¿Cómo los jóvenes estadounidenses influyeron en la campaña de vacunación contra la polio en los años 50?

La población adolescente protagonizaba un nuevo fenómeno social en Estados Unidos y estaba preparada para dar un impulso icónico a la vacunación contra la poliomielitis.

Publicado 28 de abr. de 2021 12:08 GMT-3
Vaccine Opposition History

Elvis Presley recibe una vacuna contra la polio, antes de la grabación del programa de Ed Sullivan en 1956.

Fotografía de Photograph via Associated Press

Era un sábado por la noche en Albion, una pequeña ciudad al este de Battle Creek, Míchigan, y los adolescentes hicieron fila para bailar en el gimnasio de la escuela.

¿El precio de la entrada? Un brazo al descubierto.

Era el año 1958 y esta no era una salida social ordinaria los sábados por la noche: anunciado como “Salk Hop”, solo estaba abierto a los jóvenes que deseaban recibir una inyección de la vacuna contra la polio desarrollada por Jonas Salk, o mostrar un comprobante de vacunación.

El baile fue parte de una acción en el marco de una campaña de cinco años contra la vacilación que había sobre la vacuna contra la poliomielitis. La iniciativa reunió el conocimiento científico de los expertos en salud pública con la energía, creatividad e incluso sexualidad florecientes de una nueva y poderosa presencia en la sociedad estadounidense: los adolescentes.  

Elvis Presley se encuentra con los pacientes de polio Beth Currier (14), izquierda, y Elaine Brockway (17) en California, mayo de 1957. Currier, en  una silla de ruedas, le entregó a Presley un álbum de recortes, hecho principalmente con su boca.

Fotografía de Photograph via Associated Press

La poliomielitis, una enfermedad infecciosa inducida por un virus que podría provocar parálisis, discapacidad e incluso la muerte, no se convirtió en un problema generalizado en los Estados Unidos hasta principios del siglo XX. Antes de esa fecha, los ciudadanos estaban expuestos regularmente al poliovirus a través del agua potable insalubre, lo que aumentaba su inmunidad natural. Las madres también transmiten inmunidad a sus hijos a través de la leche materna.

La modernización de los sistemas de alcantarillado y agua significó que menos personas estuvieran expuestas pero dejó a los niños vulnerables a la infección. Y el baby boom de finales de los 40 y principios de los 50 crearon las condiciones perfectas para la transmisión generalizada de la poliomielitis. De repente, la inmunidad dejó de ser un hecho y decenas de miles de casos, principalmente en niños, comenzaron a aparecer todos los veranos, posiblemente como un problema resultante de las fluctuaciones estacionales en los nuevos nacimientos.

El resultado fue el pánico, especialmente entre los padres. Las piscinas y los bebederos se cerraron todos los veranos para evitar la propagación del virus. Los adultos aterrorizados vieron a sus hijos una vez activos depender de muletas para sostener las extremidades debilitadas, o incluso enfrentar los pulmones de hierro para facilitar la respiración. Los brotes de poliomielitis se aceleraron a finales de los 40 y principios de los 50, alcanzando su punto máximo con casi 58.000 casos en 1952.

Luego se produjo un gran avance en la forma de la vacuna contra la polio de Salk, que fue aprobada en 1955. El número de casos se desplomó a medida que se vacunaba a más y más niños. Pero aunque los niños se alinearon para recibir la vacuna de Salk en unidades masivas, los adolescentes fueron decididamente más lentos en alinearse para recibir una inyección.

Casi indestructible

Parte del problema de los mensajes de vacunas para adolescentes se redujo a la terminología. Durante años, la gente se había referido a la poliomielitis como "parálisis infantil", lo que alimentaba la impresión de que los adolescentes y los adultos no estaban en riesgo. Luego estaba la incomodidad percibida del régimen de la vacuna de tres dosis y algunos temían las agujas o la vacuna en sí.

"Los adolescentes se sentían saludables, casi indestructibles", dice Stephen Mawdsley, historiador social y profesor de historia moderna de Estados Unidos en la Universidad de Bristol en Inglaterra. En realidad, eran todo lo contrario y para protegerse del virus, necesitaban la vacuna.

Pero las mismas fuerzas sociales que hicieron que los adolescentes se sintieran (erróneamente) más resistentes que sus contrapartes más jóvenes terminaron convirtiéndose en un arma secreta contra la polio.

Antes del cambio del siglo XX, los adolescentes no eran reconocidos como un grupo social propio. Los cambios posteriores en la sociedad estadounidense, incluido el auge del automóvil y la educación obligatoria que impidieron que los niños ingresaran temprano a la fuerza laboral, provocaron el reconocimiento de los adolescentes como un grupo demográfico distinto de los EE. UU. "Viven en un mundo maravilloso propio", decía una edición de LIFE de 1944 en un artículo dedicado a las adolescentes y sus modas.

En respuesta al retraso de la vacuna en los adolescentes, el Instituto Nacional de Parálisis Infantil, una organización sin fines de lucro contra la poliomielitis que distribuyó fondos recaudados por March of Dimes, reclutó directamente a ese grupo demográfico reacio. En 1954, la organización comenzó a invitar a grupos selectos de adolescentes a sus oficinas de Nueva York, a entrevistarlos sobre sus percepciones y reservas sobre las vacunas y a equiparlos con puntos de conversación para promover los Salk jabs en casa. 

Mawdsley dice que los adolescentes estaban motivados por experiencias personales con sobrevivientes y víctimas de polio, el deseo de apoyar las causas que les importaban y la búsqueda de empoderamiento social.

“Estaban en una etapa de la vida en la que querían que los adultos los respetaran”, dice.

Difusión sobre la poliomielitis

La guerra de adolescentes contra la poliomielitis adoptó varias formas. Si bien los funcionarios reclutaron ídolos adolescentes como Elvis Presley y Debbie Reynolds para difundir la palabra a través de campañas públicas de vacunación, los embajadores de las vacunas adolescentes se convirtieron en celebridades por derecho propio al participar en los esfuerzos de vacunación de base que a menudo resultaban con sus nombres y fotografías impresas. Ellos vendieron piruletas "Lick Polio" y "Shell Out for Polio" para recaudar fondos para March of Dimes y escribieron cartas apasionadas instando a la vacunación de adolescentes para las páginas editoriales de los periódicos locales. 

Los miembros de Teens Against Polio venden maní para donarlos a una campaña de vacunación en Tallahassee, Florida, 1956.

Fotografía de Photograph via State Archives of Florida

Incluso la libido de los adolescentes se aprovechó para el esfuerzo de la vacuna contra la polio. “Algunas de nosotras, las niñas, hemos hablado de no salir con compañeros a hacer ciertas actividades, si no se han puesto las vacunas contra la polio”. dijo Patty Hicks, presidenta nacional de Teens Against Polio, en 1958. La "morena vivaz y de ojos oscuros", como describió a Hicks en el Spokane Chronicle , animó a otras chicas a hacer lo mismo.

Hubo un lado oscuro en el impulso nacional para vacunar a los adolescentes estadounidenses: la discapacidad. Al comercializar la vacuna contra la polio esencialmente como una forma de mantenerse sano, estigmatizó a los supervivientes de la polio en el proceso.

Sin embargo, con el tiempo, el activismo de esos sobrevivientes ayudó a impulsar el movimiento por los derechos de las personas con discapacidad, que condujo a la década de 1990 la Ley de Estadounidenses con Discapacidades.

Aunque es difícil cuantificar cuánto efecto tuvo el activismo adolescente en la aceptación de la vacuna contra la polio, dice Mawdsley, su defensa ayudó a transformar las actitudes hacia el virus. “De repente, las vacunas no eran solo para adultos responsables o niños pequeños. Eran para adolescentes geniales". Como resultado, la aceptación de los adolescentes aumentó a fines de la década de 1950. 

Los avances en las vacunas contra la polio también ayudaron y una vacuna de dosis única menos costosa reemplazó a la vacuna Salk de tres inyecciones en la década de 1960. Desde 1979, no se han originado casos de polio en los Estados Unidos, y en 2016, solo hubo 42 casos de poliomielitis en todo el mundo. Si bien la pandemia del coronavirus, así como los conflictos en lugares como Afganistán y Pakistán, probablemente aumentaron las cifras de poliomielitis durante el 2020, la vacunación contra la poliomielitis ahora se considera estándar.

Han pasado más de 60 años desde que “Salk hops” arrasó la nación y ahora Estados Unidos se encuentra en otro impulso nacional de vacunación en la carrera por casos acérrimos de COVID-19. Pero la duda sobre la vacuna permanece en algunas poblaciones y, en un eco del impulso de vacunación contra la poliomielitis de mediados del siglo XX, la administración de Biden recientemente anunció que planea usar celebridades, atletas y redes sociales para dirigirse a los adolescentes elegibles para las vacunas contra el coronavirus.

Las cámaras de eco político, social y generacional alimentan las dudas sobre las vacunas. La “moda” de la vacunación entre los adolescentes de las décadas de 1950 y 1960 ofrece lecciones sobre cómo aprovechar esa insularidad en nombre de la salud pública. 

“Necesitamos identificar los grupos que dudan y reclutar dentro de sus filas, educarlos y enviarlos de regreso con mensajes para informarlos”, dice Mawdsley. "De lo contrario, no vamos a irrumpir".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados