Más jóvenes demandan a sus gobiernos por el cambio climático

Desde Colombia hasta Pakistán y los Países Bajos, los niños reclaman el derecho a un medio ambiente limpio. Y, a veces, ganan.jueves, 27 de junio de 2019

Cuando los jóvenes de los Países Bajos demandaron a su gobierno por la inacción en el cambio climático, ganaron inesperadamente. En una decisión destacada por su franqueza, el tribunal ordenó al gobierno reducir las emisiones de carbono en un 25 por ciento para el próximo año.

Otro éxito innovador surgió el año pasado en Colombia, donde 25 jóvenes ganaron su demanda contra el gobierno por no proteger la selva tropical del Amazonas colombiano. El tribunal concluyó que la deforestación violaba los derechos tanto de los jóvenes como de la selva tropical y ordenó al gobierno que la redujera al cero neto para el 2020.

Y una niña de siete años en Pakistán obtuvo el derecho a proceder con su demanda sobre el cambio climático por sus méritos, estableciendo, por primera vez en Pakistán, los derechos de un menor de edad para demandar en un tribunal.

Este trío de victorias en los tribunales de los tres continentes se ha convertido en la base de un movimiento legal global para obligar a los gobiernos a actuar y a salvar el planeta antes de que sea demasiado tarde. Los ciudadanos están planteando reclamos constitucionales para obtener el reconocimiento del derecho fundamental para vivir en un ambiente saludable. Se han tomado decisiones judiciales que defienden ese derecho en más de 50 naciones, donde los gobiernos han sido culpados por una serie de pecados ambientales que van desde inversiones en fondos de pensiones con riesgo climático hasta el simple hecho de no cumplir con los compromisos asumidos en el acuerdo climático de París.

Los expertos legales anticipan que la cantidad de nuevas demandas solo crecerá a medida que el pronóstico científico de los impactos del cambio climático se vuelva cada vez más grave.

"Esta es una respuesta directa al hecho de que nos estamos dando cuenta de la magnitud de la crisis mundial", dice David Boyd, profesor de derecho en la Universidad de Columbia Británica y relator especial de los derechos humanos de las Naciones Unidas.

Boyd, que se especializa en derechos ambientales, catalogó las acciones legales entre los estados miembros de la ONU y concluyó que ningún otro derecho social o económico se ha extendido tan rápidamente por el mundo.

Una vez descartado como una "nueva perspectiva", el derecho a un ambiente saludable ahora se considera legalmente establecido en todo el mundo, dice. Está consagrado en las constituciones de más de 100 naciones y se ha incorporado en la legislación, en los tratados o en otros documentos de al menos 155 naciones. De los casos judiciales basados en un derecho constitucional a un medio ambiente sano, la mayoría está ganando. Y, en los casos presentados por los jóvenes, los tribunales son receptivos para reconocer ese derecho para las generaciones futuras.

“Lo que se ve en esta marea creciente, liderado por niños, quienes tienen el mayor interés, son personas que dicen a sus gobiernos: 'Fallaste. Tenemos derechos y necesitas cumplirlos y protegerlos", dice Carroll Muffett, presidente y director ejecutivo del Centro para el Derecho Ambiental Internacional, con sede en Washington y Ginebra.

Casos influyentes

El caso de un niño de siete años en Pakistán se basa en el resultado exitoso de una demanda anterior presentada por un agricultor que afirmó que el hecho de que Pakistán no haya cumplido con sus compromisos climáticos le costó la vida. El tribunal consideró que "la demora y el letargo del Estado en la implementación [de la política climática] ofenden los derechos fundamentales de los ciudadanos". El tribunal también ordenó la creación de una Comisión de Cambio Climático para monitorear el progreso del gobierno.

El caso de los Países Bajos finalmente involucró a casi 900 demandantes ciudadanos holandeses de varias generaciones. En el 2015, los jueces rechazaron rápida y abrumadoramente la afirmación del gobierno de que la acción climática a corto plazo sería demasiado costosa. El recurso ordenado por el tribunal requiere que el gobierno, dentro de un año, haga casi el doble de los recortes de las emisiones de carbono realizados desde 1990. Para cumplir con ese objetivo, el gobierno ha dicho que cerraría una central eléctrica de carbón en Ámsterdam, cuyo cierre está programado para fines del 2024. Mientras tanto, ha apelado la decisión ante el tribunal supremo holandés.

El caso holandés se ha convertido en el modelo para las demandas similares en Bélgica, Irlanda y Canadá, y ha inspirado otros casos climáticos en países tan lejanos como Uganda, Nueva Zelanda, Australia y Noruega. El caso colombiano ha tenido un impacto similar. Cuando los jóvenes allí ganaron su caso, Boyd dice: “Déjenme decirles, hubo abogados en otros 100 países que dijeron: ¿cómo podemos emular esa decisión? Nunca hemos tenido un sistema tan globalmente conectado".

La excepción puede ser el caso en los Estados Unidos, donde los jueces son tradicionalmente inmunes a la influencia de los casos internacionales. Juliana vs. Estados Unidos, llamado así por la demandante principal Kelsey Juliana, ahora estudiante de 23 años de la Universidad de Oregón, se presentó contra la administración de Obama en el 2015, casi al mismo tiempo que se decidió el caso de los Países Bajos. Se está observando de cerca la posibilidad de que pueda escribir nuevos precedentes si sobrevive.

Litigios no siempre exitosos

Si algunos consideran que los litigios climáticos son la última oportunidad para frenar el calentamiento global, los críticos argumentan que cambiar la política y la legislación de los jueces estaría mal orientado y lograría algo más que generar el diluvio de litigios que los defensores predicen.

Michael Burger, director ejecutivo y director general del Centro Sabin para la Ley del Cambio Climático en la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia en Nueva York, dice que la ola de demandas no debe sorprender a nadie, dado el ritmo de acción del gobierno. En este momento, el centro está registrando 1.039 casos en curso en los Estados Unidos y 283 en otros países. La mayoría de ellos, a diferencia de los casos de los jóvenes, implican hacer cumplir las leyes y las normas ambientales existentes.

"La gente está acudiendo a los tribunales porque los gobiernos se están quedando cortos y cuando no tienes a dónde ir, vas a los tribunales", dice.

Hay otros inconvenientes con respecto al litigio. Las demandas también se mueven lentamente. El caso belga se estancó durante tres años por las discusiones sobre si proceder en holandés o en francés. Las partes finalmente acordaron el francés. Las soluciones ordenadas por el tribunal pueden ser ineficaces o inejecutables.

La decisión del año pasado en Colombia, por ejemplo, es considerada una de las más progresistas y poderosas de la región. Pero el plan ordenado por el tribunal para frenar la deforestación ha generado más publicidad que la acción del gobierno, dice César Rodrigues-Garavito, el abogado de los demandantes y fundador de Dejusticia, un grupo colombiano de derechos humanos. Ha pedido a sus clientes que se movilicen para instar al gobierno a seguir adelante.

La mayoría de los países con protección constitucional de los derechos ambientales están desarrollando naciones con constituciones más nuevas, dice Boyd. Muchos todavía están emergiendo de los legados del colonialismo o de la dictadura militar y luchan por brindar servicios básicos a sus ciudadanos. Esos factores aumentan las probabilidades de que un tribunal ordene un recurso climático, por ejemplo, que en realidad se aplica.

Incluso en Noruega, donde la constitución, que data de 1814, es la segunda más antigua del mundo después de la de los Estados Unidos, los derechos protegidos no siempre ganan. La constitución de Noruega detalla claramente el derecho a un medio ambiente sano y que se "salvaguarda para las generaciones futuras".

Sin embargo, un tribunal de Noruega rechazó los esfuerzos de los jóvenes nórdicos y de dos organizaciones no gubernamentales para impedir que el gobierno otorgue licencias para la exploración de petróleo y de gas en el Mar de Barents. Los demandantes habían argumentado que las licencias violarían el compromiso de Noruega en virtud del acuerdo climático de París, así como la constitución noruega. Aunque el tribunal estuvo de acuerdo en que el derecho a un medio ambiente sano es un derecho exigible, concluyó que las licencias no lo violarían.

“A veces los jueces toman malas decisiones. Dijeron que esto no puede ser una violación del derecho  a un medio ambiente sano de Noruega porque el petróleo se exportará", dice Boyd. "Este caso tiene una oportunidad en la apelación, que se escuchará este otoño".

Nuevo terreno legal

La cuestión constitucional está en el centro del caso estadounidense. Los abogados del gobierno, tanto de las administraciones de Obama como de Trump, han argumentado desde el principio que no existe tal derecho constitucional, y la administración de Trump ha intentado en repetidas ocasiones que el caso no sea juzgado.

Los Estados Unidos son uno de los 38 estados miembros de la ONU que carecen de protecciones constitucionales expresamente manifestadas para un ambiente saludable. Los jóvenes dicen que dicho lenguaje no es necesario para que los tribunales lo encuentren a su favor. Afirman que la promoción del gobierno federal de la producción de combustibles fósiles y la indiferencia ante los riesgos que plantean las emisiones de gases de efecto invernadero han creado un "sistema climático desestabilizador peligroso" que amenaza sus derechos a la vida, a la libertad y a la propiedad, que están contenidos en la Constitución. La jueza del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Anne Aiken, estuvo de acuerdo con su reclamo y ordenó que se juzgara el caso.

Reconocer los derechos ambientales en ese contexto elevaría el caso al ámbito de los casos históricos, incluyendo Brown v. Board of Education, la decisión de 1954 que declaró la segregación de escuelas públicas como inconstitucional, y Roe v. Wade, la decisión de 1973 que reconoció un derecho constitucional para acceder al aborto.

En los argumentos presentados ante un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito a principios de junio, Jeffrey Clark, un asistente del fiscal general de los Estados Unidos, calificó la demanda como una "daga en la separación de poderes".

Agregó: "Este es un juicio que está diseñado para eludir un montón de leyes".

En una animada audiencia de una hora de duración, el panel de tres jueces transmitió su escepticismo tanto a Clark como a Julia Olson, la principal abogada de los jóvenes.

"Mire, está discutiendo para que abramos nuevos caminos", dijo el juez Andrew Hurwitz a Olson. “Simpatizo con los problemas que señala. Pero no deberías decir que este es un juicio normal... Nos estás pidiendo que hagamos muchas cosas nuevas".

Seguir leyendo