Historia y Cultura

Cómo Mahatma Gandhi cambió las protestas políticas

Su resistencia pacífica ayudó a dar por finalizado el dominio británico en la India y ha influenciado los movimientos civiles de desobediencia modernos de todo el mundo.miércoles, 2 de octubre de 2019

Por Erin Blakemore
Ampliamente conocido como Mahatma, que significa alma grande o santo en sánscrito, Gandhi ayudó a que la India alcanzara su independencia mediante una filosofía pacífica y de no cooperación.

Se lo ha llamado “padre de la India” y “gran alma con ropa de mendigo". Su enfoque pacifista respecto del cambio político ayudó a la India a alcanzar su independencia luego de casi un siglo de dominio colonial británico. Un hombre frágil con voluntad de hierro sentó las bases de los futuros movimientos sociales de todo el mundo. Era Mahatma Gandhi, y sigue siendo una de las figuras más veneradas de la historia moderna. 

Nacido como Mohandas Gandhi en Gujarat, India, en 1869, formó parte de una familia de elite. Luego de un periodo de rebeldía adolescente, dejó la India para estudiar derecho en Londres. Antes de viajar, le prometió a su madre que nuevamente se abstendría del sexo, la carne y el alcohol en un intento por volver a adoptar la moral hindú estricta.

Un retrato del joven Gandhi.

En 1893, a los 24 años, el recientemente abogado se mudó a la colonia británica de Natal en África sudoriental para ejercer la profesión. Natal fue el hogar de miles de indios cuyo trabajo había ayudado a construir su fortuna, pero la colonia fomentó la discriminación formal e informal contra las personas con ascendencia hindú. Gandhi se sorprendió cuando lo tiraron de los vagones de tren, le dieron una paliza por utilizar sendas peatonales o lo separaron de los pasajeros europeos en los carruajes.

En 1984, Natal privó a todos los indios de la posibilidad de votar. Gandhi organizó la resistencia india, luchó en los tribunales contra las leyes anti-indios y lideró grandes protestas contra el gobierno colonial. En todo este trayecto, desarrolló una figura y una filosofía pública pacífica, centrada en la verdad y de no cooperación denominada Satyagraha.

Gandhi llevó a Satyagraha a India en 1915, y pronto fue elegido para el partido político del congreso nacional. Comenzó a luchar por lograr la independencia del Reino Unido y organizó la resistencia contra una ley de 1919 que le daba a las autoridades británicas carta blanca para encarcelar a presuntos revolucionarios sin juicio previo. El Reino Unido respondió brutalmente a la resistencia, asesinando a 400 manifestantes desarmados en la masacre Amritsar.
 

Gandhi ahondó los esfuerzos para obtener un gobierno local, alentando el boicoteo de las mercaderías británicas y organizando protestas multitudinarias. En 1930, comenzó una masiva campaña satyagraha contra una ley británica que obligaba a los indios a comprar sal británica en vez de producirla localmente. Gandhi organizó una protesta y marcha de 387 kilómetros hacia la costa oeste de Gujarat, donde él y sus acólitos recolectaron sal de las costas del mar Arábigo. En respuesta a esto, gran Bretaña encarceló a más de 600.000 manifestantes pacíficos y, sin darse cuenta, generó aún más apoyo para un gobierno local.

Niños en Rajkot, Gujarat, donde Gandhi pasó gran parte de su niñez, vestidos como el legendario activista para celebrar lo que hubiese sido su 144° cumpleaños en 2013. Este año sería el 150° cumpleaños de Gandhi.

Para ese entonces, Gandhi se había convertido en un ícono nacional, y era ampliamente conocido como Mahatma, que en sánscrito significa alma grande o santo. Encarcelado por un año debido a la Marcha de la Sal, se volvió más influyente que antes. Protestó contra la discriminación de los “intocables”, la casta más baja de la India, y negoció, sin éxito, a favor de un gobierno local indio. Decidido, comenzó el movimiento Quit India, una campaña para que Gran Bretaña se retirara voluntariamente de la India durante la Segunda Guerra Mundial. Gran Bretaña se rehusó y lo arrestó nuevamente.

Grandes manifestaciones siguieron este hecho y, a pesar de que las autoridades británicas arrestaron a 100.000 partidarios del gobierno local, la balanza finalmente se inclinó a favor de la independencia de la India. Un débil Gandhi fue liberado de prisión en 1944 y Gran Bretaña comenzó, por fin, a hacer planes para retirarse del subcontinente indio. Era un sabor agridulce para Gandhi, quien se oponía a la división de India, e intentaba aplacar la animosidad hindú-musulmana y los disturbios letales en 1947.

Gandhi no vivió para ver una India independiente; un extremista hindú lo asesinó el 30 de enero de 1948. Más de 1,5 millones de personas marcharon en su multitudinario cortejo fúnebre.

Austero e inquebrantable, Gandhi cambió la cara de la desobediencia civil en todo el mundo. Martin Luther King, Jr. hizo uso de estas tácticas para el Movimiento de Derechos Civiles, y el Dalai Lama se inspiró en las enseñanzas de Gandhi que todavía son pregonadas por aquellos que buscan lograr un cambio sin incitar a la violencia.

Pero, aunque su legado todavía sigue vivo, algunas personas se preguntan si debería ser venerado. Entre los indios hindús, sigue siendo una figura polémica dada su aceptación de los musulmanes. Otros se preguntan si hizo lo suficiente para cuestionar el sistema de castas indio. También se lo ha criticado por apoyar la segregación racial entre los sudafricanos blancos y negros, y hacer comentarios despectivos de las personas de color. Y aunque apoyó la lucha por los derechos de las mujeres, también se opuso a los anticonceptivos e invitó a las mujeres jóvenes a que durmieran desnudas para probar su autocontrol sexual.

Mohandas Gandhi, el hombre, era un ser humano complejo y con defectos. Sin embargo, Mahatma Gandhi, la figura pública, dejó una huella imborrable en la historia de la India y en el ejercicio de la desobediencia civil en todo el mundo. “Después de que me vaya, nadie podrá representarme completamente”, dijo. “Pero un poco de mi vivirá en muchos de ustedes. Si cada uno antepone la causa a sus intereses, en gran medida, el vacío se llenará”. 
 

Seguir leyendo