Regreso a la Luna: el Artemis I finalmente fue lanzado

Después de salidas en falso y retrasos por cuestiones climáticas, el cohete más poderoso de la NASA despegó con éxito. La nave espacial sin tripulación Orion ahora se embarca en una misión de cuatro semanas.

Por Michael Greshko
Publicado 22 nov 2022 10:30 GMT-3
MM9498_221116_00325

La misión Artemis I despega del Centro Espacial Kennedy de la NASA y envía una nueva nave espacial en un vuelo de prueba sin tripulación a la Luna.

Fotografía de Dan Winters National Geographic

En las horas previas al amanecer en el Centro Espacial Kennedy de la NASA, el brillo plateado de la media Luna fue eclipsado brevemente por una luz artificial. A la 1:47 am (en la zona horaria de la costa este de EE UU) del 16 de noviembre, el cohete más poderoso jamás lanzado atravesó el denso aire de la noche de Florida. 

La máquina voladora de 30 pisos, conocida como Space Launch System (SLS, por sus siglas en inglés), despegó sobre una llama de escape cegadoramente brillante que iluminó a la multitud de espectadores.

Después del relámpago, vino el trueno. Las ondas de choque de los 4 millones de kilos de empuje del cohete, equivalentes a 31 aviones jumbo, sacudieron el pecho de los espectadores a más de cinco kilómetros de distancia. Menos de ocho minutos después del despegue, el cohete crepitante (con una aceleración de más de 27 000 kilómetros por hora) era solo un punto en la distancia.

“Me encanta cuando se convierte en una estrella”, exclamó la astronauta de la NASA Christina Koch, al observar desde el césped frente al reloj de cuenta regresiva del complejo de lanzamiento. “Increíble”, murmuró Jacob Bleacher, científico jefe de exploración de la agencia espacial.

El lanzamiento inaugural del cohete más nuevo de la NASA envió a la nave espacial Orion, una pastilla de goma metálica dos veces más grande que una minivan, en la primera etapa de un viaje de cuatro semanas a la Luna y de regreso. Lleno de experimentos científicos e instrumentos destinados a monitorear el vuelo, Orion ahora se probará rigurosamente para certificar la nave espacial para futuras misiones tripuladas.

Fotografía de Dan Winters National Geographic, National Geographic

“Lo que han hecho hoy inspirará a las generaciones venideras”, afirmó a su equipo el director de lanzamiento de la misión, Charlie Blackwell-Thompson, poco después del despegue. “Cuanto más dura sea la subida, mejor será la vista. Le mostramos a la Costa Espacial esta noche qué hermosa vista tiene”.

La misión no tripulada, conocida como Artemis I, es un paso crítico en la campaña de la NASA para llevar humanos a la Luna por primera vez en más de 50 añosSi todo sale según lo planeado, los primeros astronautas aterrizarán en la superficie lunar en 2025, seguidos de una serie de misiones para establecer una presencia sostenida. 

Entre los primeros astronautas que la NASA envíe a la superficie, la agencia espacial ha prometido que estará la primera mujer y la primera persona negra. “Regresaremos a la Luna para vivir y aprender para poder ir a Marte”, sostiene el administrador de la NASA, Bill Nelson. “Esa es la próxima gran aventura”.

Artemis I, el primer vuelo lunar del programa, durará casi 26 días. Eso es un poco más largo de lo que Orion fue diseñado para volar con tripulación a bordo. La NASA estima que existe un riesgo de 1 en 125 de perder la nave espacial mientras está en el aire. Los escombros podrían golpear el vehículo. Sus sistemas pueden sufrir fallas. Y el escudo térmico de Orion debe soportar el descenso a la Tierra a una velocidad vertiginosa de 40 000 kilómetros por hora.

“Esto es pasar la primera página de un nuevo capítulo de exploración espacial”, afirma Bleacher. “Todo lo que hagamos de aquí en adelante se basará en este lanzamiento. Artemis I nos dará los datos que nos proporcionarán la confianza para enviar a nuestros amigos, nuestros astronautas, allá afuera”.

Un nuevo programa lunar

El lanzamiento de Artemis I marcó un final dramático a meses de paradas y arranques para el programa, que se estima que costará 93 mil millones de dolares hasta 2025 y ya ha tenido que superar más de una década de problemas técnicos, demoras y costos excesivos en sus esfuerzos por llegar a la Luna.

Un intento de lanzamiento repleto de VIP el 29 de agosto, con la asistencia de la vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, fue cancelado debido a retrasos climáticos, un sensor de temperatura que funcionaba mal y una fuga de combustible de hidrógeno. Otro intento en septiembre terminó con fugas excesivas de hidrógeno que requirieron reparaciones. Luego vino el huracán Ian, de categoría 4, cuya llegada a tierra a fines de septiembre obligó a la NASA a retirarse.

Después de hacer rodar el cohete de regreso al edificio de ensamblaje de vehículos (VAB) para su mantenimiento y luego de llevarlo de regreso a la plataforma de lanzamiento a principios de noviembre, un proceso lento y meticuloso, la NASA tuvo que lidiar con otra tormenta, el huracán Nicole, de categoría 1, un ciclón poco común que en noviembre tocó la tierra aproximadamente a 113 kilómetros al sur del Centro Espacial Kennedy. El cohete soportó ráfagas de viento cercanas a los 160 kilómetros por hora, lo que causó daños menores al sellador externo cerca de la parte superior del vehículo. Después de múltiples inspecciones, la NASA autorizó el lanzamiento.

El cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS, por sus siglas en inglés) de la NASA ilumina el cielo brumoso con el reloj de cuenta regresiva en el Centro Espacial Kennedy visible en primer plano. 

Fotografía de Dan Winters National Geographic

Sin embargo, apenas unas horas antes del vuelo, apareció otra fuga problemática de combustible de hidrógeno. Con el cohete lleno de combustible, la NASA envió una tripulación a la plataforma de lanzamiento para apretar a mano los pernos de la válvula con fugas. “El cohete está vivo. Está crujiendo. Está haciendo ruidos de ventilación. Da bastante miedo”, dijo Trent Annis, uno de los técnicos que trabajó en la reparación, después del lanzamiento. “Mi corazón latía con fuerza, mis nervios me consumían, pero sí, nos presentamos hoy”.

La reparación no planificada condujo a un retraso final en el cronograma antes de que Artemis I finalmente escapara de las ataduras de la gravedad. Y el despegue fue solo el movimiento de apertura de una sinfonía compleja. A los dos minutos y 12 segundos de vuelo, los propulsores gemelos a los lados del cohete SLS se separaron y cayeron al Océano Atlántico. 

Seis minutos y 18 segundos después, el gigantesco escenario central naranja del SLS se separó y comenzó un descenso hacia el Océano Pacífico. La etapa superior del cohete luego avanzó y, aproximadamente una hora y media después del lanzamiento, envió a la cápsula Orion en una trayectoria hacia la Luna.

El 21 de noviembre, Orion realizó una maniobra de alto riesgo, encendiendo su motor principal para volar tan cerca como 97 kilómetros sobre la superficie lunar antes de moverse a una órbita más distante con otro encendido del motor el 25 de noviembre. Seis días después, Orión volverá a encender su motor para partir de la Luna y emprender su regreso a casa.

Después de un descenso feroz a través de la atmósfera de la Tierra, Orión lanzará sus tres paracaídas y se sumergirá en el océano, probablemente en el Pacífico, pero con un plan de contingencia para el Atlántico. La recuperación de la nave espacial por parte del ejército estadounidense requerirá más de 500 personas, un ensayo importante para eventuales vuelos tripulados. Para cuando Orion caer, el equipo habrá completado seis recuperaciones de prueba con cápsulas ficticias, así como un ensayo completo solo unos días antes.

“Ha sido muy divertido, pero ha sido mucho trabajo”, dice Melissa Jones de la NASA, quien supervisa las operaciones de aterrizaje y recuperación. "Básicamente no hemos recuperado una cápsula en el agua en más de 50 años, por lo que hemos tenido que desarrollar operaciones desde cero".

Un punto de apoyo en el espacio

A pesar de todas las similitudes superficiales con Apolo (el gran cohete, la cápsula con forma de pastilla de goma y la Luna), la misión Artemis se lleva a cabo por una razón diferente. Esta vez, afirma la NASA, la gente no va a ir a la Luna para exploraciones breves, sino para quedarse.

Después de Artemis II, que lanzará una tripulación de cuatro astronautas para volar alrededor de la Luna no antes de mayo de 2024, la agencia está planeando Artemis III como la primera salida tripulada del programa a la superficie lunar. En la órbita lunar, dos astronautas se trasladarán desde Orión a un módulo de aterrizaje SpaceX que los llevará a la superficie. El objetivo: un sitio cerca del polo sur lunar, que tiene hielo y otros recursos esenciales para mantener una presencia humana a largo plazo.

Los vehículos para Artemis II y III ya están en construcción. En las instalaciones de ensamblaje Michoud de la NASA al este del centro de Nueva Orleans, los ingenieros están dando los toques finales a la etapa central naranja del cohete SLS para Artemis II. Mientras tanto, en el Centro Espacial Kennedy, los técnicos en "trajes de conejo" blancos están ensamblando la cápsula Orion para la misma misión. En otra parte de la misma habitación blanca y brillante, el Artemis III Orion comienza a tomar su forma final.

Para los astronautas, ver unirse los vehículos Artemis es un sueño hecho realidad. “Nada de esta escala se ha lanzado alguna vez durante mi vida. No he visto nada como esto”, dice la astronauta de la NASA Jessica Meir. “Está empezando a darse cuenta de que es real”.

“Es como si fueras un niño y has estado esperando ese juguete que realmente es algo que has deseado, has soñado con él, y se acerca tu cumpleaños”, agrega el astronauta de la Agencia Espacial Europea Luca Parmitano.

Se está desarrollando más hardware para misiones aún más ambiciosas. Comenzando con Artemis IV, la NASA planea construir una estación espacial básica en órbita lunar llamada Gateway. Los astronautas utilizarían esta estación como punto de partida para una serie de misiones a la misma zona del polo sur y, en última instancia, construirían infraestructura allí. Las propuestas incluyen centrales eléctricas, plataformas de aterrizaje, sistemas de comunicación y hábitats capaces de soportar tripulaciones de hasta 30 días a la vez.

Un trampolín hacia el Sistema Solar

Aunque Artemis I es un vuelo de prueba, lleva experimentos para ayudar a prepararse para las expediciones humanas. Aproximadamente dos horas después, cuando Orión se separe de la etapa superior del SLS, una flotilla de 10 CubeSats (satélites del tamaño de una caja de zapatos) se dispersará para explorar el Sistema Solar. Algunos irán a la Luna, como el OMOTENASHI, de Japón, que desplegará un “nanolander” de 0,68 kilo que intentará convertirse en el módulo de aterrizaje lunar más pequeño de la historia. Otros explorarán lugares más lejanos. El explorador de asteroides cercanos a la Tierra de la NASA, por ejemplo, desplegará una vela reflectante de 85 metros cuadrados que será empujada por la luz solar para viajar al asteroide 2020 GE, un planeta pequeño con menos de 18 metros de ancho.

Tres maniquíes anatómicos cargados con sensores medirán las fuerzas de los vuelos espaciales y la exposición a la radiación. Orion tiene alijos de semillas de plantas, moho, levadura y algas en un contenedor llamado Experimento Biológico-1. Los especímenes ayudarán a revelar cómo responde la vida al duro entorno del espacio profundo, así como cómo diversas formas de vida responden a las condiciones inusuales de la microgravedad.

“Hablo con mis hijas, y hablamos sobre la Luna, y les digo que papá está enviando un experimento sobre eso”, afirma Luis Zea, ingeniero aeroespacial de la Universidad de Colorado Boulder, uno de los principales investigadores del proyecto biológico. “Con suerte, nuestra ciencia colectivamente cambiará las cosas para mejor, al permitir una exploración espacial humana segura y sostenible”.

Si bien la Luna es un objetivo científico importante, ya que contiene información geológica sobre los 4500 millones de años de historia del Sistema Solar, también es un campo de pruebas para el objetivo final de la NASA: un viaje tripulado a Marte a fines de la década de 2030. La Luna y Marte difieren en formas clave (Marte tiene una atmósfera, por ejemplo), pero ambos son paisajes prohibidos donde se requerirán tecnologías como astromóviles presurizados y trajes espaciales de próxima generación.

"Al igual que la Luna, hay muchas preguntas científicas sobre Marte, y prepararse para llevar astronautas allí requiere que comencemos con la Luna... y aprendamos allí antes de continuar", dice la científica en jefe de la NASA, Kate Calvin.

Un impulso global a otros planetas

Si Artemis nos llevara a Marte, un viaje que tomará meses, mientras que llegar a la Luna toma solo unos días, dependerá en gran medida del dinero y la voluntad política. Lograr el audaz objetivo del programa también dependerá de una ventaja que Apollo nunca tuvo: el apoyo de otros países. La Estación Espacial Internacional (EEI) ha requerido décadas de colaboración entre los EE UU, Rusia, Canadá, Europa y Japón. Sobre la base de ese legado de 20 años, la comunidad espacial mundial es más grande y más diversa que nunca.

Mientras que la NASA y Lockheed Martin construyeron el módulo de tripulación de la nave espacial Orion para albergar a los astronautas, los sistemas de energía y el motor principal de la nave espacial son parte del módulo de servicio europeo (ESM), construido por la Agencia Espacial Europea en asociación con la empresa aeroespacial francesa Airbus.

Europa a través del ESM es, por primera vez en la historia, un socio clave con un componente crítico de una misión emblemática de la NASA, y esto es enorme, no puede subestimarse”, señala el director general de la ESA, Josef Aschbacher. “Para nosotros, ahora se está abriendo un capítulo de la Luna, y para Europa realmente se abre por primera vez”.

La NASA se ha asociado con la ESA y las agencias espaciales de Canadá y Japón para construir la estación espacial lunar Gateway. Estados Unidos y otros 20 países también han firmado los Acuerdos de Artemis, un conjunto de acuerdos no vinculantes que describen los principios para la cooperación pacífica en el espacio. Y cuando Artemis II se lance, un astronauta canadiense estará a bordo.

Las empresas privadas también están haciendo incursiones cada vez más ambiciosas en el espacio, con y sin apoyo del gobierno. Algunos están actualmente enviando astronautas a la EEI; otros se están preparando para enviar sus propios módulos de aterrizaje robóticos a la Luna.

“Hemos atraído al mundo a esta búsqueda”, dice Charlie Bolden, ex administrador de la NASA. “Todos están enfocados en este momento en volver a la Luna y llegar a Marte… Mientras podamos mantener ese entusiasmo para llegar allí, estaremos bien”.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Espacio
Viaje a la Luna: así se prepara el cohete más poderoso de la NASA para volar
Espacio
Paso a paso: así es como la NASA planea el regreso de humanos a la Luna
Ciencia
Defensa planetaria: la nave DART de la NASA choca contra un asteroide para desviarlo
Espacio
Asteroides crepusculares: ¿Qué son y por qué amenazan a la Tierra?
Espacio
Este satélite modificó la cartografía terrestre y amplió Canadá

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados