Historia y Cultura

Los múltiples colores del matrimonio

Los casamientos entre diferentes razas y etnias se han vuelto más frecuentes y han sido más aceptados en estos 50 años desde el fallo de la Corte Suprema de los EE. UU. que marcó un hito. Jueves, 3 Mayo

Por Patricia Edmonds
Fotografías de Wayne Lawrence

Esta historia forma parte de La Edición La Raza, un número especial de National Geographic que explora de qué manera la raza nos define, nos aleja y nos une.

Halil le propuso matrimonio a Jade escribiendo ¿QUIERES CASARTE CONMIGO? en la arena en una playa. Ambos querían una boda pequeña, frugal. Jade lució un vestido de Rent the Runway para el pronunciamiento de sus votos, al que asistieron como testigos unos pocos amigos, en la Oficina de Registro Municipal de Manhattan.

Jade Calliste-Edgar es una mujer afroamericana que se crió en Florida. Halil Binici es un hombre turco que se crió en Estambul. Ambos, de 23 años, viven en la ciudad de Nueva York, en donde Halil trabaja como camarógrafo y Jade asiste a la escuela de posgrado en la que estudia para ser consejera de salud mental. Durante dos días en el otoño de 2017, ellos fueron una de las numerosas parejas de raza o etnia mixta que se unieron en matrimonio en la Manhattan marriage bureau (Oficina de Matrimonios de Manhattan), luego, posaron felices para el fotógrafo de National Geographic Wayne Lawrence.

Jade y Halil también son parte de un cambio cultural. Según un análisis de datos del Census Bureau (Oficina del Censo) realizado por Pew Research Center (Centro de Investigaciones Pew), en 2015 el 17 % de los recién casados en los EE. UU. tenía un cónyuge de una raza o etnia diferente. Eso representa un aumento aproximado de cinco veces desde 1967, cuando el fallo de la Corte Suprema de los EE. UU. en el caso Loving contra Virginia legalizó el matrimonio interracial. Para decirlo de manera sencilla, “los estadounidenses se han vuelto más tolerantes a los matrimonios entre cónyuges de diferentes razas y etnias”, informó Pew.

La decisión de Loving invalidó las leyes federales que prohibían el matrimonio interracial que, en ese momento, regían en 17 de los 50 estados. Cambiar la ley fue un comienzo, pero “no hizo necesariamente nada para cambiar la forma de pensar de las personas”, dice el profesor de leyes de Syracuse University, Kevin Noble Maillard, quien escribe seguido sobre matrimonios interraciales.

Maillard propone que la creciente aprobación de los matrimonios interraciales en los últimos 50 años (y de los matrimonios entre personas del mismo sexo en los últimos doce años) se vio influenciada por el cambio en las normas sociales, y por la validación pública y mediática. Las parejas de razas o etnias diferentes no son algo nuevo, aclara él: “Pero es muy diferente cuando existe un reconocimiento público de estas relaciones y cuando se vuelven representaciones de las familias comunes, cuando son las personas que aparecen en los comerciales de Cheerios”.

Jade dice que ella y Halil no han sufrido hostilidad manifiesta al salir juntos, aunque, a veces, se encuentran con miradas desaprobatorias o insultos por lo bajo. Ambos sienten que al ser una pareja ellos promueven principios importantes: “Somos todos seres humanos y no hay nada inherentemente diferente entre nosotros”.

Es el punto del meme que ambos postearon en Facebook poco antes de casarse. Son dos fotos, una al lado de la otra. La primera muestra dos huevos, uno de color y otro blanco. La segunda muestra los huevos cascados en una sartén, que se parecen mucho. El epígrafe: “¡Ya lo entenderás, Estados Unidos!”

Seguir leyendo