Historia y Cultura

Revelan más de 800 tumbas egipcias en un antiguo cementerio

Este conjunto de tumbas de 4.000 años, descrito por primera vez, representa uno de los conjuntos de sepultura más grandes del Imperio Medio.Friday, September 14, 2018

Por Maya Wei-Haas
La gran colección de sepulturas antiguas de Lisht en Egipto podría ofrecer conocimientos sobre la vida y la muerte de unos 4000 años atrás durante el Imperio Medio.

Durante miles de años, una necrópolis permaneció escondida debajo del desierto cerca de la aldea de Lisht en Egipto, al sur de Al Ayyat. El antiguo cementerio, ubicado en los límites del Sahara, no es ningún secreto; hoy, un par de pirámides se elevan en el paisaje al norte y al sur de la zona de sepulturas.

Sin embargo, muchas de las tumbas antiguas del lugar han permanecido ocultas durante un largo tiempo bajo muchos metros de arena... hasta ahora.

En solo una temporada de campo, una expedición conjunta de la University of Alabama [Universidad de Alabama] de Birmingham y el Ministerio de Antigüedades de Egipto trazó un mapa de la abrumadora cantidad de 802 tumbas en Lisht. Estas tumbas descritas recientemente datan de aproximadamente 4000 años y eran desconocidas para los egipcios, según un anuncio de Khaled El-Enany, ministro de Antigüedades, y Mostafa Waziry, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades.

“Lo que tenemos en el área es uno de los corpus más grandes de tumbas del Imperio Medio de todo el país de Egipto”, expresa la arqueóloga Sarah Parcak, exploradora de National Geographic y profesora de la University of Alabama de Birmingham, quien codirigió la expedición con Adel Okasha, director de la región de las pirámides.

A pesar de que las tumbas habían sido saqueadas en gran medida antes de que la expedición comenzara a trabajar, ofrecen mucha información sobre la vida de las personas que alguna vez trajinaron por la antigua ciudad cercana, que se cree que fue la capital del Imperio Medio, Itj-Tawy.

Riquezas del Imperio Medio

El Imperio Medio, que se extiende aproximadamente del 2030 al 1650 a. C., es un período marcado por un arte y una cultura florecientes. “Se ve un florecimiento durante el Imperio Medio”, indica Parcak.

Mucho de lo que sabíamos hasta ahora sobre Lisht durante este período proviene de las grandes excavaciones realizadas desde comienzos de la década de 1900 por parte de los investigadores del Metropolitan Museum of Art (Museo Metropolitano de Arte). Conforme a la política del museo, la curadora del Met Adela Oppenheim se negó a hacer comentarios directos sobre la nueva investigación. Pero destaca que los artefactos de este período parecen reflejar una gran consciencia de la condición humana, que es parte de lo que hace que el Imperio Medio sea tan fascinante.

Ver galería

Los equipos del Met han centrado sus esfuerzos principalmente en la documentación y el mapeo de las dos pirámides, construidas para los reyes Amenemhat I y Sesostris I, así como de las tumbas aledañas de la realeza. Pero aún hay mucho más que aprender del resto de los lugares de descanso de la zona.

“En esta área, realmente no hay muchas tumbas que se conozcan, excepto por las tumbas de la realeza”, comenta Kathryn Bard, arqueóloga de la Boston University [Universidad de Boston] que no participó en el trabajo. “Por eso este cementerio es importante”.

Red bajo tierra

El trabajo más reciente comenzó en 2014 cuando Parcak y sus colegas notaron evidencias de fosos de saqueo en imágenes satelitales de alta resolución. En las imágenes, los hoyos oscuros se multiplicaron desde 2009 hasta 2013. Sin embargo, Parcak advierte que, desde el cielo, el equipo no podía estar seguro hacia dónde se dirigían los pozos.

Desde entonces, el trabajo en el territorio, que fue parcialmente financiado por National Geographic, reveló que muchos de estos fosos llevaban a tumbas. En cada lugar, el equipo documentó cuidadosamente características de las tumbas mediante la recopilación de fotografías y coordenadas de GPS para integrar una base de datos de la región.

Muchas tumbas de pozo tenían espacio para hasta ocho sepulturas, lo que significa que el sistema entrelazado de tanatorio probablemente albergó como mínimo a 4000 individuos en la otra vida.

“Usaban todo el espacio al que podían llegar”, explica Parcak, quien compara el compacto sistema de tumbas con los túneles sinuosos de las madrigueras de conejos. “Muchos podrían haber sido reutilizados por familiares, nietos, bisnietos o primos terceros”.

Fragmentos de información

Para cuando los investigadores llegaron al territorio, los saqueadores habían vaciado la mayoría de las tumbas. El trabajo de Parcak sugirió anteriormente que los saqueos se intensificaron en Egipto durante la inestabilidad económica que siguió a la recesión de 2009 y a la revolución de 2011. Lisht pareció no ser la excepción.

Pero Bard y otros egiptólogos creen que aún hay información que se puede recolectar.

“Creo que fue un buen primer paso”, expresa Mark Lehner, director de Ancient Egypt Research Associates, sobre los esfuerzos de mapeo y documentación. Trozos de cerámica, fragmentos de murales, restos humanos y hasta las estructuras de las tumbas pueden ayudar a los investigadores a obtener más información sobre la salud, la condición económica y las prácticas mortuorias de las personas que una vez vivieron en la capital.

“Para mí, aquí es donde realmente se encuentra el valor de este trabajo”, expresa Parcak. Añade que estos hallazgos recientes se limitan a la parte sur del área, y que el equipo espera poder continuar el trabajo en las regiones del norte la próxima temporada.

“Al igual que todas estas otras áreas de Egipto”, comenta, “hay mucho más por mapear y descubrir”.