Las 5 formas de protegerse del sol en verano

Además de evitar la exposición solar durante el mediodía, existen algunas acciones muy simples que pueden marcar la diferencia.

Por Redacción National Geographic
Publicado 3 ene 2024, 08:01 GMT-3
Viajeros esperan en una parada de autobús en medio del calor y sin sombra adecuada.

Viajeros esperan en una parada de autobús en medio del calor y sin sombra adecuada.

Fotografía de Elliot Ross

Recostarse sobre la arena cálida junto al mar puede resultar muy relajante, al igual que una tarde de piscina bajo el cielo azul. Pero… mejor hacerlo con precaución, ya que la exposición prolongada al sol puede perjudicar a la salud. ¿Cómo conseguirlo sin renunciar a la diversión y el aire libre?

¿El sol es bueno para la salud?

Tal como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas requieren pequeñas cantidades de radiación ultravioleta para producir vitamina D. No obstante, aclara el organismo, la exposición excesiva tiene consecuencias negativas para la salud.

Entre los efectos producidos por pasar mucho tiempo bajo el sol se encuentran: “Daños en el ADN, quemaduras solares, reacciones fototóxicas y fotoalérgicas e inmunodepresión, que puede considerarse un factor de riesgo de cáncer y dar lugar a la reactivación de virus (por ejemplo, el del herpes labial)”. 

Además, puede generar daños oculares agudos, como fotoqueratitis y fotoconjuntivitis (es decir, la inflamación de la córnea y de la conjuntiva, respectivamente). Y efectos crónicos como cataratas (enfermedad ocular en la que el cristalino se vuelve cada vez más opaco, lo que provoca una alteración de la visión), entre otros.

Cómo protegerse del sol

Existen algunas medidas para tener en cuenta al momento de permanecer al aire libre y exponerse a la radiación ultravioleta. Al respecto, la OMS, así como otras entidades sanitarias, recomienda algunas medidas generales como las siguientes:

1. Preferir la sombra

Ubicarse en la sombra, ya sea bajo una sombrilla, un árbol u otro refugio, puede reducir el riesgo de sufrir daños solares y cáncer de piel, sostienen los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Es importante destacar que al permanecer al aire libre se debe usar protector solar o ropa protectora, incluso al estar en la sombra.

2. Utilizar ropa adecuada para el sol

En la medida de lo posible, se deben llevar camisas de manga larga y pantalones y faldas largas que ayuden a proteger de los rayos UV, sugieren los CDC. Las prendas de tejido tupido ofrecen la mejor protección. 

Cabe aclarar que una remera mojada ofrece mucha menos protección contra los rayos UV que una seca, y los colores más oscuros pueden ofrecer más protección que los claros, señala el organismo estadounidense. Además, algunas prendas están certificadas por normas internacionales para ofrecer protección UV.

3. Llevar sombrero

Estar en la sombra, ya sea bajo un árbol o una sombrilla, puede ayudar a prevenir daños producidos por el sol

Fotografía de Robert Ormerod

Llevar un sombrero de ala ancha que proteja la cara, las orejas y la nuca puede marcar la diferencia. Tal como sucede con la ropa, es mejor utilizar sombreros oscuros y tupidos, ya que ofrecen mayor protección, indican los CDC.

En el caso de usar una gorra, lo ideal es añadir protección extra para las orejas y la parte posterior del cuello, ya sea con ropa o con protector solar.

4. Usar lentes de sol

Los lentes de sol protegen los ojos de los rayos UV y reducen el riesgo de cataratas. También cuidan la delicada piel alrededor de los ojos de la exposición solar.

Aunque existen muchos tipos, las gafas envolventes son las mejores, asegura la OMS, ya que garantizan una protección del 99% al 100% contra los rayos ultravioleta A y B.

(Podría interesarte: Las 3 razones por las que los animales toman sol)

5. Aplicar protector solar

Colocar protector solar de amplio espectro en las zonas de la piel que no se pueden cubrir con la ropa es otra importante sugerencia a tener en cuenta. El producto debe reponerse cada 2 horas al estar expuesto al sol y después de nadar, sudar o secarse con la toalla, afirman los CDC.

Como guía, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido señala que los adultos deben intentar aplicarse entre 6 y 8 cucharaditas de protector solar si cubren todo el cuerpo. Y agrega que no se debe perder de vista la fecha de caducidad del producto.

Asimismo, la OMS aclara que “la mejor forma de protegerse del sol no es aplicar estos protectores, sino mantenerse en la sombra y llevar ropa. No se deben emplear protectores solares para prolongar el tiempo de exposición al sol”.

A estos puntos la entidad sanitaria global agrega: limitar el tiempo de exposición al sol durante el mediodía y evitar el uso de aparatos de bronceado artificial, porque aumentan el riesgo de presentar cáncer de piel.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados