¿Vivirán con algún trauma a largo plazo los bebés nacidos durante la pandemia de la COVID-19?

Algunos investigadores dicen que el estrés extremo al que se enfrentan las mujeres embarazadas puede extenderse a sus fetos. Pero no todos los expertos piensan que los recién nacidos de hoy estarán destinados a enfrentar dificultades.

Friday, September 4, 2020,
Por Stav Dimitropoulos
La pandemia ha lanzado estudios a largo plazo y un debate sobre el desarrollo del trauma ...

La pandemia ha lanzado estudios a largo plazo y un debate sobre el desarrollo del trauma residual en la "Generación del coronavirus".

Fotografía de Callaghan O'Hare, Reuters

El estrés colectivo causado por la pandemia en curso se ha vuelto tan omnipresente que ha abierto un debate científico sobre si los bebés que nacen durante el encierro sufrirán de peor salud por el resto de sus vidas. Si se pregunta por qué podría suceder eso, los científicos dicen que no puede mirar más allá de la tormenta de hielo de América del Norte de 1998.

Hasta seis semanas después de que la tormenta dejara sin electricidad al este de Ontario y al sur de Quebec, las mujeres embarazadas tuvieron que lidiar con temperaturas heladas en sus casas y eso dejó una marca biológica en sus bebés, dice la radióloga de la Universidad de Calgary, Catherine Lebel. El estudio del Proyecto Tormenta de Hielo escaneó los cerebros de 35 niños y 33 niñas cuyas madres estaban embarazadas durante el evento para ver si la tormenta tenía alguna influencia en la amígdala, una parte del cerebro involucrada en la regulación de las emociones.

La investigación descubrió que los bebés nacidos durante el desastre tenían amígdalas más grandes una década después. Estas ampliaciones fueron paralelas a una mayor frecuencia en los comportamientos agresivos, particularmente en las niñas. Se cree que el estrés prenatal influye en el crecimiento temprano de la amígdala, tanto en los seres humanos como en los roedores y su tamaño puede influir en si alguien desarrolla depresión, ansiedad o agresión.

Lebel ahora está liderando un estudio a largo plazo que monitoreará a las mujeres embarazadas en todo Canadá mensualmente y seguirá los resultados de sus bebés después del nacimiento para ver si el aislamiento debido a las órdenes de quedarse en casa tendrá un impacto similar en los bebés nacidos durante la era del coronavirus. “Es una tontería descartar el período prenatal”, dice Lebel.

Lebel y otros investigadores dicen que la tensión y el aislamiento desmesurados que están experimentando estas mujeres pueden estar afectando a sus fetos, lo que, según sus cálculos, podría sentar las bases para que la "Generación C" muestre una gran cantidad de condiciones cognitivas, mentales, emocionales y físicas.

En mayo, Sam Schoenmakers del Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam, Países Bajos, y otros cuatro obstetras, neonatólogos y especialistas en ética médica publicaron un artículo de opinión en el British Medical Journal que describía el "daño colateral" que podrían enfrentar los bebés nacidos durante una pandemia. Señalan que algunos informes citan tasas más altas de trastorno de personalidad antisocial y una esperanza de vida más corta para los niños nacidos durante las hambrunas causadas por las ocupaciones nazis en la parte occidental de los Países Bajos en la década de 1940. Asimismo, los estudios sobre las secuelas de la súper tormenta Sandy del 2012 describen los cambios de temperamento en los niños nacidos de mujeres que estaban embarazadas cuando ocurrió el desastre. Estos niños eran más miedosos y estaban tristes y eran menos mimosos y buscadores de placer.

El proyecto COVID-19 de Lebel ya ha arrojado algunos resultados preocupantes. En abril, el equipo reclutó a casi 2.000 participantes embarazadas para completar los cuestionarios psicológicos. Entre los encuestados, el 37 por ciento informó síntomas de depresión clínicamente relevantes y el 57 por ciento expresó signos de ansiedad. Según la evidencia del pasado, esta tensión en las mujeres embarazadas puede estar causando cambios fisiológicos en sus bebés en desarrollo.

Pero no todo el mundo piensa que los “bebé corona” están necesariamente destinados a dificultades. Noel Hunter, psicólogo clínico y autor de Trauma and Madness in Mental Health Services, dice que el concepto de daño colateral está sobregeneralizado y se basa en escasas estadísticas.

“Investigaciones anteriores solo mostraron una correlación entre los problemas posteriores en la salud física y mental de los bebés y no la causalidad”, dice Hunter. Para ella, estas correlaciones ignoran las formas en que las situaciones estresantes (como una pandemia en curso) pueden influir en los comportamientos de los adultos hacia los niños. En lugar de culpar a los cuerpos de los padres y al período prenatal, dice Hunter, el enfoque debe ampliarse para estudiar los traumas persistentes que pueden influir en los niños mucho después del nacimiento, como la crianza abusiva y el estrés infantil, que también se han relacionado con consecuencias para la salud a largo plazo.

Otros expertos argumentan que cualquier investigación debe tener en cuenta cómo el COVID-19 se cruza con vulnerabilidades que ya existen debido al racismo sistémico o la desigualdad de ingresos. Alisha Ali, psicóloga aplicada de la Universidad de Nueva York, señala grandes problemas institucionales que ahora se han puesto de relieve, desde la atención médica deficiente para las personas de color hasta los desiertos alimentarios urbanos y las islas de calor creadas en gran parte por políticas racistas.

"Las personas que ya tenían más probabilidades de tener bebés, corren el riesgo de no poder cosechar los beneficios de una nutrición adecuada, atención médica y recursos relacionados ya que ahora corren un riesgo aún mayor", dice Ali.

La propia Lebel adopta una postura moderada cuando se trata de utilizar términos acalorados como "daño colateral", aunque espera algunas consecuencias persistentes en los bebés pandémicos.

“No hablaría de una generación dañada”, dice Lebel. "Pero dentro de 20 años, veremos tasas más altas de depresión y ansiedad que en las generaciones anteriores".

Cuidado de la salud

Comprender si la pandemia influirá en los bebés con corona tomará tiempo, pero por ahora, los padres pueden hacer cosas para minimizar los efectos. Por ejemplo, los primeros resultados del estudio de Lebel sobre el COVID-19 mostraron que el apoyo social y el aumento de la actividad física se asociaron con menos síntomas de ansiedad y depresión entre las mujeres embarazadas que encuestaron.

Fomentar las relaciones, incluso las virtuales o socialmente distantes, puede ayudar con las experiencias duales del aislamiento que se queda en casa y sentirse abrumado por las nuevas responsabilidades de la paternidad. Para los padres de todos los orígenes, no se puede subestimar la importancia de un sólido sistema de apoyo social, dice Ali.

“Debería ser parte del plan de un futuro padre desde el principio”, dice ella. "Tener una sola persona de apoyo en quien confíe, ya sea un cónyuge, un padre o un amigo cercano, puede tener una función preventiva cuando se trata de problemas de salud física y mental, y este apoyo puede ser virtual".

Dicho esto, los padres que enfrentan vulnerabilidades sociales pueden requerir asistencia adicional. Además de asegurarse de que estos padres tengan una mejor nutrición para ellos y sus recién nacidos, los trabajadores de la salud también deben garantizar que tengan apoyo social continuo, dice Ali. El hecho de que una enfermera o un trabajador social llame para que se registre regularmente después de que nazca el bebé y no solo durante los primeros días de posparto, podría evitar cualquier problema de salud física y mental.

Hunter recomienda encontrar actividades divertidas como jugar un juego de mesa, cantar en un karaoke, hacer un video en TikTok o ir a una búsqueda del tesoro. Del mismo modo, los padres pueden beneficiarse de aprender una nueva habilidad y de tomarse tiempo para reír o llorar si han perdido a un ser querido. El sueño y la nutrición también siguen siendo tan importantes como siempre para un embarazo y un período posparto saludables.

“La mayoría de los niños estarán bien si sus padres se cuidan y se enfocan en lo que es más significativo en la vida”, dice Hunter. "Cuando trabajamos juntos y nos apoyamos unos a otros, podemos superar casi cualquier cosa".

Seguir leyendo