Las 7 curiosidades sobre el Imperio Bizantino, uno de los más poderosos de la historia

¿Cómo era la vida en el imperio que duró más de mil años? La mitad oriental del Imperio Romano se mantuvo fuerte tras la desintegración de la parte occidental. Por eso su influencia perdura hasta nuestros días.

Recreación artística de la ciudad amurallada de Constantinopla.

Fotografía de JEAN-LEON HUENS
Por Redacción National Geographic
Publicado 18 ene 2024, 13:00 GMT-3

A menudo conocido como Imperio Romano de Oriente o simplemente Bizancio, el Imperio Bizantino existió en la historia de la civilización desde el año 330 hasta 1453. 

Su ciudad y capital más famosa fue Constantinopla, fundada por el emperador romano Constantino I (que gobernó este territorio del 306 al 337). Los datos proceden de la Enciclopedia de la Historia Mundial, una plataforma en línea destinada a difundir el conocimiento histórico con versiones en inglés y español.

Gigante, poderoso y codiciado, el Imperio bizantino fue, según la plataforma especializada en historia, "la potencia medieval más duradera". Su influencia perdura hasta la actualidad, argumenta la web, y puede apreciarse especialmente en la religión, el arte, la arquitectura y las leyes de muchos estados de Europa occidental, central y oriental, e incluso de Rusia.

Con este telón de fondo histórico, National Geographic ha enumerado siete datos sorprendentes sobre el Imperio Bizantino que le ayudarán a conocer mejor su funcionamiento. 

(Te puede interesar: Tragedia de los Andes: cómo fue la historia real del accidente en la cordillera

1. El Imperio Bizantino dominó una gran parte del mundo antiguo

Según la Enciclopedia de Historia Mundial, Bizancio fue un territorio que varió de tamaño a lo largo de los muchos siglos de su existencia.  En su apogeo, sus fronteras incluían las tierras de lo que hoy serían ItaliaGrecialos países balcánicos, así como las tierras de Anatolia, el Mediterráneo oriental (incluidas partes de Turquía, Siria y Líbano) y el norte de África.

2. Aunque era enorme, el Imperio Bizantino tenía una religión y una lengua oficiales.

La plataforma de conocimiento de la historia también nos dice que Bizancio era un estado cristiano y tenía el griego como lengua oficial. A pesar de los muchos pueblos que convivían en este territorio, los bizantinos desarrollaron sus propias prácticas religiosas, artísticas y arquitectónicas, incluso bajo el mosaico cultural de sus habitantes. 

Tener la misma lengua y religión oficiales era una forma de intentar unificar la nación, aunque el imperio estaba "fuertemente influido" por la tradición cultural grecorromana, señala la enciclopedia.

3. El nombre "bizantino", que definía al imperio, no se adoptó hasta el siglo XVI.

Según la Enciclopedia de Historia Mundial, el Imperio Bizantino no recibió este nombre hasta casi dos siglos después de su fin. Se le dio hacia el siglo XVI porque Constantinopla, la capital del estado, se llamó primero Bizancio

Constantinopla, que es donde hoy se encuentra Estambul en Turquía, fue el punto central en la diferenciación entre el Imperio Romano de Occidente (con sede en Roma) y el Imperio Romano de Oriente. 

4. El Imperio bizantino reunió algunas de las ciudades más importantes de todos los tiempos

Debido a su enorme tamaño, Bizancio llegó a tener bajo un mismo paraguas ciudades tan distintas e importantes culturalmente a lo largo de la historia como AtenasAlejandríaGazaBeirut y, por supuesto, Constantinopla

Beirut, por ejemplo, albergaba una ajetreada facultad de Derecho, mientras que Constantinopla se convirtió en la ciudad cristiana más rica, lujosa e importante del mundo medieval de la época. 

Mosaico bizantino que muestra a un hombre dando de comer a su mula. Objeto del periodo bizantino temprano, hacia el siglo VI d. C. Lugar: Constantinopla (actual Estambul, Turquía). Museo del Mosaico del Gran Palacio, Estambul, Turquía.

Fotografía de HAGIA SOPHIA RESEARCH TEAM (CREATIVE COMMONS ATTRIBUTION-NONCOMMERCIAL-SHAREALIKE)

5. La educación en Bizancio incluía filosofía, teología y derecho

No todo el mundo que vivía en Bizancio tenía derecho a una buena educación, explica la WHE. Todo dependía de la casta en la que se naciera, es decir, de las circunstancias sociales de cada familia. 

Aun así, los aristócratas que tenían acceso a la educación aprendían filosofía (estudiaban a Platón Sócrates), teología cristiana, burocracia estatal y derecho. También se les enseñaba gramática, retórica, lógica, aritmética, geometría, música astronomía.

Los que vivían en las clases bajas no recibían educación académica, sólo religiosa, dice la plataforma: en esta parte de la sociedad, los niños aprendían la misma profesión que sus padres y las niñas se ocupaban de las tareas domésticas.

6. Aceite de oliva, vino y pasteles rellenos: lo que se comía en el Imperio bizantino era habitual en la mesa 

La plataforma de enseñanza de historia comenta que, al igual que la educación, la variedad de alimentos en la mesa de cada familia dependía obviamente de sus condiciones sociales

Pero en general, dice la fuente, "las comidas eran una importante ocasión familiar". En el plato de los que vivían en las clases bajas o de los campesinos, había verduras cocidascereales, pan, huevos, queso y fruta. "La carne y el pescado se reservaban para ocasiones especiales", informa la WHE.

Las familias más ricas comían, por ejemplo, carnes variadas de aves silvestres, liebre, cerdo y cordero. "El aceite de oliva era un condimento habitual, muchas especias procedían de Oriente y el vino estaba muy difundido", explica la plataforma. Y en cuanto a los postres, eran populares las hojas de vid (el árbol que produce la uva) y los pasteles rellenos de grosellas, nueces, canela y miel. 

"Los alimentos se comían generalmente con los dedos o con cuchillo, y el tenedor de dos puntas, utilizado por los antiguos romanos y posteriormente olvidado, reapareció entre la aristocracia de Bizancio", expresa la plataforma.

7. Hay consenso sobre la fecha en que terminó el Imperio bizantino: fue un martes 

Existe cierta controversia entre los eruditos sobre cuándo comenzó -exactamente- el Imperio Bizantino. Esto se debe a que, según la Enciclopedia de Historia Mundial, algunos expertos consideran que la fecha es a partir de la fundación de Constantinopla en 330, mientras que otros cuentan desde la caída del Imperio Romano de Occidente en 476, por ejemplo, y otros prefieren marcar su inicio desde el fracaso del emperador Justiniano I (527-565) en unificar los dos imperios en 565). 

Sin embargo, la mayoría de los historiadores coinciden en cuándo se produjo el colapso del Imperio Bizantino. Según la enciclopedia, ocurrió el martes 29 de mayo de 1453, cuando el sultán otomano Mehmed II conquistó Constantinopla.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados