¿Por qué los niños necesitan sus propios ensayos de vacunas contra la COVID-19?

Se está evaluando a los adolescentes ahora. Los niños más pequeños serán los siguientes. ¿Por qué los fabricantes de vacunas esperaron para estudiar estos grupos?

Published 23 de febrero de 2021 13:35 GMT-3
polio

En la década de 1950, más de 1,8 millones de niños participaron en los ensayos de una vacuna contra la polio desarrollada por Jonas Salk (arriba).

Fotografía de PhotoQuest, Getty Images

En enero, Megan Egbert vio una publicación en su cuenta de Facebook que el fabricante de la vacuna contra la COVID-19 Moderna estaba reclutando voluntarios para un ensayo clínico en adolescentes. Rápidamente pensó en sus dos hijas, de 14 y 12 años.

Como la mayoría de los adolescentes, las niñas habían pasado por un año difícil de aprendizaje remoto y actividades perdidas. Egbert, una bibliotecaria de Boise, Idaho, esperaba que participar en el ensayo clínico fuera una forma de que sus hijas tuvieran acceso a la vacuna, que hasta ahora ha sido autorizada para su uso solo en adultos. (La vacuna Moderna está aprobada para mayores de 18 años. La edad límite para la otra vacuna autorizada en los EE. UU., de Pfizer-BioNTech, es de 16 años).

Sus hijas eran más altas que la mayoría de los adultos, por lo que no pensó que estarían en riesgo de tomar la dosis de tamaño regular que se estaba probando. Las chicas aceptaron rápidamente la idea. Unas semanas más tarde, recibieron su primera inyección, con una probabilidad de dos en tres de que fuera la vacuna real en lugar de un placebo.

Una estación de televisión local entrevistó a las hermanas, que se habían convertido en "mini celebridades" en la escuela por participar en la prueba, dice Egbert. Al día siguiente, revisó el enlace al informe de noticias en Facebook y encontró cientos de comentarios. Mientras que algunos elogiaron a las hermanas como "jóvenes valientes", otros cuestionaron el juicio de sus padres.

“La gente decía que estábamos usando a nuestras hijas como conejillos de indias”, dice Egbert. "Decían que no es para adolescentes hasta que se haya probado". Pero eso plantea un dilema de larga data de la medicina pediátrica: ¿Cómo pueden los científicos saber que las vacunas son seguras para los niños a menos que las prueben en niños reales? Y si los niños pueden beneficiarse de la vacuna y desempeñar un papel importante en el establecimiento de la inmunidad colectiva, ¿por qué han esperado las compañías farmacéuticas para estudiarlos?

Diferentes sistemas inmunológicos

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) exige que las nuevas vacunas se estudien de forma independiente en niños. Los sistemas inmunológicos de los niños aún están madurando y son impredecibles, por lo que podrían reaccionar de manera diferente al coronavirus o tener efectos secundarios que no ocurren en los adultos.

“Pueden responder mejor o peor”, dice James Campbell, profesor de pediatría en el Centro de Desarrollo de Vacunas y Salud Global de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland. "Hasta que no hagas el estudio con la vacuna, no sabes qué pasará".

Científicos rusos que visitan EE. UU. observan a Jonas Salk administrar una inyección de su vacuna contra la polio a Paul Anolik, de 9 años, en Pittsburgh en enero de 1956.

Fotografía de Photograph from Bettmann, Getty Images

A pesar de las primeras percepciones de que la pandemia ha salvado en gran medida a los niños estadounidenses, los datos acumulados revelan una historia diferente. Hasta el 11 de febrero, hasta el 2,3 por ciento de los más de tres millones de niños que dieron positivo en la prueba de COVID-19 estaban hospitalizados y al menos 241 niños habían muerto.

Si bien la vacuna puede proteger a los niños de la infección y la propagación del COVID-19, los pediatras también esperan que prevenga un trastorno peligroso y poco común conocido como síndrome inflamatorio multisistémico en niños, que se ha documentado en pacientes con coronavirus. El trastorno puede involucrar inflamación en varias partes vitales del cuerpo, incluidos el corazón, los pulmones y el cerebro.

“Veo estas afecciones inflamatorias constantemente en el hospital y estoy preocupado”, dice Joseph Domachowske, profesor de pediatría en la State University of New York Upstate University en Syracuse. "Si podemos prevenir la aparición de la infección en sí, podemos prevenir las consecuencias posteriores a la infección".

El otoño pasado, la influyente Academia Estadounidense de Pediatras pidió que se incluyera a los niños en los ensayos de la vacuna contra la COVID-19, y muchos padres están esperando ansiosamente ver si las vacunas estarán disponibles antes del comienzo del año escolar.

Ya se están realizando varios ensayos de vacunas contra la COVID-19 en adolescentes. Pfizer-BioNTech está probando su vacuna contra el coronavirus en 2.259 niños de entre 12 y 15 años. Moderna está inscribiendo a 3.000 participantes de entre 12 y 17 años, y Johnson & Johnson ha dicho que lanzará una prueba similar si su candidata a vacuna recibe la autorización de emergencia de la FDA.

Los datos iniciales de vacunas para los grupos de adolescentes podrían llegar ya en el verano. Los datos para los niños más pequeños podrían estar disponibles el año siguiente. Una vez que los datos estén disponibles, las empresas realizarán ensayos adicionales con niños de tan solo seis meses.

Los resultados en adultos como base

A pesar de la urgencia, Campbell dice que el enfoque escalonado es prudente para las vacunas contra la COVID-19, porque los niños no están en el grupo de mayor riesgo. Un estudio islandés reciente de 40.000 personas descubrió que los niños menores de 15 años tenían la mitad de probabilidades de contraer el coronavirus que los adultos y la mitad de probabilidades de propagarlo.

La llamada "reducción de la edad" es una estrategia común en el desarrollo de fármacos, especialmente cuando una enfermedad es más grave en los adultos, según Campbell. Por ejemplo, está estudiando una vacuna universal contra la influenza que se probó primero en adultos y arrojó resultados prometedores. Ahora está iniciando ensayos con niños en tres grupos de edad escalonados para poder comparar los efectos secundarios, los niveles de dosis y las respuestas inmunitarias.

Una ventaja de estudiar a los adolescentes inmediatamente después de los adultos es que los investigadores pueden basarse en el historial de voluntarios adultos. Durante el proceso de revisión de la FDA de la vacuna Pfizer-BioNTech en diciembre, la agencia analizó datos de 21.720 personas que habían tomado la vacuna como parte del estudio de fase tres. Esos datos mostraron claramente que la vacuna tiene una efectividad del 94 por ciento para prevenir la COVID-19.

“No necesitamos más datos de eficacia”, dice Robert Frenck, director del Centro de Investigación de Vacunas del Hospital de Niños de Cincinnati, quien también es el investigador principal del ensayo de la vacuna Pfizer-BioNTech allí. “Sabemos que es el 94 por ciento. Creemos que la respuesta inmune se traducirá".

Es por eso que los investigadores están estudiando un número mucho menor de adolescentes para evaluar la seguridad de la vacuna y validar los resultados en adultos. El concepto se conoce como puente inmunológico: dado que conocen la eficacia de la vacuna a partir de los ensayos en adultos, simplemente necesitan evaluar si los adolescentes que recibieron la vacuna también producen anticuerpos con éxito para evitar futuras infecciones por COVID-19.

También tiene sentido apuntar primero a los adolescentes, ya que es más probable que se infecten que sus pares más jóvenes. En una revisión de casos pediátricos de COVID-19, los niños de 12 a 17 años representaron el 63 por ciento de los casos, mientras que los niños de cinco a 11 años representaron solo el 37 por ciento.

Debido a que el sistema inmunológico de los niños se desarrolla con el tiempo, evaluar las vacunas contra la COVID-19 en niños más pequeños requerirá una nueva estrategia para ver si necesitan una formulación o dosis diferente, dice Domachowske, quien supervisa los ensayos pediátricos para Pfizer-BioNTech en SUNY Upstate University.

“Ciertamente, los niños no son solo adultos pequeños”, dice. Aunque los niños alcanzan niveles de inmunidad similares a los de los adultos a los seis años, ese ritmo difiere de un niño a otro según la genética y el entorno.  

En el ensayo de Pfizer-BioNTech de niños de cinco a 11 años, que podría comenzar en marzo, esos participantes comenzarán con una dosis más baja que la que actualmente se administra a adultos y adolescentes. “Es solo para ver los efectos secundarios y demostrar que tienen una respuesta inmunitaria protectora”, dice Domachowske. "Luego, si es necesario, probaremos la siguiente dosis más alta para ver si es aceptable para determinar si la vacuna tiene un perfil de seguridad y eficacia similar al de los adultos".

Las próximas fases incluirán a niños desde los dos años y luego a los bebés hasta los seis meses. Dependiendo de los resultados, los fabricantes de vacunas podrían terminar produciendo una dosis diferente para los niños más pequeños.

Domachowske dijo que los pediatras a menudo administraban la mitad de la cantidad de una vacuna típica contra la influenza a los niños de seis meses a tres años por precaución, pero recientemente comenzaron a administrar la dosis completa después de que nuevos datos mostraran que la cantidad total se toleraba igual de bien e incluso produjo una respuesta de anticuerpos igual o mejor.

Investigaciones en Estados Unidos

Este enfoque cuidadoso de la investigación pediátrica es un contraste bienvenido con el período desde la década de 1900 hasta la de 1970, cuando algunos niños fueron sometidos a abuso en nombre del progreso médico, dice Douglas Diekema, director de educación del Centro Treuman Katz de Bioética Pediátrica en Hospital de Niños de Seattle.

“Pocas personas conocen a los niños en instituciones que participaron en una investigación atroz”, dice.

Tome estos impactantes ejemplos: en 1949, docenas de niños de la ahora cerrada Fernald State School en Massachusetts fueron alimentados con avena mezclada con trazadores radiactivos como parte de un experimento para ver cómo viajaban los nutrientes por todo el cuerpo. Otro estudio de 14 años comenzó en 1956 en Willowbrook State School, un hogar para niños con discapacidades cognitivas en Staten Island, Nueva York. Allí, los niños sanos fueron alimentados deliberadamente con el virus de la hepatitis vivo a partir de muestras de heces de niños enfermos para ver si se enfermaban.

Tras las reformas generalizadas de la década de 1970, toda investigación con seres humanos debe pasar por la junta de revisión institucional de un hospital. Los niños ahora también están protegidos específicamente bajo la legislación creada en 1983, agrega Liza-Marie Johnson, presidenta del Comité de Ética del Hospital en el Hospital de Investigación Infantil St. Jude en Memphis, Tennessee.

“Algunas personas se han preguntado por qué los niños no se inscribieron antes en los ensayos de COVID-19, pero el propósito de estas regulaciones es proteger a los niños de riesgos innecesarios”, dice Johnson. Por ejemplo, se inscribió a los niños solo cuando había suficientes datos sobre la seguridad de las vacunas en los adultos. "La investigación está abierta a menores cuando un ensayo es de bajo riesgo y ofrece un potencial de beneficio".

Sin embargo, los investigadores luchan habitualmente para convencer a los padres de que inscriban a sus hijos en ensayos pediátricos. No es de extrañar que el éxito del reclutamiento esté directamente relacionado con la enfermedad del niño. “Los padres están muy motivados para participar si su hijo tiene una enfermedad rara”, dice Erica Denhoff, directora del programa educativo de los Centros Institucionales de Investigación Clínica y Traslacional del Boston Children's Hospital. "A menudo, este medicamento puede ser su única esperanza si su hijo sobrevive o si tiene la posibilidad de tener una vida normal".

Hacer que los niños participen en las pruebas se vuelve mucho más desafiante si no están en peligro inmediato y la participación requiere citas frecuentes o supervisión. Es más probable que los padres opten por no participar si un estudio tiene horarios rígidos o si están haciendo malabares con el cuidado de los niños o los problemas de transporte, dice.

Incluso unirse a los ensayos de la vacuna contra la COVID-19 requiere un compromiso significativo. Egbert dice que para el estudio de Moderna, sus hijas tuvieron que aceptar llevar un diario de síntomas durante una semana después de ambas inyecciones, asistir a visitas regulares de telemedicina y someterse a cuatro pruebas de coronavirus y cuatro extracciones de sangre durante 13 meses. “Les digo que esto es como un trabajo”, dice, y agrega que Moderna les compensará a cada una $1600, pagados en incrementos, siempre que permanezcan en la prueba.

Un ensayo con propósito

La forma más eficaz de inscribir y retener a los participantes del estudio es ayudarlos a formar una conexión emocional con el propósito del ensayo, dice Tricia Barrett, vicepresidenta senior y directora general de Praxis Communications, una firma de reclutamiento de ensayos clínicos.

“Hay una gran sensación de altruismo. Los padres piensan, no solo estoy ayudando a mi hijo, sino también a otros ”, dice. "Para los niños, los ayudamos a que se sientan parte de algo genial". 

Bob McDonnell es uno de los casi dos millones de legendarios “pioneros de la poliomielitis”, cuya participación en los ensayos de Salk ayudó a detener la propagación de la enfermedad paralizante. A los nueve años, no tenía mucho que decir al participar. Pero como un jubilado de 76 años en Loveland, Colorado, se ha vuelto más agradecido con su papel con el tiempo. “Ahora me alegro de haber sido parte de algo por el bien de la humanidad”, dice.

Charles y Lara Mashek de Oklahoma City también consideraron las implicaciones prácticas y magnánimas cuando inscribieron a sus hijas, de 14 y 12 años, en el ensayo Moderna en el Lynn Health Science Institute. Ambos médicos, ya habían sido vacunados contra la COVID-19 y estaban ansiosos por que sus hijos tuvieran la oportunidad de recibir la vacuna. “Creemos firmemente en las vacunas y vemos el valor de las pruebas y los ensayos”, dice Charles Mashek.

Elizabeth Mashek, de catorce años, estuvo de acuerdo.  "Estoy orgullosa de estar en él", dice. "Creo que es bastante genial". 

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados