Espacio

Un “hotel espacial de lujo” podría alojar viajeros en 2022

Poco después del lanzamiento previsto para 2021, la compañía que llevará a cabo este proyecto, Orion Span, espera poder enviar condominios extraterrestres para aprovechar el espacio exterior. Martes, 10 Abril

Por Elaina Zachos

Con tanta locura aquí en la Tierra, ¿alguna vez pensaste en viajar al espacio? Por algunos millones de dólares, es posible que, en los próximos cuatro años, puedas tachar esta actividad de tu lista de pendientes.

Orion Span, una flamante compañía de tecnología espacial con sede en Houston (Estados Unidos), anunció que planea lanzar el primer hotel espacial de lujo de la historia a la órbita de la Tierra en 2021. La compañía asegura que la estación denominada Aurora Station podría albergar a los visitantes el año siguiente.

El precio de un boleto para una estadía de 12 días costará unos 9,5 millones de dólares por persona; es decir, unos 791.666 dólares por noche.

Una estadía fuera de lo normal

Orion Span aún debe firmar un contrato con un proveedor de lanzamientos para enviar a los futuros visitantes (y a la estación) a la órbita. En el pasado, ciudadanos, de manera particular, han podido visitar la International Space Station (Estación Espacial Internacional, ISS) con boletos de ida y vuelta de entre 20 y 40 millones de dólares. Pero, según Frank Bunger, fundador y director ejecutivo de la compañía, los viajes de Orion Span son menos costosos debido a la reducción de los precios de lanzamiento. En la actualidad, los posibles viajeros pueden hacer un depósito reembolsable de 80 mil dólares para pagar las estadías futuras.

“Después de su lanzamiento, la Aurora Station comenzará a funcionar inmediatamente, y los viajeros podrán ir al espacio más rápido y a un precio menor que nunca antes en la historia”, afirma Bunger en un comunicado. “Nuestro objetivo es hacer que el espacio sea accesible para todos al seguir brindando el máximo valor a un costo más bajo”.

Se planea que el hotel se lance a la Low Earth Orbit (órbita terrestre baja, LEO), a unas 200 millas (320 kilómetros) sobre la superficie de la Tierra, y tendría aproximadamente el tamaño de la cabina de un avión privado grande. Los representantes de la compañía explican que tendrá aproximadamente 43,2 pies (13 metros) de largo y 14 pies (4 metros) de ancho, con un volumen presurizado de 5650 pies cúbicos (casi 160 metros cúbicos). En comparación, la ISS es mucho más grande, ya que tiene 357 pies (109 metros) de largo, un volumen presurizado de 32,33 pies cúbicos (94,38 metros cúbicos) y se eleva 402 kilómetros sobre la Tierra.

Una vez finalizada, la Aurora Station será completamente modular y albergará a seis personas por vez en suites privadas de dos personas. Cuatro de esas personas serán huéspedes y dos serán miembros de la tripulación, muy probablemente ex astronautas, según afirmó la compañía.

Actualmente, con la ayuda de ingenieros que han trabajado en la ISS, se está construyendo el hotel en Houston, mientras Orion Span desarrolla su software en el área de la Bahía de San Francisco.

A bordo de la estación, los viajeros podrán circular libremente a una gravedad cero, mientras orbitan alrededor del planeta cada 90 minutos. Podrán apreciar los paisajes, que incluirán alrededor de 16 amaneceres y atardeceres cada 24 horas, a través de las múltiples ventanas de la estación, y vivir una experiencia de realidad virtual en la “holocubierta” de la nave. Los huéspedes también tendrán la oportunidad de participar en experimentos como cultivar plantas comestibles (que se podrán llevar como recuerdo) y mantener comunicaciones en directo con sus hogares gracias al Internet inalámbrico de alta velocidad.

“No estamos vendiendo una experiencia equivalente a ir a la playa”- aclara Bunger a Bloomberg-, “estamos vendiendo la experiencia de ser astronauta”.

Históricamente, los viajeros del espacio comienzan a prepararse con 24 meses de anticipación, pero Bunger asegura que Orion Span reducirá esta capacitación a 3 meses. La Orion Span Astronaut Certification (certificación de astronaut de Orion Span, OSAC) incluirá una versión resumida de una capacitación en línea y presencial en las instalaciones de la compañía en Houston, con una certificación final a bordo de la Aurora Station.

Cuando regresen a la Tierra, los huéspedes “serán recibidos como héroes”, aseguran desde la compañía.

Condominios en el Espacio

Es probable que Orion Span brinde sus servicios a turistas espaciales particulares y a organismos espaciales gubernamentales, explica Bunger. Este emprendedor y ex ingeniero de software, ya ha participado en la creación de otras compañías, además de ser parte del equipo de siete personas de Orion Span. En conjunto, los miembros del equipo tienen más de 140 años de experiencia en el espacio.

Orion Span no es la primera compañía que busca una oportunidad comercial en el espacio. Recientemente, se anunciaron planes para agregar un hotel de cuatro habitaciones a la ISS que costaría 40 millones dólares por persona.

El Axiom Space con sede en Texas planea llevar a turistas a la ISS el próximo año y lanzar una estación espacial comercial en 2024.

Por su parte, Virgin Galactic, que expresó que comenzaría a realizar vuelos espaciales suborbitales en 2009, planea cobrar 250 mil dólares por los futuros viajes extraterrestres.

“La comercialización de la LEO es una perspectiva emocionante, pero debemos determinar qué ideas son más reales que otras”, explica a Bloomberg Phil Larson, decano asistente y jefe de personal de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Boulder, Colorado. Anteriormente, Larson fue parte del equipo de SpaceX de Elon Musk y trabajó en la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca durante la gestión de Obama.

Si la Aurora Station tiene éxito, la compañía desea lanzar módulos idénticos y construir una estación espacial privada. A largo plazo, la idea es vender el espacio.

“Más adelante, venderemos módulos especializados como los primeros condominios espaciales del mundo”, añade Bunger. Y promete: “Los futuros propietarios de Aurora podrán vivir en su condominio espacial, visitarlo o subarrendarlo”.

Seguir leyendo