Espacio

Cómo la NASA planea enviar de nuevo humanos a la Luna

La agencia espacial de los Estados Unidos está probando rigurosamente su nave espacial Orión con miras al lanzamiento de su primera misión al satélite natural de la Tierra en 2019. Viernes, 26 Enero

Por Ramin Skibba

La NASA ha sometido su cápsula espacial Orión a una serie de pruebas diseñadas para averiguar si la nave espacial está lista para poner humanos en órbita o llevarlos incluso más lejos. Hasta ahora, la cápsula parece ir por buen camino: en una serie de maniobras realizadas esta semana, un equipo conjunto de especialistas de la NASA y la Armada de EE. UU. recobraron con éxito la nave espacial del mar de las costas de San Diego, y simularon lo que pasaría cuando una misión al espacio caiga en el mar en su regreso a la Tierra.

Si todo ocurre de acuerdo con lo planeado, Orión sería la tecnología insignia de la NASA para poner astronautas en órbita e incluso en el espacio exterior, incluida la superficie lunar y tal vez Marte. Esto es lo que está en juego con Orión y lo que se necesita hacer antes de su lanzamiento.

¿No se envían ya al espacio astronautas de Estados Unidos?

Sí, pero no en una nave espacial de la NASA. El programa del transbordador espacial terminó en 2011, y los transbordadores restantes están ahora en exhibición en todo el país. Desde entonces, los astronautas estadounidenses han tenido que viajar a la Estación espacial internacional (ISS, International Space Station) en cohetes rusos, y la NASA ha enviado suministros a la ISS mediante SpaceX y los lanzamientos de Orbital ATK.

Hasta que Orión se encuentre disponible, los astronautas de la NASA no tienen otra manera de alcanzar la órbita baja de la Tierra y más allá. Las empresas espaciales comerciales como SpaceX y Boeing están desarrollando sus propias cápsulas tripuladas capaces de alcanzar la ISS. Sin embargo, para enviar gente a la Luna o al espacio exterior, no está claro todavía quién será el primero en tener una plataforma de lanzamiento.

Si Orión es solamente una cápsula, ¿cómo despegará?

Orión es la parte que lleva a los astronautas y el equipo de investigación, como una versión más grande y mejorada de las cápsulas Apolo. Se combinará con el Space Launch System (Sistema de lanzamiento espacial, SLS), un nuevo cohete que está en desarrollo y se prueba al mismo tiempo. A pesar de que se le ha criticado por su excesivo costo y retraso, el SLS continúa avanzando. Cuando esté listo, será más poderoso que sus competidores, incluido el SpaceX's Falcon Heavy, que está programado para su primer viaje en las próximas semanas.

Debido a que no puede aterrizar como un transbordador, ¿cómo traerá Orión de regreso a los astronautas?

Orión está diseñado con un escudo térmico que puede tolerar temperaturas de hasta 2700 grados centígrados en su regreso a la atmósfera. Una vez que la cápsula desacelera de 25.000 millas por horas a “únicamente” 300 millas por hora en su descenso, desplegará paracaídas para desacelerar aún más y caerá en el mar tan suavemente como sea posible cerca de la costa de San Diego, donde la esperarán naves de la Armada. Los buzos de la Armada formarán una plataforma flotante alrededor del módulo de la tripulación que se balanceará en el agua para que puedan recuperar a los astronautas.

“La tripulación puede sentirse mareada”, después de su primera vez en el espacio y su vuelta a la Tierra, dice Charles Lundquist, director adjunto del programa Orión. El equipo de rescate atará un cabrestante a Orión y los jalará a la cubierta principal de la nave para que pueda re-usarse la cápsula.

¿Qué tipo de pruebas se están realizando en Orión?

Esta semana, la NASA ha probado los procesos para recuperar Orión con el U.S.S. Anchorage, con un modelo de la cápsula que tiene aproximadamente el mismo tamaño, forma, peso y centro de gravedad que la verdadera cápsula. También están probando el equipo de apoyo a tierra, el escudo térmico, los sistemas de paracaídas y todo el equipo electrónico y software.

Todos los componentes tienen que funcionar en la primera gran misión de Orión.

El astronauta Stephen G. Bowen evoca las memorias del Apollo 1 y los transbordadores espaciales Challenger y Columbia, y enfatiza “qué tan importante es que lo hagamos bien”. La seguridad es una preocupación prioritaria de los científicos e ingenieros de la NASA, por lo que intentan minimizar los riesgos del viaje espacial.

¿Cuál es el plan para la primera misión de Orión?

Una vez que se desprenda del SLS y tenga la trayectoria correcta, Orión pasará la Luna volando y volverá a la Tierra en un plazo de tres semanas. El lanzamiento de la Exploration Mission 1 (Misión de exploración 1), como se le llama, se ha anunciado para diciembre de 2019, pero esa fecha puede postergarse al año siguiente.

La primera misión será no tripulada, pero las siguientes serán más ambiciosas. Los planes actuales de la NASA son utilizar Orión para ayudar a los astronautas a construir una nueva estación espacial más allá de la atmósfera de la Tierra, conocida como el portal al espacio exterior. Dicha estación haría posible más investigación acerca de la Luna, al igual que permitiría que se ensamble naves en el espacio para misiones más distantes.

¿Orión tiene posibilidades de ir a Marte? 

Ése es el plan por ahora, pero probablemente no pasará hasta mediados de la década de los 2030. El “Viaje a Marte” a largo plazo depende del éxito de varias de las misiones de ahora a entonces, comenzando con esta prueba del Orión. (SpaceX también desea ir a Marte, pero hay muchas razones por las que los humanos no han llegado todavía.)

¿Y qué viene después?

En el entendido de que las pruebas siguientes salgan bien, la NASA planea reunir los componentes reales de Orión en el Centro Espacial John F. Kennedy en La Florida antes del fin de este año, y después enviar todo a las instalaciones de Plum Brook en Ohio, donde lo someterán a las pruebas finales que simulan el vacío y las temperaturas gélidas del espacio. Luego lo enviarán de regreso a Florida para preparar el lanzamiento. 

Seguir leyendo