¿Por qué la NASA piensa que este cráter es el mejor lugar para buscar vida en Marte?

Después de más de cuatro años de debate, un antiguo lago de cráter se posiciona como el lugar de aterrizaje principal para el rover Mars2020.

Wednesday, December 5, 2018,
Por Nadia Drake
La NASA ha seleccionado el cráter Jezero, que se ve aquí en una imagen del Mars ...
La NASA ha seleccionado el cráter Jezero, que se ve aquí en una imagen del Mars Reconnaissance Orbiter, como el sitio de aterrizaje para el rover Mars2020.
Fotografía de NASA/JPL-Caltech/University of Arizona

Cuando la NASA envíe su próximo rover a Marte en 2020, estará dirigido a una pequeña porción de paisaje extraterrestre cerca del Cráter Jezero. El lugar de aterrizaje, seleccionado por el administrador asociado de la NASA de la Dirección de Misiones Científicas Thomas Zurbuchen, alberga un delta de río fosilizado que se formó a medida que el agua caía en un antiguo lago del cráter.

El sitio "ofrece un terreno geológicamente rico con formas terrestres que se remontan a 3.600 millones de años, y podría responder preguntas importantes en la evolución planetaria y la astrobiología", dijo Zurbuchen durante una conferencia de prensa.

"Obtener muestras de esta área única revolucionará nuestra forma de pensar sobre Marte y su capacidad para albergar vida", agregó.

A diferencia de la mayoría de los rovers y de las sondas de Marte de décadas anteriores, la misión del robot 2020 será no sólo encontrar indicios de condiciones cálidas y acuosas en el pasado, sino también configurar la búsqueda de la vida misma. Hará esto, recolectando y guardando muestras de rocas de Marte para que una futura nave espacial las recupere y las regrese a la Tierra y buscará las firmas distintivas de la biología en las rocas que encuentre.

"Queremos buscar evidencia de una posible vida antigua en Marte y, segundo, queremos buscar una diversidad de tipos de rocas con las que explorar la historia y la evolución de Marte", dice Ken Farley, científico del proyecto Mars2020.

Los científicos trabajan en el rover Mars2020 dentro de las instalaciones de montaje de naves espaciales en el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA en California.
Fotografía de Cassandra Klos

Construyendo sobre el pasado

Aunque Marte es un desierto seco y tóxico hoy, el planeta fue una vez mucho más cálido y estuvo cubierto de mares líquidos. Durante casi mil millones de años, mientras su núcleo se agitaba y producía un campo magnético protector, Marte pudo haber estado entre los lugares más amigables para la vida tal como lo conocemos para establecerse y florecer.

El problema es que encontrar evidencia de vida pasada en un mundo extraño, especialmente si esa vida extinta es microscópica, no es precisamente fácil, pero eso es lo que intentará hacer el rover de 2.4 mil millones de dólares de 2020.

De diseño similar al rover Curiosity, que se estableció en Gale Crater en 2012, Mars2020 será un vehículo de seis ruedas con propulsión nuclear capaz de atravesar innumerables terrenos. Al igual que Curiosity, el rover tendrá que sobrevivir a una montaña rusa de un aterrizaje, lo que una vez más involucrará un dispositivo llamado "sky crane", pero el aterrizaje debería ser un poco más sencillo por las actualizaciones tecnológicas. Si todo va según lo planeado, el rover aterrizará en Jezero el 18 de febrero de 2021.

Acercándose a una decisión

Los científicos debatieron dónde enviar el próximo rover móvil de Marte durante más de cuatro años, comenzando con 64 sitios y finalmente, reduciéndolos a tres: el cráter Jezero, donde los ríos entraban y salían de un lago de larga vida; Syrtis noreste, donde los sistemas hidrotermales enterrados empujan rocas antiguas a la superficie; y Columbia Hills, un terreno con forma de aguas termales que el rover Spirit exploró entre 2004 y 2010.

Por un tiempo, parecía que Jezero y Syrtis noreste estaban vinculados en términos de interés científico; ambos sitios proporcionan los tipos correctos de rocas antiguas para recopilar en la búsqueda de evidencia de vida pasada. Pero a principios de este año, a medida que los científicos avanzaban en el proceso de selección final, surgió una cuarta posibilidad.

Ubicado a mitad de camino entre los dos principales contendientes, el sitio contenía algunas de las características hidrotermales antiguas que hacían atractivo a Syrtis noreste, y estaba lo suficientemente cerca del cráter, a unos 24 kilómetros de distancia, para que un rover pueda visitar a ambos. Los científicos lo nombraron, quizás no siendo demasiado creativos, Midway.

A finales de octubre, durante la última de las varias reuniones donde los científicos se reunieron para debatir los lugares de aterrizaje, Jezero, Syrtis noreste y Midway eran cuello y cuello (y cuello) en un voto no vinculante. La decisión finalmente se redujo a Zurbuchen, quien hizo su llamada final basándose sólo en la misión principal, y nadie se sorprendió enormemente.

"Creo que hay menos desacuerdo sobre el valor de estos sitios en comparación con lo que hemos experimentado en el pasado, como con la selección del sitio de Curiosity", dice Joe Michalski de la Universidad de Hong Kong.

Pero eso no significa que todos estén completamente emocionados.

“El hermoso delta de Jezero ofrece la oportunidad de buscar vida como la conocemos en la Tierra. Fuera del cráter está la oportunidad de mirar cómo es estar en Marte, bajo tierra”, dice Bethany Ehlmann de Caltech, que también es un explorador emergente de National Geographic. "Lo que será realmente importante es que Mars2020 opere de manera eficiente para recolectar muestras de Jezero y luego salga del cráter a la fuente de sus sedimentos".

Vida del lago marciano

Con 48 kilómetros de ancho y 487 metros de profundidad, Jezero es el sitio de un antiguo lago del cráter (su nombre significa "lago" en serbio) que fue llenado por ríos que depositaban agua y sedimentos en la cuenca.

Los científicos sospechan que el agua llenó la cuenca durante casi 500 millones de años, según las observaciones de órbita que revelaron una variedad de minerales que sólo se forman ante la presencia del agua. Además, hay otros materiales asociados con la vida tal como la conocemos, como el carbonato y la arcilla llamada esmectitas que pueden agarrar y secuestrar compuestos orgánicos.

Tal vez más convincente, un relicto delta del río se desplaza en el borde occidental del cráter, alimentado por una región de agua justo afuera del cráter.

"Los lagos en la Tierra son muy habitables e inevitablemente habitados", dice Farley. "Un delta es extremadamente bueno para preservar las biosignaturas, cualquier evidencia de vida que pudiera haber existido en el agua del lago, o en la interfaz entre el sedimento y el agua del lago, o posiblemente cosas que vivían en la región de las aguas de nacimiento que fueron barridas por el río y depositado.

Mars2020 marca la primera vez que la NASA se toma en serio el regreso de muestras de las rocas de Marte. Y aunque ese plan en última instancia involucrará miles de millones de dólares más y al menos otra nave espacial, los científicos están tomando el desafío seriamente. Después de todo, nadie quiere enviar un robot en un viaje interplanetario sólo para recolectar basura inútil.

Como tal, el rover está transportando más de tres docenas de tubos que utilizará para recolectar muestras de rocas; cinco de ellos son repuestos, y los otros 37 están listos para llenar. Si todo va de acuerdo con el plan aún no determinado, el rover 2020 almacenará estos tubos en un cache para que una futura nave espacial pueda localizarlos y recuperarlos, lo que, según Zurbuchen, podría ocurrir tan pronto como a finales del 2020.

Y luego, una vez que las piezas de Marte estén de vuelta en la Tierra, los científicos pueden comenzar a inspeccionarlos en busca de pistas sobre la vida extraterrestre, tanto como la conocemos y tal vez tanto como no.

"Estamos enfocados en buscar vida como en la Tierra en Marte", dice Michalski, "pero Marte no es como la Tierra en algunos aspectos clave"

Seguir leyendo