Historia y Cultura

Encuentran esqueletos entrelazados en una zona de entierro pre-azteca

Se trata de diez esqueletos en total, entre niños y adultos, que quedaron dispuestos en forma circular. Martes, 6 Febrero

Por Sarah Gibbens

 

Recientemente, se han encontrado un total de diez esqueletos en un sitio arqueológico llamado Tlalpan, al sur de Ciudad de México. Se trataría tanto de adultos, como de niños y un bebé.

Actualmente, el sitio del descubrimiento se encuentra enclavado en medio de una bulliciosa zona urbana. Fuentes informativas locales informaron que el sitio de entierro se encontraba oculto debajo de un edificio que, en la actualidad, contiene aulas y dormitorios de sacerdotes, aunque los restos tienen cerca de 2400 años de antigüedad.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México declararon que es posible que los restos óseos hayan formado parte de un ritual de entierro.

Esta declaración surge a raíz de la disposición circular en que se encontraban los restos, cada uno de ellos colocados de costado y con los brazos entrelazados.

Un video grabado en la escena por funcionarios del instituto muestra restos humanos casi intactos que asoman del suelo.

En función de las primeras observaciones, los arqueólogos pudieron notar que al menos dos de los esqueletos mostraban ciertas modificaciones en el cráneo que parecían intencionales. Algunos de sus dientes también parecían haber sido alterados intencionalmente.

Entre los esqueletos se encontraron también cajetes, un tipo de vasija de arcilla, y tecomates, recipientes redondeados con pequeñas aberturas circulares.

Según declara el instituto, no queda claro si las muertes fueron por causas naturales o intencionales.

EL PERÍODO PRECLÁSICO

El sitio de entierro data de una era que los arqueólogos denominan período preclásico de México.

Es mucho más antiguo que el Imperio Azteca, que no prosperó sino hasta principios del siglo XVI. Antes de que los aztecas dominaran la región, reinaba en la zona una civilización asentada en torno a la ciudad de Teotihuacán, que empezó a desaparecer alrededor del siglo VII.

Los arqueólogos que investigan la historia de México no están acostumbrados a encontrar sitios de entierro sorprendentes. En 2011, los excavadores encontraron huesos que mostraban evidencia de canibalismo en el norte de México, y en 2013 se descubrieron más de 150 cráneos asociados con una ceremonia de sacrificio.

La aldea a la que pertenece este sitio de entierro data del período preclásico y fue encontrada en el año 2006. Desde entonces, el instituto arqueológico realiza activas excavaciones en la zona.

RESISTENCIA Y DESAPARICIÓN

En una entrevista realizada al instituto, la arqueóloga a cargo de la excavación, Jimena Rivera Escamilla, indicó que la aldea asociada con el sitio de entierro podría haber durado cerca de 500 años.

Esto la sitúa en medio de dos etapas principales en la historia reciente de México: la fase de Ticomán, que se extendió del 400 al 200 a. C., y la fase Zacatenco, que data del 700 al 400 a. C. y se encuentra entre las primeras civilizaciones importantes registradas en el país.

Los arqueólogos creen que los asentamientos humanos en la región durante ese período se caracterizaban por la caza y la recolección.

Christopher Morehart, un arqueólogo de la Universidad Estatal de Arizona, afirma que sus colegas no llegaron a un acuerdo respecto del motivo por el que algunas de las primeras civilizaciones de México parecen haber desaparecido tan rápido. Una de las causas se atribuye a los volcanes activos que rodean la zona.

De acuerdo con Escamilla, este nuevo hallazgo ayudará a los arqueólogos a definir algunos de los primeros aspectos de la sociedad mexicana.

Seguir leyendo