¿Cómo recuperar el olfato después del COVID-19? Un entrenamiento te enseña a hacerlo

El “entrenamiento del olfato” está siendo recomendado para millones de personas infectadas con SARS-CoV-2 que demoran meses en volver a sentir olores.

Por Priyanka Runwal
Publicado 26 may 2022 10:40 GMT-3
Michele Crippa, un célebre sibarita que perdió el sentido del olfato tras contraer la COVID-19, ayuda ...

Michele Crippa, un célebre sibarita que perdió el sentido del olfato tras contraer la COVID-19, ayuda a Martina Madaschi a reconocer los olores en un taller terapéutico en Piacenza, Italia, el 19 de julio de 2021. A través de la formación, Crippa ha recuperado parte de su capacidad para oler y ahora está en una búsqueda para ayudar a otros.

Fotografía de Fabio Bucciarelli The New York Times via Redux (270444)

Chris Rogers se dio cuenta de que algo andaba mal cuando le dio un mordisco a un emparedado de queso. Había dado positivo por COVID-19 en marzo de 2021 y, dos días después, no podía oler el reconfortante aroma de la mantequilla y el queso derretidos, ni saborear el pan tostado. “Era como comerse un trozo de cartón”, recuerda.

Muchas personas que han tenido experiencias similares recuperaron su sentido del olfato y el gusto en cuestión de días o a las pocas semanas de haber comenzado a sentir los síntomas, pero pasaron tres meses y la situación de Rogers apenas mejoró. “No tienes idea hasta que pasas semanas y semanas tratando de comer cosas que no puedes oler ni saborear”, dice la mujer de 50 años que vive en Santa Rosa, California. “Es una experiencia muy frustrante”.

Cansado de esperar a que su sistema olfativo se recuperara naturalmente, Rogers buscó la terapia de entrenamiento del olfato que le recomendó su otorrinolaringólogo. Dos veces al día durante 10 semanas, Rogers olió cuatro tipos de aceites esenciales (rosa, limón, eucalipto y clavo) para activar o fortalecer potencialmente la supervivencia de células detectoras de olores recién formadas o acelerar su producción y reconstruir la conexión entre su nariz y cerebro. Es similar a la fisioterapia, pero para la nariz, y se ha utilizado en la última década para ayudar a restaurar el sentido del olfato perdido por otras infecciones virales como el resfriado común o la influenza, las lesiones cerebrales y el envejecimiento.

Contenido relacionado:

Cómo diferenciar la pérdida de olfato por COVID-19
No está claro si la anosmia por COVID-19 es diferente a otras instancias de pérdida de olfato causadas por algún virus, pero aquellos que padecen anosmia por esta enfermedad parecen ser únicos en determinados aspectos. Shows: Carrera contra el virus De Ébola a Covid-19: Señales de alerta

Si bien los científicos han registrado mejoras en la capacidad de oler de algunas personas, generalmente después de un período de tres a seis meses de dicho entrenamiento, ha sido difícil mostrar cuánto de esa mejora proviene de la terapia en sí y cuánto es producto de la recuperación natural que ocurre con el tiempo, dice Eric Holbrook, un rinólogo que estudia y trata a pacientes con trastornos del olfato en el Hospital de Ojos y Oídos de Massachusetts, Estados Unidos.

Aún así, continúa recomendando la terapia a muchos pacientes, incluidos aquellos que han perdido el sentido del olfato debido a la COVID-19, porque dice que olfatear esos aromas podría mejorar o acelerar el proceso de curación.

Además, es una de las pocas y, a menudo, las únicas opciones terapéuticas disponibles para millones de personas que no han podido recuperar el sentido del olfato durante meses después de una infección por COVID-19.

Aunque los beneficios del entrenamiento del olfato pueden variar considerablemente entre los pacientes, dependiendo de su punto de partida, “generalmente no se considera dañino”, dice Bradley Goldstein, un otorrinolaringólogo que estudia los trastornos del olfato en la Universidad de Duke, Estados Unidos. “Lo hemos recomendado con expectativas moderadas, pero aún necesitamos encontrar terapias farmacológicas específicas y más efectivas. Es realmente una necesidad insatisfecha”.

Los orígenes del entrenamiento del olfato

Hace casi dos décadas, los científicos comenzaron a documentar la prevalencia del deterioro del olfato en grandes poblaciones. Examinando la literatura científica, Thomas Hummel, un experto en oído, nariz y garganta de la Clínica de Olfato y Gusto de la Facultad de Medicina de la Universidad de Dresden, en Alemania, descubrió que tal pérdida del olfato, ya sea temporal o permanente, era más común de lo que se suponía anteriormente, y afectaba a casi 5% de la población general. Entre los pacientes que visitaban su propia clínica, había visto de primera mano el costo que tenía en su bienestar emocional y calidad de vida. Algunos mostraron signos de depresión; otros perdieron peso debido a la pérdida de apetito y la subsiguiente desnutrición.

Hummel estaba decidido a ayudar a sus pacientes a recuperar el sentido del olfato. Sabía que el sistema olfativo tiene una capacidad única para regenerarse continuamente a lo largo de la vida humana en respuesta a una lesión, como un traumatismo craneal, o después de perder el olfato tras una infección viral de las vías respiratorias superiores. Y los experimentos habían demostrado que las personas que no podían oler ciertos olores podían aprender a percibirlos después de exposiciones repetidas a ese olor. Pensó que usar tal enfoque podría ayudar a sus pacientes.

Para probar su hipótesis, Hummel reclutó a 40 pacientes a los que se les pidió que inhalaran cuatro olores (rosa, limón, eucalipto y clavo) de frascos de vidrio etiquetados durante 10 segundos dos veces al día, durante 12 semanas. Hummel eligió esos aromas porque representaban cuatro de los seis grupos de olores primarios (floral, afrutado, asqueroso, especiado, ahumado y resinoso) identificados por el psicólogo alemán Hans Henning en 1916.

Para evaluar si esta terapia de olores era efectiva, Hummel y sus colegas pidieron a los participantes del estudio que identificaran y discriminaran entre una variedad de olores adicionales antes y después del entrenamiento de olores. Descubrieron que aproximadamente el 30% de los participantes informaron alguna mejora al final del estudio en comparación con el 6% que no recibió capacitación sobre el olfato.

Desde entonces, múltiples estudios han explorado los beneficios terapéuticos de esta técnica, a menudo observando mejoras que, en promedio, son pequeñas. En algunos casos, la mejora puede ser del 25% y en otros es más del 70%, confirma Hummel. A menudo depende de la edad, así como de cuánto tiempo las personas sufrieron la pérdida del olfato o la extensión de la misma antes de buscar el entrenamiento del olfato.

“Las personas con pérdida del olfato posterior a la infección durante un período corto tendrán una mayor probabilidad de recuperación que aquellas que perdieron el olfato por la misma razón, pero no olieron nada durante dos años y luego acudieron a nuestra clínica” añadió.

Agregar algunos olores más a la rutina del olfato también puede mejorar los beneficios. En un estudio de 2015, Hummel demostró que continuar con la terapia de entrenamiento del olfato durante 12 semanas adicionales y reemplazar los cuatro olores originales con combinaciones como mentol, tomillo, mandarina y jazmín o té verde, bergamota, romero y gardenia era más efectivo que siempre usar el conjunto original de olores.

Si bien los científicos aún están ajustando la duración ideal de la terapia de entrenamiento del olfato y qué concentraciones de aroma son más efectivas, Patel señala que la forma de cuantificar esos beneficios aún es muy rudimentaria. Actualmente, para medir qué tan bien funcionó la terapia, los médicos calculan una puntuación antes y después del entrenamiento del olfato presentando a los pacientes 40 olores a través de bolígrafos o pruebas de rascar y oler.

Luego, el paciente debe elegir el olor correcto entre cuatro opciones. “Estos son muy subjetivos y no es una medida objetiva real”, agrega Zara Patel, cirujana de cabeza y cuello y experta en pérdida del olfato en la Universidad de Stanford, Estados Unidos. Además, según el lugar donde crecieron las personas y sus antecedentes culturales, es posible que no todos estén familiarizados con cada uno de los 40 aromas, dice.

No está claro cómo este entrenamiento del olfato produce las mejoras registradas en varios estudios, pero los científicos tienen algunas hipótesis. Basándose en los conocimientos de los estudios hechos con roedores, Hummel, por ejemplo, cree que exponer a las personas con déficit olfativo a los olores podría acelerar la regeneración de las células detectoras de olores, lo que podría ayudar a los pacientes a recuperarse más rápido.

Goldstein, por otro lado, sugiere que el entrenamiento del olfato podría mejorar la supervivencia y el funcionamiento de las nuevas células detectoras de olores que se forman naturalmente al estimular una variedad de ellas usando los cuatro aromas, dándoles así la oportunidad de conectarse con el cerebro y eventualmente restaurar la pérdida del olfato.

El entrenamiento para hacer frente a la pérdida del olfato asociada con COVID-19

A medida que se desarrollaba la pandemia, la demanda de terapia de entrenamiento del olfato aumentó, ya que, potencialmente, millones de personas que tenían COVID-19 experimentaron deterioro del olfato.

“La pérdida del olfato y la distorsión del olfato se tornaron como un problema ampliamente comentado”, dice Patel. “Es uno de los aspectos positivos de la pandemia, honestamente, porque antes de eso, la mayoría de los pacientes [y] la mayoría de los médicos nunca habían oído hablar de este tema”.

A diferencia de otros virus que pueden causar la pérdida del olfato al infectar directamente las células involucradas en la detección de olores, el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, las protege. En cambio, el coronavirus infecta las células de apoyo circundantes, que tienen el receptor ACE2 que el SARS-CoV-2 necesita para infectar las células huésped humanas.

Para defender el cuerpo contra el virus, las células inmunitarias se apresuran a este sitio de infección y generan proteínas antivirales que, según un estudio de 2022, pueden disminuir la actividad de los genes necesarios para construir los receptores de olores en estas neuronas detectoras de olores, que luego conduce a la pérdida del olfato.

Aun así, aproximadamente el 80% de los pacientes con COVID-19 que habían perdido el sentido del olfato lo recuperaron sin ningún tratamiento en un plazo de una a cuatro semanas y el 95% se recuperó en un plazo de seis meses. Para muchos pacientes que experimentaron una pérdida del olfato que se prolongó más allá de unos pocos meses, la esperanza de una recuperación completa no parecía una opción y buscaron un entrenamiento del olfato. Hicieron esto sabiendo que la terapia tomaba tiempo para producir beneficios y no funcionó para todos.

“Es realmente difícil para las personas que no han perdido el sentido del olfato comprender el impacto que tiene esto para las personas a las que les sucede”, comenta Patel. “Es esta cosa invisible que no tiene ningún efecto externo y, por lo tanto, las personas realmente no entienden cuán importante es para ellas”.

Algunos estudios comienzan a sugerir que el entrenamiento del olfato puede beneficiar a los pacientes con COVID-19 que han tenido pérdida del olfato durante más de seis semanas. Rogers, que realizó la terapia durante 10 semanas, comenzó a notar mejoras en la sexta semana. “El sabor y los olores comenzaron a fortalecerse progresivamente”, dice, “finalmente estaba llegando a un punto en el que saboreaba un trozo de pizza todo el tiempo que lo comía”.

Ahora, al menos cinco meses desde que terminó el entrenamiento del olfato, "probablemente estoy en un 75%”, dice.

Rogers también está lidiando con distorsiones del olor donde el jengibre encurtido que acompaña al sushi le huele repugnante, el café huele a pimienta y su cerveza Russian River IPA favorita tiene un sabor metálico. Los científicos han descubierto que tales “conexiones cruzadas” pueden asociarse con la recuperación después de la pérdida del olfato y un estudio sugiere que el entrenamiento del olfato puede ayudar a superarlas.

Aparte de esta terapia, hay pocas opciones de tratamiento disponibles para los pacientes. Médicos como Patel han recomendado la irrigación con esteroides además del entrenamiento del olfato. Esto implica enjuagar la nariz con un medicamento antiinflamatorio que reduce la hinchazón y mejora el impacto de la terapia de entrenamiento del olfato. Ella y otros científicos del olfato también están investigando los suplementos de omega-3, la vitamina A y el plasma rico en plaquetas como otras opciones para ayudar a restaurar la pérdida del olfato por el COVID-19.

Por ahora, el entrenamiento del olfato, a pesar de presentar pocas garantías, se considera la mejor opción disponible, porque es económica y generalmente segura. “Básicamente, pone a los pacientes en el asiento del conductor”, dice Hummel. “Es por eso que la gente lo usa mucho”.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Ciencia
COVID-19: incluso un cuadro leve puede afectar el cerebro
Ciencia
Una costumbre del siglo XIX podría ayudar a combatir la COVID de larga duración
Ciencia
Después de la pandemia, ¿volveremos a sentirnos cómodos en lugares con mucha gente?
Ciencia
El COVID prolongado sigue siendo un misterio: conoce la lucha de una paciente por conseguir tratamiento
Ciencia
COVID-19 prolongado: estas son las razones por las que el virus permanece en el cuerpo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados