La Patagonia argentina en llamas: resurgir de las cenizas

Conoce las historias reales detrás de los retratos de aquellas personas que fueron víctimas directas de los incendios acontecidos en las provincias de Chubut y Río Negro. Cómo se arranca de nuevo una vez que el fuego se apaga.

Fotografías de Nicolas Villaume
Publicado 23 de marzo de 2021 18:38 GMT-3
Cerro Piltriquitrón. Un plano aéreo realizado con un drone muestra parte de las zonas que fueron ...

Cerro Piltriquitrón. Un plano aéreo realizado con un drone muestra parte de las zonas que fueron arrasadas por el fuego.

Fotografía de Nicolas Villaume

Cuando las pérdidas materiales se estiman en millones; los daños ambientales proyectan consecuencias alarmantes; y el golpe para quienes estuvieron directamente afectados se traduce en un vacío emocional difícil de contener solo quedan dos opciones: rendirse o seguir adelante.

El 9 de marzo pasado, alrededor de las 4PM (horario de Argentina), siete localidades de la Comarca Andina comenzaron a arder. Las Golondrinas, El Hoyo, Epuyén, El Maitén, Cholila, Cerro Radal y Lago Puelo fueron escenario de diferentes focos de incendio que, en unas horas, arrasaron con más de 250 casas y unas 15.000 hectáreas de bosques, según estimaciones oficiales realizadas en base a imágenes satelitales. Tal como confirmaron las autoridades hasta el momento, tres personas perdieron la vida.

Ya sea por negligencia o por incendios que tienen como finalidad deforestar el terreno, el Servicio Nacional del Manejo del Fuego estipula que “el 95% de los incendios son causados por la actividad humana”. Según científicos y expertos, el aumento de las temperaturas por el cambio climático y otros eventos meteorológicos, como las corrientes de viento, pueden exacerbar las consecuencias generando un efecto devastador

“Lamentablemente, los registros y la información que tenemos de los especialistas en la zona indican que el fuego se prendió intencionalmente y el que lo hizo sabía perfectamente cómo hacerlo para perjudicar”, sentenció el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible Juan Cabandié en conferencia de prensa el día después que se desataron los focos. Luego, presentó una denuncia penal e instó a la Justicia a investigar y confirmar las causas certeras de lo sucedido.

Imagen tomada desde el Cerro Radal, mirando hacia al cerro Pilquiritrón al fondo.

Fotografía de Nicolas Villaume

¿Y ahora cómo se sigue?

Pasados varios días, parece que la mayoría de los focos de incendios estarían controlados y alejados de la zona de viviendas gracias a los esfuerzos de brigadistas, bomberos voluntarios, fuerzas de seguridad, personal especializado y de los propios habitantes y vecinos que se movilizaron para salvar lo propio con lo que tenían a mano. 

Aunque el estado de alerta y control se mantiene por si algún foco se reaviva, poco a poco los locales regresan a esos sitios en los que alguna vez se tomaron un mate, atendieron sus huertas, acarrearon animales o simplemente pasaron un rato en familia… Vuelven a esos rincones del bosque donde alguna vez se erigió su hogar.

El fotógrafo francés y explorador de National Geographic Nicolas Villaume recorrió algunas de las localidades y pudo dialogar con los principales afectados. A través de sus imágenes, nos muestra cómo se vive el "día después" de una Patagonia en fuego.

Mateo - Cerro Radal - Provincia de Chubut

Mateo, voluntario en Cerro Radal, provincia de Chubut

Fotografía de Nicolas Villaume

Es voluntario autoconvocado y forma parte de la asociación vecinal Defensa del Bosque. En un recorrido por parte de la Ruta 40 explica cómo el Cerro Piltriquitón comenzó a quemarse a principios de febrero sobre la ladera norte en una zona de comunidades mapuches (Cuesta del Ternero y Nahuelpán). Según su relato, estuvieron trabajando en el área durante un mes. Ahora, con los incendios de marzo, ardió la ladera sur del cerro que corresponde a una zona más residencial en la que hay muchas casas. 

“Nos evacuamos entre nosotros. Yo fui con el auto a buscar gente a las casas con fuego y nos metíamos a sacarle las cosas y a ayudar a controlar el fuego. Y así como lo hicimos nosotros lo hicieron un montón de vecinos más organizándose independientemente. Se calcula que hubo unas 600 familias afectadas por el incendio, pero es un número estimado, por arriba”, relata Mateo.

“Cuando esto arrancó llegó a haber seis focos muy grandes, en distintos lugares. Se habla de que vieron gente intentando prender fuego (…) Son testimonios de personas en las que confío y me lo ha dicho más de uno. Yo, en lo personal, lo tomo con pinzas para no agarrarme solo de eso y elijo enfocarme en nuestra tarea que es cuidar el bosque. Pero sabemos que eso está pasando y que no son incendios que solo se prenden por el calor o porque alguien se distrajo con el fuego y no lo apagó”, explica Mateo.

Fotografía de Nicolas Villaume

Pablo – Cerro Radal – Provincia de Chubut

Pablo, vecino de Cerro Radal que perdió su vivienda y sufrió heridas.

Fotografía de Nicolas Villaume

En pocos minutos el fuego llegó a las puertas de su casa, mientras intentaba ayudar a los vecinos. Se vio obligado a dejarlo todo y huir para resguardar su vida. Un compañero se desvaneció en la ruta y tuvo que llevarlo a rastras hasta una cabaña. Tiene heridas en el rostro y en el brazo. Donde estaba su hogar, ahora solo hay cenizas. Amigos y conocidos lo están ayudando a construir un refugio mientras vive momentáneamente en una carpa.  

"Allá al fondo es un valle de cenizas. Tenés muchas casas que yo nunca pregunté cómo salieron (las personas), nunca, no me animé. Mi familia estaba en El Bolsón por suerte (...) El fuego se empezó a ver por disitntos lugares. Me fui para mi casa a ponerme unos borcegos. Cuando salgo afuera, el fuego estaba a diez metros. Y el viento que no daba tregua. Me venía a rastra con un bolso de ropa, pero me pesaba para correr, así que lo revoleé", asegura. 

Mientras que a unos kilómetros aún hay brigadistas controlando algunos focos, los vecinos ya se empezaron a organizar para construir sus propios refugios donde vivir. 

Fotografía de Nicolas Villaume

Lucero Gatica – Eco Aldea - Cerro Radal – Provincia de Chubut

Lucero, perdió su casa y la huerta comunitaria en la que trabajaba.

Fotografía de Nicolas Villaume

Vivía en una casa con su compañero Santi, con quien gestionaban un huerto comunitario. El fuego la sorprendió mientras estaba cosechando moras. Agradece el "corazón enorme" que tiene la gente que los está ayudando a armar de forma improvisada unos ranchos para vivir.

"Estaba acá en la loma cosechando murra (mora) para hacer dulce con dos chicos más y empezamos a ver el foco que empezó ahí atrás en el Cerro Radal. Nos dimos cuenta por la columna de humo y el ruido de las llamas que ya eran grandes. (…) Nos estábamos preguntando qué hacer, si ir a combatirlo de alguna manera o avisar primero a la brigada, cuando sentimos las sirenas. Justo bajaron dos vecinos corriendo y nos gritaron ‘chicos, vamos vamos que se prende todo’. (…) Muy muy rápido fue".

"Tenemos la fortuna de tener unos amigos que trabajan en un aserradero que nos equiparon con madera desde el día uno (…) He visto más gente civil, voluntarios, vecinos auto convocados, gente de la municipalidad, que se acercaron enseguida. La gente, un corazón enorme, enseguida nos llegaron cosas necesarias por todos lados y ya estamos empezando a armar unos ranchos precarios para tener un techo para la carpa y bajo una sombra. Porque como se quemó todo tampoco hay sombra”, cuenta Lucero Gatica. 

Fotografía de Nicolas Villaume

Víctor Flores – Las Golondrinas - Provincia de Chubut

Víctor, jefe de la brigada de bomberos de Las Golondrinas.

Fotografía de Nicolas Villaume

Para el jefe de la brigada de bomberos era un día común y corriente... hasta que se iniciaron varios focos a la vez, en distintas zonas. Tal como relata, uno de los focos se inició a las 2 PM y el otro a las 3.30 PM. Según su experiencia y punto de vista los focos pueden haber sido intencionales y las condiciones se complicaron por la intensidad del viento. 

"Suele pasar tener varios focos pero las condiciones de ese día eran complicadas. Mucho viento, demasiado viento y calor (...) En un 80 por ciento estoy seguro de que el foco de incendio de acá, de Cerro Radal, fue intencional. No lo puedo asegurar porque los peritos están trabajando todavía. Pero, de los años de experiencia que tenemos trabajando acá, sí (...) En otro lugar se habló de cables. En esos casos lo estudiaría, pero el de acá fue intencional. La forestación con los cables y tanto viento no se llevan bien. Se mueven los árboles, tocan los cables, hacen chispa, alguna rama que se quiebra y cae... Si hace un cortocircuito y activa eso arde como nada. Es como prenderlo con un fósforo".

El cuartel de bomberos de Las Golondrinas también se vio afectado por el fuego. 

Fotografía de Nicolas Villaume

Elendil Muñoz Álvarez – Las Golondrinas – Provincia de Chubut

Elendil, pudo salvar su casa en Cerro Radal, pero la chacra de su familia en Las Golondrias quedó en ruinas.

Fotografía de Nicolas Villaume

Sentada sobre la corteza de un árbol quemado, Elendil contempla en silencio los restos de lo que alguna vez fue la chacra de su abuelo Tato Álvarez, quien había llegado a la región hace 40 años para construir una vida diferente. Allí se crió ella junto a su mamá y su hermano. También vio a nacer a su hija. Si bien ahora vive en una casa en Cerro Radal que pudo salvarse de las llamas; está organizándose con su famlia para volver a poner en pie esas paredes que guardaban los recuerdos de su infancia.

“Cuando empezó el incendio acá en Las Golondrinas yo estaba en mi casa en Cerro Radal. En ese momento, todavía estaba tranquilo, pero a los pocos minutos se inició otro foco en Radal, muy cerca de mi casa, a un kilómetro. Nos organizamos para ir a combatirlo. Logramos comprar una motobomba y eso fue lo que salvó mi hogar. Igualmente tuvimos que evacuar, el fuego llegó a unos 200 metros. Cuando me evacué para la ciudad de El Hoyo, me encontré con mi mamá y toda mi familia. A las horas nos enteramos que la chacra de la familia se había quemado entera".

"Mi abuelo vivía acá, era fotógrafo. Todas las cajas con sus fotos se quemaron. (...) Tenía muchos amigos, era una persona muy solidaria y siempre ofrecía un hogar a quien no lo tenía. (…) Viajaba por el mundo, sacó fotos para National Geographic y un montón de otras revistas”.

Fotografía de Nicolas Villaume
Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados