Las marcas de violencia en estos restos óseos revelan la caída de un antiguo imperio nómada

El análisis de un cementerio de 2.000 años en Siberia proporciona una mirada única a los disturbios políticos más allá de la Gran Muralla de China.

Publicado 24 de septiembre de 2020 10:44 GMT-3
Los arqueólogos notaron una lesión en forma de diamante, probablemente de una punta de flecha, en ...

Los arqueólogos notaron una lesión en forma de diamante, probablemente de una punta de flecha, en el cráneo de un joven macho enterrado en Tunnug 1 en Siberia hace unos 2.000 años. Los investigadores creen que las lesiones físicas observadas en el cementerio Tunnug 1 pueden reflejar el caos interno en la estepa tras el colapso del imperio Xiongnu.

Fotografía de Trevor Wallace

El colapso de un antiguo imperio nómade puede haber desencadenado siglos de violencia en la estepa euroasiática y ahora los arqueólogos creen haber descubierto un cementerio de víctimas de este período poco conocido.

Durante los últimos cuatro años, un equipo de arqueólogos rusos y suizos ha excavado un kurgan, o cementerio, en la república rusa de Tuva, en el sur de Siberia. El kurgan, conocido como Tunnug 1, es uno de los primeros y más grandes construidos por los escitas, una cultura nómada que dominó la mayor parte de la estepa entre Europa y Asia desde aproximadamente el 1100 a.C.

Mientras los arqueólogos cavaban en el borde sur del montículo, encontraron una colección de entierros más recientes que datan del 100 al 400  d.C. Los investigadores no esperaban descubrir grandes sorpresas, solo lo consideraron como una buena oportunidad para observar más de cerca las dietas, las costumbres funerarias y la esperanza de vida de estos nómadas esteparios posteriores.

Pero cuando Marco Milella, arqueólogo de la Universidad de Berna en Suiza y sus colegas examinaron docenas de esqueletos de Tunnug 1, se sorprendieron. “Nunca había trabajado con una población esquelética caracterizada por tanta violencia”, dice Milella. “No fue del todo sorprendente al principio, pero luego encontramos otro y otro. Muchas de estas personas estuvieron expuestas a interacciones violentas...y la evidencia no fue solo en hombres adultos, sino también en niños”.

En un artículo publicado recientemente en el Journal of Physical Anthropology, Millela y sus colegas utilizan más de 100 lesiones esqueléticas para pintar una imagen de una sociedad esteparia inmersa en la violencia. De al menos 87 personas enterradas en el pequeño cementerio, más de 20 tenían signos de traumatismo en los huesos, incluidas marcas de cortes, agujeros hechos con puntas de flecha y de espada y golpes aplastantes. Las víctimas iban desde niños pequeños hasta una anciana, pero la mayoría eran preadolescentes y adultos. 

Una vista parcial del cementerio Tunnug 1 en la estepa siberiana. Los arqueólogos trabajaron hasta el otoño del 2019 con la esperanza de que el agua subterránea congelada facilitara las excavaciones. En cambio, tuvieron que bombear agua helada desde abajo de una gruesa capa de hielo para excavar el sitio.

Fotografía de Trevor Wallace

Un regreso al caos

Esta evidencia de violencia podría ayudar a explicar los eventos que tuvieron lugar lejos de las praderas del sur de Siberia. Las personas enterradas en el cementerio vivieron una época de cambios profundos. Unos siglos antes, la región era parte de un imperio de nómadas llamado Xiongnu, cuyas expediciones de merodeadores del este y del sur llevaron a los emperadores chinos a comenzar a construir la Gran Muralla China. Los escritores chinos de la época se maravillaron y despreciaron sus vecinos nómadas.

“Es su costumbre pastorear sus rebaños en tiempos de paz y ganarse la vida con la caza, pero en períodos de crisis toman las armas y emprenden expediciones de saqueo y merodeo. Esta parece ser su naturaleza innata”, escribió con desdén el historiador chino Sima Qian en el siglo I a. C., apenas cien años antes de los primeros entierros de Tunnug 1.

Cuando el imperio Xiongnu colapsó alrededor del 100 d.C, el caos arrasó la estepa. En lugar de atacar al naciente imperio chino, los guerreros de la región se enfrentaron entre sí. “Lo que vemos en esta muestra [Tunnug 1] es probablemente el declive de la estabilidad política en el área a raíz de la decadencia del Imperio Xiongnu”, dice el director de excavación Gino Caspari, arqueólogo de la Universidad de Berna.

Cinco puntas de flecha de hierro del Entierro 33 en el cementerio de Tunnug 1. Probablemente estaban almacenados en un carcaj y desde entonces se ha descompuesto durante milenios.

Fotografía de Trevor Wallace

"Violencia intencional repetida"

Mediante la datación por carbono de los huesos, los arqueólogos mostraron que los entierros de Tunnug 1 abarcaron siglos, comenzando alrededor del 100 d.C. Más que una sola batalla o masacre, parecen representar los resultados de redadas o combates a pequeña escala durante un largo período de tiempo.

“Esto sugiere una guerra interna, una represalia”, dice Christopher Knuesel, arqueólogo de la Universidad de Burdeos, que no participó en el estudio. Sin embargo, dice, se destaca la violencia prolífica, particularmente en un cementerio que estuvo en uso durante siglos.

“Es el tipo de cosas que normalmente se encuentran en las fosas comunes”, agrega Knuesel. "Tener esto con entierros individuales es una combinación muy inusual".

El número real de muertes violentas probablemente fue mucho mayor, ya que las lesiones pueden ser mortales sin dejar marcas en los huesos. Los bioarqueólogos, que se especializan en el análisis de restos de esqueletos antiguos, estiman que por cada esqueleto encontrado con daño visible, otros tres murieron de manera que no dejaron rastros en sus huesos. “Lo que observamos en el esqueleto es una subestimación: muchas lesiones no dejan rastro en el esqueleto”, dice Milella.

En realidad, los investigadores descubrieron puntas de flecha de hierro alojadas entre los huesos sin marcar de varios esqueletos de Tunnug 1, lo que sugiere que habían recibido disparos en el tejido blando y quedaron expuestos cuando la carne circundante se descompuso.

Los investigadores también descubrieron los restos de hombres y niños con cortes en la parte delantera de la columna cerca del cuello, pero sin heridas en los brazos y con la parte superior del cuerpo en posición de autodefensa. La combinación sugiere que los habían degollado, ya sea durante una ejecución sangrienta o como parte de una ceremonia violenta. “Es probable que al menos parte de estas características estén relacionadas con asesinatos ritualizados”, dice Milella.

Un hombre de mediana edad fue enterrado en Tunnug 1 entre el 100 y el 300 d. C. Una investigación posterior determinó que tenía marcas de cortes en las vértebras. Una vasija de hierro y otra de cerámica enterradas a su lado habrían contenido ofrendas de comida para el más allá.

Fotografía de Trevor Wallace

"No eran solo brutos"

La violencia puede haber sido un lugar común entre estos nómadas esteparios, pero las excavaciones anteriores han demostrado que también eran compasivos. Excavando en un sitio similar en Tuva en la década de 1990, Eileen Murphy, arqueóloga de la Queen's University en Belfast, Irlanda, también descubrió indicios de trauma y de violencia en muchos esqueletos. Pero, dice, los restos que se destacaron fueron los de personas que recibieron cuidados de larga duración.

“Hubo mucha evidencia de que las personas con discapacidades en la infancia sobrevivieron hasta la edad adulta”, dice Murphy, quien no participó en el estudio actual. “Hay un aspecto cariñoso en la gente de las estepas. "No eran solo brutos".

El hecho de que grupos posteriores todavía dejaran a sus muertos para descansar en un túmulo funerario escita construido 1.000 años antes también "habla de una cierta continuidad", observa Milella. “El propio kurgan se usó con fines funerarios en todo momento. Es probable que sea un lugar especial y simbólico. Es fascinante si piensas en el lapso de tiempo involucrado".

Un chamán Tuva hace ofrendas y pide ayuda a los antepasados en la apertura de la temporada de excavación en Tunnug 1 en el 2019. Los tuvinianos locales generalmente tienen una mezcla de creencias animistas y budistas.

Fotografía de Trevor Wallace

Y durante el lapso de tiempo de los entierros de Tunnug 1, en los primeros siglos d.C., el colapso del imperio Xiongnu creó poderosas ondas que alcanzaron otros imperios tanto en Asia como en Europa. A medio mundo de distancia, los escritores romanos registraron tribus guerreras que emergieron de Asia Central casi al mismo tiempo. El ataque de godos, alanos y hunos presionando hacia el oeste finalmente empujó al Imperio Romano al punto del colapso.

Los nuevos descubrimientos de violencia en Tunnug 1 pueden proporcionar un motivo plausible para las migraciones nómadas. “En los siglos III y IV hay movimientos de personas por todas partes”, dice Knuesel. "Quizás una de las razones por las que vienen arrasando desde las estepas es que el lugar donde se encuentran es muy inestable".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados