Espacio

Una breve historia sobre la exploración lunar

Los seres humanos han sobrevolado y visitado la Luna de la Tierra con robots y misiones tripuladas.jueves, 18 de julio de 2019

Por Jenny Howard y el equipo de National Geographic
El comandante de la misión Apollo 17, Eugene Cernan, revisa el vehículo lunar (LRV) en el lugar de aterrizaje de Taurus-Littrow en diciembre de 1972. Los LRV, también llamados vehículos lunares, son vehículos eléctricos diseñados para ampliar el rango de exploración de los astronautas en la superficie de baja gravedad de la luna. El extremo este del macizo sur de la luna se eleva en el fondo a la derecha.

Durante todo el tiempo que los hombres han vivido en el planeta Tierra, la Luna ha sido foco de fascinación. Primero, solo podíamos ver a nuestra amiga cósmica a simple vista, luego aparecieron los telescopios y, finalmente, en el siglo XX los primeros seres humanos pudieron visitar la Luna de la Tierra en persona.

Gracias a estas misiones, ahora sabemos mucho sobre la Luna. Los primeros vehículos de exploración lunar de los años 1950 y principios de 1960 eran pioneros primitivos. Pero la tecnología aeroespacial se desarrolló tan rápidamente que solo una década separó a los primeros sobrevuelos de los históricos pasos de Neil Armstrong en la superficie lunar.

Primeros sobrevuelos en el espacio

En enero de 1959, una pequeña esfera soviética con antenas, la Luna 1 fue la primera nave espacial en escapar de la gravedad de la Tierra, una hazaña enorme. Aunque la Luna 1 no llegó a la superficie lunar como se esperaba, voló a alrededor de 6437 kilómetros. Su conjunto de equipamientos científicos revelaron, por primera vez, que la Luna no poseía campo magnético. 

Ese mismo año, la Luna 2 se convirtió en la primera nave espacial en aterrizar en la superficie de la Luna, logrando hacer impacto cerca de los cráteres Aristides, Archimedes y Autolycus. Una tercera misión en la Luna posteriormente capturó las primeras imágenes borrosas de la cara oculta de la Luna.

Nueve naves espaciales Ranger de la NASA, lanzadas entre 1961 y 1965, le dieron a los científicos el primer acercamiento a la superficie lunar. Las misiones Ranger eran del estilo kamikaze; la nave espacial estaba diseñada para pasar por la Luna a toda velocidad y capturar la mayor cantidad de imágenes posibles antes de chocar con la superficie. En 1962, Ranger 4 fue la primera nave espacial Ranger en alcanzar su objetivo, la Luna. Lamentablemente, Ranger 4 golpeó contra la cara oculta de la Luna antes de recabar información científica.

Sin embargo, dos años después, Ranger 7 pasó velozmente por la Luna y tomó más de 4000 fotografías en 15 minutos antes de hacerse añicos contra la superficie. Las imágenes de todas las misiones Ranger, en especial las de la Ranger 9, mostraron que la Luna poseía terreno irregular y resaltaron los posibles desafíos que implicaría encontrar un lugar de alunizaje liso.

En 1966, la nave espacial soviética Luna 9 superó los obstáculos lunares y se convirtió en el primer vehículo en aterrizar de manera suave y segura en la superficie. La pequeña nave estaba provista de equipamiento científico y de comunicación, y obtuvo un panorama fotográfico de la Luna al nivel de la superficie. La Luna 10 se lanzó después ese mismo año y se convirtió en la primera nave espacial en orbitar la Luna exitosamente.

Las sondas espaciales Surveyor (1966-68) fueron las primeras naves de la NASA en realizar alunizajes controlados en la superficie de la Luna. Surveyor llevaba cámaras para explorar el terreno de la superficie de la Luna y un recogedor de muestras de suelo para analizar las propiedades de las rocas y el polvo lunar.

En 1966 y 1967, la NASA lanzó cinco misiones lunares Orbiter que estaban diseñadas para circular la Luna y trazar un mapa de su superficie en preparación para los subsiguientes alunizajes con tripulación. Estos orbitadotres fotografiaron el 99 por ciento de la superficie lunar y brindaron imágenes de posibles lugares de alunizaje.

Estas sondas robóticas sin tripulación allanaron el camino para el gran salto que se venía en lo que respectaba a exploración espacial. 

Humanos en la Luna

En 1961, el presidente John F. Kennedy comprometió a los Estados Unidos a que una nave tripulada aterrizara en la Luna antes de que finalizara la década. El programa Apollo se diseñó para enviar humanos a la Luna y regresarlos, todo de manera segura. Antes de que el proyecto Apollo finalizara en 1972, seis misiones y una docena de hombres habían visitado la Luna.

El 20 de julio de 1969, Neil Armstrong y Edwin "Buzz" Aldrin se convirtieron en las primeras personas en llegar a la Luna cuando su módulo de aterrizaje Eagle del Apollo 11 alunizó en el Mar de Tranquilidad. Armstrong dijo su frase más famosa: “Este es un paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

El periodista Walter Cronkite, considerado “el hombre más confiable de Estados Unidos”, diría que aquellos que vivieran dentro de 500 años considerarían al alunizaje del Apollo 11 como “la hazaña más importante de todos los tiempos”.

Las misiones que siguieron al Apollo 11 marcaron nuevos hitos para el viaje en el espacio y la exploración lunar. Solo cuatro meses después del primer ser humano en la Luna, el Apollo 12 fue lanzado. El objetivo era explorar más la superficie de la Luna, pero uno de los principales éxitos de la misión fue lograr un alunizaje aún más preciso.

El Apollo 13 evitó un desastre cuando los tanques de oxígeno explotaron en abril de 1970. La tripulación tuvo que abortar el alunizaje programado, pero todos sobrevivieron.

El tercer alunizaje se dio en enero de 1971 con el Apollo 14. El comandante Alan Shepard estableció un nuevo récord: la distancia viajada en la Luna, 2743 metros.

El Apollo 15, lanzado en julio de 1971, fue la primera de las tres misiones en lograr una mayor estadía en la Luna. Entre las victorias se destacan la recolección de cientos de kilos de muestras lunares y el viaje de más de 27 kilómetros en el primer vehículo manejado por humanos en la Luna.

El Apollo 16 y el Apollo 17 en 1972 fueron las últimas dos misiones con tripulación a la Luna, y la nave espacial rusa sin tripulación Luna-24 en 1976 fue la última en alunizar hasta el siglo siguiente. Las muestras recolectadas durante estas exploraciones lunares nos dieron gran cantidad de información sobre la geología y la formación de la Luna de la Tierra. 

En el 2019, hasta el 50° aniversario de la misión Apollo, 12 humanos, todos estadounidenses y hombres, han pisado la Luna. Luego de las dramáticas victorias de los sesenta y setenta, los programas espaciales principales comenzaron a interesarse por otras cosas por varias décadas.

Curiosidad por la Luna de nuevo

Durante décadas, el regreso a la Luna no estuvo entre los puntos principales de los programas espaciales. Según el experto en política espacial John Logsdon, parece que no hay razón científica para regresar a la Luna; las misiones del programa Apollo ya han recolectado 381 kilos de rocas lunares, y algunas no han sido analizadas todavía.

Pero, en 1994, una misión conjunta entre la NASA y la Iniciativa de Defensa Estratégica comenzó a centrarse nuevamente en la Luna. La misión Clementine fue exitosa en trazar un mapa de la superficie de la Luna en longitudes de onda en vez de luz visible, desde ultravioleta a infrarroja. Más de 1,8 millones de fotografías digitales tomadas por Clementine revelaron la posible existencia de hielo en algunos de los cráteres lunares.

Más adelante, en 1999, el Lunar Prospector orbitó la Luna y confirmó el descubrimiento de hielo que había hecho Clementine en los polos lunares. El final de la misión fue espectacular: la nave chocó intencionalmente con la Luna con la esperanza de que el penacho de humo arroje pruebas de agua helada, pero no se observó nada.

En 2009, el orbitador Lunar Reconnaissance creó mapas de alta resolución de las superficies lunares y encontró temperaturas superfrías (-239 °C) en la superficie lunar.

El reciente (y futuro) estado de la exploración lunar

Recientemente, Israel y China, se sumaron a la exploración lunar, con éxitos variados. Con una interrupción de 37 años, China se unió a Estados Unidos y Rusia en convertirse en uno de los tres países en aterrizar en la cara visible de la Luna. El explorador chino Yutu aterrizó en 2013.

En enero de 2019, un módulo de alunizaje chino, Chang`e-4, aterrizó en la cara oculta de la Luna y se convirtió en la primera nave espacial en lograrlo.

La nave espacial israelí Beresheet orbitó la Luna en abril de 2019, pero se estrelló cuando intentaba alunizar. Aunque falló en su aterrizaje, su exitoso lanzamiento realizado con financiación privada por un cohete de SpaceX sigue siendo un gran logro.

Es probable que, algún día, veamos viajes privados de seres humanos a la Luna. El CEO de Amazon, Jeff Bezos, y su compañía de vuelos espaciales, Blue Origin, han anunciado que tienen como meta regresar a la Luna para crear una base lunar donde se pueda trabajar y vivir. El cohete New Glenn podría hacer su primer viaje en 2021, y así apoyar el objetivo de la NASA de regresar estadounidenses a la Luna para el 2024.

Incluso, algunos expertos espaciales sugieren que la NASA debería construir una base de investigación en la Luna. Esto ayudaría a que Estados Unidos mantenga su influencia en el espacio y sería un paso útil si la posibilidad de colonizar Marte se vuelve realidad.

Fuentes: 
Blue Origin
Centro de investigación AMES de la NASA : Lunar Prospector
 Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA: Lunar Orbiter
Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA: Surveyor
Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA: Misiones a la Luna
Páginas de misiones de la NASA: Las misiones Apollo
Ciencia NASA: Exploración del sistema solar
Archivos coordinados de información científica y espacial de la NASA: Museo Nacional del Aire y el Espacio de Estados Unidos: programa Apollo 
SpaceX
Laboratorio de investigación naval de Estados Unidos: Clementine

Ver galería