Un hongo resistente a los medicamentos se propaga en hospitales afectados por COVID-19

Los médicos están preocupados por un peligroso hongo levaduriforme que puede colonizar la piel de una persona sin generar síntomas y que podría estar aumentando debido a la saturación de los centros médicos.

Por Sophie Cousins
Publicado 26 de octubre de 2020 17:53 GMT-3, Actualizado 5 de noviembre de 2020 02:55 GMT-2
Ilustración por computadora del hongo unicelular Candida auris. Se identificó por primera vez en el 2009. Engendra ...

Ilustración por computadora del hongo unicelular Candida auris. Se identificó por primera vez en el 2009. Engendra infecciones graves resistentes a los medicamentos en pacientes hospitalizados y tiene altas tasas de mortalidad. Causa infecciones en el torrente sanguíneo, en la piel y en el oído y también se ha aislado de muestras respiratorias y de orina.

Fotografía de Science Photo Library / Alamy Stock Photo (Ilustración)

Durante las vacaciones de Navidad de 2015, Johanna Rhodes recibió un correo electrónico alarmante de un médico que trabajaba en el Royal Brompton Hospital, un centro especializado en enfermedades de corazón y de pulmón más grande del Reino Unido. Un aterrador hongo invadía la piel de los pacientes y se propagaba por la unidad de cuidados intensivos a pesar de que el hospital mantenía amplios protocolos para el control de  infecciones.

"El médico me pidió que lo observara... pensé, ¿qué tan malo puede ser?" recuerda Rhodes, una experta en enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres que estudia la resistencia a los antifúngicos. Rhodes intervino para ayudar a uno de los mejores hospitales de cardiología del mundo a identificar el patógeno y eliminarlo de las instalaciones. El germen era Candida auris, poco conocida en ese momento. Lo que vio la sorprendió: "Crees que la COVID-19 es mala hasta que ves a la Candida auris".

La Candida auris es una hongo multirresistente, un patógeno que puede evadir los medicamentos fabricados para matarlo y los primeros signos sugieren que la pandemia de COVID-19 puede estar provocando infecciones de este hongo peligroso. Eso se debe a que el C. auris es particularmente prominente en entornos hospitalarios, que se han visto inundados de personas este año debido al coronavirus.

El hongo multirresistente se adhiere obstinadamente a superficies como sábanas, barandas de cama, puertas y dispositivos médicos, lo que facilita la colonización de la piel y el paso de una persona a otra. Además, los pacientes que tienen tubos que ingresan al cuerpo, como catéteres o tubos respiratorios o alimenticios, corren un mayor riesgo de contraer infecciones por C. auris y estos procedimientos invasivos se han vuelto más comunes debido a la insuficiencia respiratoria asociada con la COVID-19.

"Desafortunadamente, ha habido lugares donde hemos visto un resurgimiento de C. auris", dice Tom Chiller, director de la rama de enfermedades micóticas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. "También la hemos visto entrar en algunos de los hospitales de cuidados intensivos y también en algunas unidades de COVID-19... la preocupación es que una vez que se instala en un lugar, es difícil deshacerse de ella".

Antes de su aparición en el 2009, los hongos del género Candida eran más conocidos por causar casos benignos de aftas, un crecimiento excesivo de color blanco en la lengua o en los genitales. Desde aquel entonces, unos pocos miles de infecciones por C. auris se han propagado por al menos 40 países donde se han relacionado con muertes del 30 al 60 por ciento de los casos. En comparación, el coronavirus mata aproximadamente al uno por ciento de los infectados, pero ha afectado a un mayor número de personas en un corto período de tiempo.

La preocupación es que si el C. auris se vuelve más común en los hospitales o en el público en general, podría reforzar la creciente crisis de las superbacterias, que ya infectan a millones en todo el mundo. El año pasado, los CDC clasificaron al C. auris como una de las mayores amenazas de resistencia a los medicamentos en Estados Unidos. Ahora, aunque es demasiado pronto para confirmar un efecto dominó directo, EE. UU. ha registrado 1.272 casos confirmados de C. auris en el 2020, un aumento del 400 por ciento sobre el total registrado durante todo el 2018, el año más reciente con datos disponibles.

Sin embargo, es probable que el número real sea mucho mayor, ya que la pandemia de COVID-19 ha detenido gran parte de la vigilancia de la enfermedad de C. auris en los hospitales porque el germen con frecuencia puede colonizar la piel de una persona sin generar síntomas.

Estas superbacterias también pueden estar contribuyendo a las decenas de miles de muertes excesivas que se produjeron durante la era de COVID-19. De ahí por qué los médicos de todo el mundo están haciendo sonar la alarma.

¿Cómo se trata?

En el 2011, Anuradha Chowdhary estaba trabajando en su laboratorio en Nueva Delhi, cuando recibió una pila inesperada de muestras de sangre de dos hospitales en la ciudad en expansión. Misteriosas infecciones por hongos habían brotado en unidades de cuidados intensivos y en salas neonatales, por lo que Chowdhary, profesora de micología médica en el Instituto de tórax Vallabhbhai Patel de la Universidad de Delhi, fue reclutada para identificar el germen mediante exámenes genéticos y recomendar el mejor fármaco para el tratamiento. Los resultados la dejaron estupefacta.

Cuenta que las muestras del hongo levaduriforme tomadas a los pacientes, conocidas como cepas aisladas, no estaban en el sistema de identificación que usan los laboratorios de microbiología para rastrear las infecciones por hongos, dice ella. “Era la Candida auris. Tuve que preguntar: ¿Qué es la C. auris?"

Se había identificado por primera vez dos años antes en el oído de un paciente ("auris" en latín significa oído), pero Chowdhary no la había visto antes. La mayor sorpresa fue que todas las muestras eran resistentes al fluconazol, el medicamento de primera línea para tratar diversas micosis y candidosis. Desde que ella y su grupo publicaron su estudio sobre el brote de Nueva Delhi en el 2013, los investigadores han aprendido que la C. auris casi siempre es resistente a este medicamento y a los parientes químicos de su familia, conocidos como azoles. Algunas variantes también son inmunes a las otras dos clases principales de fármacos antimicóticos.

Es por eso que Chowdhary ahora ha abordado a los pacientes con COVID-19 críticamente enfermos que fueron ingresados en una UCI en Delhi y adquirieron candidemia, una micosis por Candida en el torrente sanguíneo. En un pequeño estudio publicado el 27 de agosto, su equipo detectó que 10 de 15 de esos pacientes tenían C. auris resistente a los medicamentos, que probablemente se adquirió dentro del hospital.

Todas las muestras podían ignorar el fluconazol, pero cuatro de los aislados con C. auris también eran resistentes a la anfotericina B, un fármaco antimicótico de segunda línea. La resistencia a dos clases de medicamentos es particularmente preocupante porque la India tiene un acceso limitado a la tercera opción para el tratamiento antifúngico: las equinocandinas. Seis de los pacientes fallecieron.

"Nuestra preocupación en este momento es que estamos viendo casos publicados de pacientes con COVID-19 y otras infecciones fúngicas, con personas que se enferman y mueren", dice Rhodes, mientras ella y otros médicos en el Reino Unido enfrentan el aumento repentino del coronavirus. "Esperamos ver lo mismo con la C. auris".

Tanto ella como Chowdhary enfatizan la importancia de las pruebas y del rastreo de contactos, intervenciones clave en el control de COVID-19 que también son críticas en la lucha contra la propagación de la C. auris. Están presionando para que los pacientes sean examinados de forma rutinaria para detectar la presencia del hongo, que implica recolectar muestras de de piel, sangre u orina para analizar el ADN del hongo. Después de que un paciente da positivo en la prueba de C. auris, se realiza un procedimiento médico conocido como prueba de susceptibilidad para determinar si alguna de las tres clases de medicamentos antimicóticos puede aliviar la infección.

Estas tácticas pueden ayudar a rastrear las muertes causadas por el hongo, un proceso que a menudo es complicado porque el germen tiende a adquirirse en los hospitales entre personas que ya están enfermas de otra cosa.

"Si no lo identificamos, entonces no sabemos si un paciente está muriendo de COVID-19 o de otra infección", dice Chowdhary, pero "si es resistente a los medicamentos, ¿cómo lo trataremos?"

El duelo pandémico

En el 2019, la Organización Mundial de la Salud incluyó la resistencia a los antimicrobianos como una de las diez principales amenazas para la salud mundial. El temor de la agencia es que la humanidad esté regresando a una época en la que las infecciones fácilmente tratables, como la tuberculosis y la gonorrea, ya no puedan mantenerse bajo control.

El uso excesivo mundial de medicamentos antimicrobianos en animales de granja y en la medicina humana se ha identificado como una de las causas de la aparición de superbacterias. Pero mirando hacia el futuro, Ramanan Laxminarayan, fundador y director del Center for Disease Dynamics, Economics & Policy en Washington, DC, dice que él y otros investigadores están preocupados por el papel que jugará el cambio climático en la propagación de las infecciones por hongos.

Una revisión de una investigación publicada el año pasado en mBio, una revista de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, sugiere que la C. auris "puede ser el primer ejemplo de una nueva enfermedad fúngica que emerge del cambio climático". Cuando los seres humanos sufren infecciones, tendemos a desarrollar fiebre como defensa. Las altas temperaturas ayudan a eliminar los gérmenes, en un concepto conocido como la zona de restricción térmica de mamíferos. El informe sostiene que a medida que las especies de hongos como la C. auris se adaptan a las temperaturas ambientales más altas debido al calentamiento global, pueden romper esta defensa térmica. Eso significa que en el futuro no solo veremos la propagación de infecciones fúngicas existentes, sino que otras nuevas se apoderarán de los seres humanos.

“La resistencia a los hongos podría ser tan peligrosa como la resistencia a los antibióticos”, dice Laxminarayan, aludiendo a las bacterias superbacterias como la Clostridioides difficile o a la tuberculosis multirresistente. Esas potentes bacterias representan el 99 por ciento de los 2,8 millones de infecciones por superbacterias reportadas cada año en los EE. UU., lo que conduce a aproximadamente 35.000 muertes.

La India ha sido considerada durante mucho tiempo como un invernadero de resistencia a los medicamentos y ahora la nación se ha convertido en el epicentro de Asia de COVID-19. De vuelta en Nueva Delhi, la mitad del personal de laboratorio de Anuradha Chowdhary recientemente dio positivo por COVID-19. Dos han muerto. A pesar de las dificultades personales, está agradecida de que la gente se esté dando cuenta del peligro que representa la C. auris.

“Al principio, todos pensaron que se trataba de un problema centrado en la India, que no era su problema”, dice. “Estaba luchando y trabajando sola, pero me alegro ahora que el mundo está trabajando en eso. Las infecciones por hongos no deben descuidarse".

Seguir leyendo