son más cálidas, nuestra atmósfera es más cálida. Ida está haciendo uso de esa calidez al igual que otras tormentas como Harvey, Irma, Michael (...) Ida es otro ejemplo de una cara cambiante de la intensidad de los huracanes”

Por: Jill Trepanier
Experta en clima extremo de la Universidad Estatal de Louisiana

Muy pocos lugares se están adaptando al cambio climático teniendo en cuenta el clima extremo, con muy poca protección contra inundaciones y drenaje insuficiente, dice Craig Colton, geógrafo de la Universidad Estatal de Louisiana.

Cuando las ciudades están expuestas a un desastre tras desastre, “comienzan la recuperación desde un punto más bajo en la curva de recuperación, enfrentan un camino más largo hacia la recuperación y tienen que luchar más por los fondos de recuperación”, afirma. 

La recuperación de Katrina

Katrina subrayó lo mucho que necesitaba Nueva Orleans actualizar su infraestructura. Es más probable que Ida cambie el enfoque hacia la urgencia de las ciudades para adaptarse al cambio climático.

La forma en que las comunidades se recuperan de los desastres es crucial para evitar amplificar las tendencias preexistentes, como la pérdida de población o el declive económico, dice Allison Plyer, demógrafa jefe de The Data Center, una empresa sin fines de lucro que se ha convertido en la fuente más respetada de análisis, estadísticas y datos sobre Nueva Orleans y Luisiana.

“Cuando golpeó Katrina, Nueva Orleans hizo mucho para invertir en instituciones clave y transformarlas y algunas de ellas están en una forma mucho más sólida que antes de Katrina”, dice. “Hemos mejorado el sistema de justicia penal, el sistema escolar y la vivienda. Todavía no están donde los necesitamos, pero han cambiado sustancialmente".

La forma más importante de atraer población es generar puestos de trabajo. Sin embargo, no existe una receta perfecta para recuperarla, dice.

Cuando el huracán Katrina azotó Nueva Orleans en el 2005, el agua se derramó sobre los diques de la ciudad y provocó inundaciones mortales dentro de la ciudad. Aquí, el agua sobrepasa un dique a lo largo del canal de navegación del puerto interior en Nueva Orleans.

Fotografía de Vincent Laforet, New York Times via Redux

El huracán Katrina no afectó por igual a todos los residentes de Nueva Orleans. En el noveno distrito inferior, un vecindario predominantemente negro de bajos ingresos, muchos aún no se han recuperado del huracán que azotó hace 16 años.

Fotografía de Tyrone Turner, Nat Geo Image Collection

“Es necesario que los negocios vuelvan a abrir para que los residentes regresen y sepan que hay un Home Depot allí”, dice. “Pero es necesario que los residentes regresen para que el Home Depot vuelva a abrir. Todo lo relacionado con la recuperación es el huevo o la gallina".

Katrina sigue siendo uno de los desastres naturales más costosos de la historia de Estados Unidos. La tormenta y la posterior falla de varios diques inundaron la región de Nueva Orleans y desplazaron a más de un millón de personas. Más de 1.800 personas murieron y los daños ascendieron a más de $100 mil millones de dólares. En los años posteriores, se gastaron más de $20 mil millones de dólares en la fortificación de 560 kilómetros de diques, bombas, compuertas y muros.

En el 2005, antes de Katrina, la población del área metropolitana de Nueva Orleans era de 485.000. Un año después, eran 230.000. La región ha recuperado la población en los años posteriores; ahora es de 304.000, según el censo del 2021. Pero eso sigue siendo 180.000 menos que la población anterior al Katrina.

La población negra es del 54 por ciento, frente al 66 por ciento que había antes del Katrina. La población latina se ha duplicado, de 15.000 a 30.000 en la actualidad.

Al igual que Katrina, Ida es probable que acelere las tendencias actuales de los residentes de Nueva Orleans que se mudan a los suburbios alrededor del lago Pontchartrain y a los vecindarios de la ciudad que tienen menos probabilidades de inundarse. Se han aburguesado desde el Katrina.

“Nueva Orleans ofrece un ejemplo de cómo las ciudades responden a los calamitosos eventos que veremos con el cambio climático”, señala Colten. “Veremos pulsos de salidas. Cada vez que tenemos una gran tormenta, la gente se marcha".

Uno de los factores más importantes en la recuperación del Ida será si esta nueva tormenta revierte los avances que Nueva Orleans ha logrado en la recuperación de la población. "Creo que Nueva Orleans seguirá siendo una ciudad más pequeña de lo que era en el 2005", dice Colten. 

Pero eso puede no ser algo malo, agrega. Una población más pequeña significa que hay menos personas en riesgo.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados