Tiempos de pandemia: cómo los mariachis fueron afectados por la crisis sanitaria de la COVID-19 en México

El fotógrafo y explorador de National Geographic Rubén Salgado Escudero retrató la realidad que están viviendo estos representantes de la cultura local en la Ciudad de México, durante la crisis sanitaria.

Wednesday, September 16, 2020,
Por Redacción National Geographic
Fotografías de Rubén Salgado Escudero
Mariachi toca su instrumento en medio de la soledad de la Plaza Garibaldi durante la pandemia ...

Mariachi toca su instrumento en medio de la soledad de la Plaza Garibaldi durante la pandemia de la COVID-19.

(Instagram: @rubensalgadoescudero)

Fotografía de Rubén Salgado Escudero

Probablemente, sean pocos los sectores que no se hayan visto afectados por la pandemia del coronavirus de alguna u otra manera. Sin embargo, desde distintos lugares de América Latina, fotógrafos y periodistas que comparten sus historias gracias al Fondo de Emergencia por COVID-19 para Periodistas de National Geographic Society reflejan cómo la situación de emergencia sanitaria afecta, particularmente, de manera económica a aquellas personas que tienen trabajos informales y dependen de una paga diaria.

En México, los mariachis tampoco han quedado exentos de esta situación. Cual testigo oportuno de esta realidad, el fotógrafo español y explorador de National Geographic Rubén Salgado Escudero (Instagram: @rubensalgadoescudero), ha retratado cómo estas figuras emblemáticas de la idiosincrasia mexicana hacen frente a la pandemia y buscan nuevas oportunidades para hacer prevalecer su legado cultural.

Mónica Rivera Zuñiga es madre de dos hijos y mariachi de tercera generación. Su madre, con quien vive, es enfermera y le ha advertido que se quede en casa. "Me quedé en casa durante dos semanas, pero vi que todos mis colegas seguían saliendo y decidí que valía la pena el riesgo por los ingresos", le aseguró al fotógrafo Rubén Salgado Escudero.

(Instagram: @rubensalgadoescudero)

Fotografía de Rubén Salgado Escudero

“Me mudé a Ciudad de México en octubre del año pasado, meses antes de que arrancara la pandemia. Siempre me ha interesado la cultura mariachi, su música y su historia. Vivo muy cerca de la Plaza Garibaldi que es la ‘Meca del Mariachi’, a donde los mariachis han ido históricamente a buscar clientes, a cantar o a tocar. (…) Cuando salía a la calle y pasaba por allí me daba cuenta que estaba siempre vacía o que había mariachis pero sin nada qué hacer”, relata Salgado Escudero.

En este contexto y cuidando siempre las medidas de prevención y distancia, entre los meses de abril y junio de 2020, el fotógrafo se acercó a ellos para conocer sus historias y entender cómo la pandemia los estaba afectando. “Son trabajadores del día a día, si no salen a la calle no ganan dinero y si no trabajan ese día difícilmente van a poder poner comida en la mesa para sus familias”, sentencia.

Como no podían trabajar de manera convencional, el explorador cuenta que se han organizado iniciativas para intentar encontrarle una salida momentánea a la situación. Por un lado, “se han organizado eventos o días especiales en los que la gente puede ir a la Plaza Garibaldi y dejar comida, otros elementos básicos como papel higiénico, o donaciones para que los mariachis puedan subsistir”, comenta.

 

Pero también se ha gestado un servicio virtual para ayudarlos a reunir ingresos. “Con un grupo de jóvenes, surgió una iniciativa llamada ‘Salvemos al Mariachi’. Hemos creado una plataforma en la que gente de todas partes del mundo puede solicitar canciones personalizadas y dedicarlas a otro ser querido. Cada semana convocamos a grupos de músicos para grabar videos 360 con estas canciones. Todo el dinero recaudado es compartido y repartido por todos los mariachis que están inscriptos en el grupo”, explica Salgado Escudero.

Asimismo, el fotógrafo también cuenta que se han contratado servicios de mariachis para funerales: “Esa es otra situación en la que están en alto riesgo, sobre todo si esos funerales son de pacientes o de gente que ha muerto por el COVID-19”.

Reconocidos por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, la figura del mariachi no es solo un ícono musical, sino parte importante de las tradiciones mexicanas, su identidad y carácter. A través de su arte, ellos expresan el amor, el dolor, la nostalgia y la alegría de un pueblo. En contextos tan complejos como el actual, cuidarlos a ellos es también hacer prevalecer la cultura local.

Seguir leyendo