En las aguas saladas de Marte podrían desarrollarse algunos organismos

La última observación a salmueras hipotéticas "implica un gran aumento de posibilidades de vida en el actual planeta Marte".

Publicado 24 de octubre de 2018 12:15 GMT-3
Una nueva mirada a los procesos químicos de Marte sugiere que en las potenciales salmueras de ...
Una nueva mirada a los procesos químicos de Marte sugiere que en las potenciales salmueras de la superficie del planeta rojo podrían desarrollarse microbios que necesitan de oxígeno para vivir e incluso otros animales como las esponjas.
Fotografía de NASA/JPL/Malin Space Science Systems

Marte no es un lugar donde la vida pueda prosperar fácilmente. La superficie recibe una constante radiación que daña el ADN.  En el frígido paisaje, solo se ha confirmado la existencia de agua en forma de hielo y minerales hidratados. Y el oxígeno en su atmósfera es casi inexistente.

Sin embargo, las posibilidades de vida en el planeta rojo han aumentado, tras un nuevo estudio que sugiere que en la superficie podrían existir aguas saladas capaces de contener el suficiente oxígeno como para permitir la existencia de algunos microbios. En ciertos casos, incluso habría suficiente oxígeno para que vivan animales como las esponjas, que tanto necesitan del oxígeno.

Claramente, esto no significa que haya vida en Marte (los científicos ni siquiera están seguros de que exista agua en estado líquido sobre la superficie o cerca de esta). Pero la investigación publicada en Nature Geoscience sugiere que es probable que el ambiente moderno de Marte no sea tan inhóspito como se pensaba. 

"Así es la habitabilidad; nunca pensamos que el ambiente podría tener esa cantidad de oxígeno", explica Vlada Stamenković, autor principal del estudio, científico planetario y físico del Laboratorio de propulsión a chorro (JPL, por su siglas en inglés) de la NASA. "Esto implica un gran aumento de las posibilidades de vida en el actual planeta Marte", agrega.

El misterio del manganeso

La delgada atmósfera que cubre el rojizo paisaje marciano se compone principalmente de dióxido de carbono, y rastros de nitrógeno y argón. Las medidas tomadas a través de rovers y otras naves espaciales sugieren que apenas un 0,145 por ciento del aire es oxígeno, que se cree que emana cuando la luz solar separa algunas de las moléculas de dióxido de carbono.

Aunque esto represente un número insignificante en comparación con el 21 por ciento de oxígeno que tenemos hoy en la atmósfera de la Tierra, existen indicios de que algo extraño ha estado sucediendo en el planeta rojo con el gas que crea vida.

En 2014, los investigadores se llevaron una gran sorpresa al encontrar óxido de manganeso sobre la superficie de Marte. El manganeso es difícil de oxidar y, a diferencia del hierro oxidado que le da al planeta su color rojo óxido característico, la formación de óxido de manganeso requiere la presencia de oxígeno o microbios, según explica Kirsten Siebach, geóloga planetaria de Rice University, quien no participó en este estudio.

Los investigadores ya habían sugerido que este compuesto señala la existencia  de una antigua atmósfera marciana con oxígeno. Pero Stamenković y sus colegas creyeron que había algo más.

El oxígeno en un “tira y afloja”

Con una temperatura de superficie promedio de -81 grados Fahrenheit, Marte no puede contar con demasiada cantidad de agua en estado líquido. Hasta la fecha, no se ha confirmado la existencia de depósitos de agua  en la superficie, solo indicios de que habría agua en lo profundo del planeta. Pero los científicos creen que cerca de la superficie podría haber agua en forma de salmuera, es decir, agua muy salada.

Cuando el agua se mezcla con sales, el punto en que el agua se congela disminuye levemente. Entonces, si se agregan sales al hielo de Marte—incluidas las sales de perclorato de magnesio y calcio que se encuentran en el polvo del planeta— el agua congelada se vuelve líquida.  Pero la sal plantea otro problema: cuantas más sales existan, menor será el oxígeno en el agua. Al mismo tiempo, cuanto más fría esté el agua, más oxígeno podrá disolver. El oxígeno se encuentra en un tira y afloja: las sales expelen el gas disuelto y las temperaturas frías lo recogen. Para averiguar qué efecto podría vencer, los investigadores recurrieron a modelos matemáticos.

Elaboraron un modelo que pone a prueba esta idea para seis sales en concentraciones suficientemente altas como para mantener el agua líquida a temperaturas de -208 grados Fahrenheit a 80 grados Fahrenheit. El modelo también consideró la presión del aire promedio en varios lugares del planeta rojo.

Fluidos asombrosos

Según los resultados, las salmueras hipotéticas con una temperatura más baja que el punto de congelación del agua pura aportan mucho más oxígeno del que necesitan los microbios aerobios para vivir. Es más, sus mejores estimaciones con sales de perclorato sugieren que el agua tendría suficiente oxígeno para permitir que vivan organismos más complejos como las esponjas. 

El equipo también calculó "el peor de los panoramas", dejando un margen de error en los factores calculados de su modelo. Aun así, todas las soluciones saladas alojaban suficiente oxígeno como para permitir que los microbios puedan vivir.

"Estábamos absolutamente asombrados", comenta Stamenković acerca de la primera reacción del equipo. "Volví a recalcular todo como cinco veces para asegurarme de que fuera posible", añade.

Las posibles concentraciones actuales en Marte son incluso superiores a las que se cree que había en las aguas de la Tierra hace más de 2,35 billones años, cuando los microbios aportaban oxígeno a la atmósfera y proliferaban los terrícolas. Y estas concentraciones de oxígeno en Marte podrían haberse mantenido durante millones de años.

Dichas salmueras serían "un caldo muy bueno para que crezcan organismos", afirma Jodi Young de la Universidad de Washington, una oceanógrafa biológica que no participó en el estudio. Según comenta, en la Tierra existen salmueras oxigenadas frías en la red de fisuras del hielo del mar, donde podemos encontrar gran variedad de organismos.

Y el oxígeno disuelto en el agua podría haber facilitado la formación de los óxidos de manganeso de Marte incluso sin que existiera una atmósfera con oxígeno. "Nuestra explicación no necesita recurrir a ninguna magia, así ocurre en Marte", explica Stamenković.

Siebach celebra la idea detrás de la investigación pero también advierte que tienen que haber existido concentraciones similares de oxígeno en la atmósfera marciana hace miles de millones de años para crear algunos de los óxidos antiguos que se ven hoy.

"Es difícil decir qué tan lejos en el pasado", señala.

Huecos habitables ocultos

Por supuesto, antes de entusiasmarse demasiado acerca de los actuales microbios de Marte, los científicos primero necesitan confirmar si hoy existen en verdad cúmulos de agua líquida en el planeta.

"Como comunidad científica, cambiamos de opinión todo el tiempo con respecto a eso", comenta riendo Siebach. Según ella, esos cúmulos de agua serían pequeños y es probable que solo existan durante partes del día o en ciertas temporadas.

Y agrega que si los científicos logran identificar entornos potencialmente habitables, no podrían ir enseguida hacia ellos. Los líquidos con más oxígeno estarían en el agua más fría de los polos, donde es incluso un desafío que los rovers no se congelen y puedan funcionar. Y además, los investigadores tendrían que tener mucho cuidado para no contaminar Marte con microbios terrestres.

"Si pensamos que los organismos de la Tierra pueden sobrevivir en esa salmuera, debemos ser extremadamente cuidadosos a la hora de acercarnos a ella", comenta Siebach. De todos modos, el nuevo trabajo ofrece la tentadora posibilidad de encontrar vida en Marte en un futuro cercano.

"En la Tierra, el oxígeno fue un gran impulsor de la evolución", explica Stamenković, así que tal vez su presencia en Marte puede haber encendido la vida en un lugar por lo demás inhóspito.

"No tenemos ninguna pista", afirma, "pero sí motivación para ir a explorar".

 

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados