Historia y Cultura

Isla perdida de la Antigua Grecia descubierta en el Mar Egeo

Los arqueólogos piensan que pueden haber encontrado la ciudad de Kane, centro de una importante batalla entre Atenas y Esparta durante la guerra del Peloponeso. Lunes, 8 Enero

Por Nick Romeo

Un equipo internacional de arqueólogos y geofísicos creen que han descubierto una isla perdida en el este del Mar Egeo que una vez albergó a la antigua ciudad de Kane.

La isla, mencionada por el antiguo historiador griego Jenofonte, es famosa por su proximidad a la batalla naval de Arginusas del 406 a. C., en la cual los atenienses derrotaron a los espartanos cerca del final de la guerra del Peloponeso.

Las islas Arginusas, que ahora se llaman islas Garip, yacen solo a unos cientos de yardas de la costa de Turquía. Las antiguas fuentes históricas hacen referencia a tres islas Arginusas, pero la ubicación exacta de la tercera no ha quedado clara durante mucho tiempo.

Los investigadores perforaron el suelo y utilizaron evidencia geológica para revelar que lo que ahora es una península una vez fue una isla. En algún punto antes del final de la Edad Media, se formó un puente terrestre entre la isla y la costa. Un mapa otomano del siglo 16 muestra que la isla ya se había convertido en una península en ese momento.

Parece que la isla puede haber estado conectada con el continente mediante depósitos que se formaron en un estrecho canal natural, posiblemente como resultado de terremotos o la erosión de los campos agrícolas del continente.

Los científicos planifican determinar la antigüedad de las capas geológicas utilizando datación por radiocarbono, lo cual les ayudará a comprender mejor cómo sucedió esto, afirma Felix Pirson, Director del Instituto Arqueológico Alemán en Estambul.

Además, los arqueólogos encontraron cerca los restos sumergidos de un puerto antiguo del periodo helenístico (del 323 a. C. al 31 a. C.), otro indicio de que la península una vez fue una isla.

Historia turbulenta

Aunque Kane solo fue una pequeña ciudad en la antigüedad, ocupó un lugar en una ruta estratégica de comercio marítimo que se extiende desde el Mar Negro a lo largo de la costa sur de Turquía, con un gran puerto en el cual los barcos podían refugiarse de las tormentas.

Investigaciones anteriores descubrieron alfarería en la isla que sugirió la existencia de rutas comerciales; ahora ciertos microorganismos nativos del Mar Negro que probablemente fueron trasladados en botes hacia el puerto cercano de Elaia ofrecen evidencia adicional de las redes comerciales.

La arqueología clásica se ha vuelto mucho más compleja que, digamos, hace 20 años, afirma Pirson. Ahora podemos incorporar muchas técnicas más sutiles para el estudio de las influencias ambientales.

Batalla histórica

La batalla de las Arginusas significó una victoria agridulce para los atenienses. A pensar de derrotar a los espartanos, poco después una tormenta imposibilitó el rescate de los atenienses cuyos barcos habían sido destruidos. Cuando los generales atenienses victoriosos regresaron a casa, los ciudadanos votaron por ejecutarlos por no rescatar a estos soldados.

Eso destruyó la confianza de los comandantes atenienses y llevó de forma indirecta a una completa derrota un año después, afirma Barry Strauss, que estudia historia antigua en la Universidad de Cornell.

La venganza de los atenienses en última instancia contribuyó a su caída, concuerda Paul Cartledge de la Universidad de Cambridge. La Atenas democrática logró arrebatar la derrota de las fauces de la victoria al llevar a juicio a los ocho almirantes que habían ganado la batalla para luego condenarlos a muerte de forma ilegal.

Es poco probable que alguno de los naufragios de madera de la batalla de las Arginusas hubiese sobrevivido, pero investigaciones futuras apuntarán al establecimiento de una línea de tiempo de los centros perforados y combinarán estos datos con fuentes históricas para comprender mejor las redes marítimas de la región más amplia.

Nick Romeo is un escritor y frecuente contribuidor de National Geographic. 

Artículo publicado el 20 de noviembre de 2015.

Seguir leyendo