Espacio

NASA: el telescopio espacial Kepler finaliza sus operaciones

Los astrónomos están construyendo instrumentos que pueden caracterizar a muchos de los mundos alienígenas que la nave reveló y buscar señales de vida.miércoles, 31 de octubre de 2018

Por Nadia Drake
En una ilustración, el telescopio espacial Kepler navega a través de nuestro sistema solar.

Uno de los cazadores de planetas más venerables de la Tierra, la nave espacial Kepler de la NASA, se ha quedado en silencio. El pasado 30 de octubre, la agencia espacial anunció que después de casi una década de mirar las estrellas, Kepler se quedó sin combustible. Ahora, la nave espacial permanecerá en su órbita terrestre, girando alrededor del sol y nunca más estará más cerca que a un millón de millas de su hogar.

"El cazador de planetas original de la NASA, el telescopio espacial Kepler, se ha quedado sin combustible", anunció Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA, durante una conferencia de prensa. "Esto no es inesperado y marca el final de las operaciones de la nave espacial para Kepler y el final de la recopilación de datos científicos", agregó.

Decir que Kepler revolucionó nuestra comprensión del cosmos no es una exageración: la misión nos mostró que los planetas extrasolares, o exoplanetas, rodean casi todas las estrellas en el cielo y que aproximadamente una quinta parte de esos mundos son similares a la Tierra en tamaño y en órbita. En otras palabras, Kepler nos dijo que los planetas son una consecuencia común de la formación de estrellas y no el resultado de algún evento raro e improbable.

"Gracias al sorprendente legado de Kepler, ahora sabemos que abundan los pequeños planetas que orbitan en la zona habitable de otras estrellas", dice Victoria Meadows de la Universidad de Washington, haciendo referencia a la región en torno a una estrella donde las condiciones son favorables para la vida tal como la conocemos. "El futuro de la ciencia de exoplanetas es muy brillante".

Ahora que el ojo de caza del planeta más nítido de la Tierra se ha cerrado, los astrónomos estarán ocupados revisando y comprendiendo las pilas de datos recopilados por la nave, trazando nuevas misiones y diseñando nuevos instrumentos. Y con la próxima generación de naves espaciales de espionaje de planetas, los científicos se centrarán en caracterizar estos mundos que se esconden en nuestro cielo.

Después de todo, el más huidizo de las presas astronómicas todavía existe: un planeta en otra parte de la galaxia con signos de vida.

"Planearemos de qué están hechos estos exoplanetas, desde sus interiores hasta los bordes de sus atmósferas, en un nivel de detalle sin precedentes", dice Jessie Christiansen de Caltech. "Kepler ha levantado el velo sobre la diversidad de planetas y sistemas planetarios que nos rodean, ahora es el momento de explorar realmente".

Misión llena de hitos

Lanzado en 2009, Kepler contempló la misma franja del cielo del norte durante cuatro años, en busca de los breves descensos de la luz de las estrellas causados ​​por mundos alienígenas que marchaban por las caras de sus estrellas. Sacudió a unos 2.300 planetas confirmados libres de ese campo estelar, revelando que estos cuerpos son comunes, que los planetas raramente viven solos y que el cosmos crece con una extraordinaria variedad de mundos extraños e inesperados.

Sin embargo, en 2013, Kepler perdió una parte crucial de la maquinaria que lo ayudó a mirar fijamente, sin parpadear, el parche lleno de estrellas. En lugar de apagarse, Kepler comenzó un conjunto diferente de observaciones, alternativamente girando para mirar a más de medio millón de estrellas, así como planetas en nuestro propio vecindario cósmico, como parte de su misión K2.

Pero durante los últimos dos años, Kepler ha estado en tiempo prestado. Los directores de la misión sabían que su combustible se agotaría y, como no había manera de volver a llenar el tanque de gasolina de la nave, Kepler se quedó en silencio hace dos semanas, mientras los equipos se apresuraban a recuperar el último dato de la nave.

"Recopilamos todos los datos científicos posibles y los devolvimos a la tierra de manera segura", dice Charlie Sobeck del Centro de Investigación Ames de la NASA. "Al final, no teníamos una gota de combustible para nada más".

Extracción de datos de Kepler

Aunque Kepler ya no puede transmitir nuevos datos a la Tierra, su tesoro todavía está listo para extraer. Más de nueve años de datos tanto del campo primario de Kepler como de los programas secundarios de observación de K2 esperando que los científicos se sumerjan e intenten entender el primer censo planetario a gran escala que se haya realizado.

Una de esas científicas es Lauren Weiss, de la Universidad de Hawai. Se está embarcando en un proyecto para examinar los planetas que orbitan a cien estrellas Kepler para determinar sus masas y sus órbitas, las arquitecturas de esos sistemas en su conjunto y las formas en que los planetas terminan donde están.

Las misiones futuras que emplean pantallas especiales que bloquean preferentemente la luz de las estrellas ayudarán a los terrícolas a visualizar directamente los exoplanetas y a buscar signos de vida, dice Christiansen. Pero por ahora, hay suficientes resultados intrigantes para mantener a los astrónomos ocupados.

"También en este momento estamos usando los telescopios espaciales Hubble y Spitzer para investigar las atmósferas de exoplanetas y casi siempre estamos encontrando resultados nuevos e interesantes", dice ella.

Uno de los grandes motivadores para observar profundamente una atmósfera alienígena es buscar señales de vida más allá de la Tierra, incluidas las firmas biológicas que podrían estar escritas en nubes alienígenas, dice Debra Fischer de la Universidad de Yale.

En este momento, no tenemos instrumentos capaces de detectar fácilmente estas posibles pistas. Pero se están diseñando varias misiones que podrían detectarlos, como HabEx o LUVOIR, que están destinadas a eliminar la luz proveniente de planetas lejanos y leer su composición química en un proceso conocido como espectroscopia.

“¡Espectroscopia de exoplanetas o nada!” Fischer manifiesta.

Las misiones futuras que emplean pantallas especiales que bloquean preferentemente la luz de las estrellas ayudarán a los terrícolas a visualizar directamente los exoplanetas y a buscar signos de vida, dice Christiansen. Pero por ahora, hay suficientes resultados intrigantes para mantener a los astrónomos ocupados.

"También en este momento estamos usando los telescopios espaciales Hubble y Spitzer para investigar las atmósferas de exoplanetas y casi siempre estamos encontrando resultados nuevos e interesantes", dice ella.

Uno de los grandes motivadores para observar profundamente una atmósfera alienígena es buscar señales de vida más allá de la Tierra, incluidas las firmas biológicas que podrían estar escritas en nubes alienígenas, dice Debra Fischer de la Universidad de Yale.

En este momento, no tenemos instrumentos capaces de detectar fácilmente estas posibles pistas. Pero se están diseñando varias misiones que podrían detectarlos, como HabEx o LUVOIR, que están destinadas a eliminar la luz proveniente de planetas lejanos y leer su composición química en un proceso conocido como espectroscopia.

“¡Espectroscopia de exoplanetas o nada!” Fischer manifiesta.