Entrevista a Bill Gates: cómo poner fin a la pandemia... y prepararse para la siguiente

En un diálogo virtual con la directora editorial de National Geographic Susan Goldberg, el cofundador de Microsoft y titular de la Fundación Bill y Melinda Gates se refiere a los efectos negativos de la COVID-19 en la salud y el bienestar de la humanidad.

Tuesday, September 15, 2020,
Por National Geographic Staff
Bill Gates, empresario estadounidense y cofundador de Microsoft, fue entrevistado por la directora editorial de National ...

Bill Gates, empresario estadounidense y cofundador de Microsoft, fue entrevistado por la directora editorial de National Geographic Partners Susan Goldberg. El diálogo destacó cómo la pandemia de la COVID-19 ha afectado de manera radical a la salud y el bienestar de la humanidad y repasó los puntos más destacados del "Goalkeepers Reports 2020", informe presentado por la fundación que él lidera junto a su esposa Melinda Gates.

Fotografía de NG MEDIA

Según un nuevo informe publicado por la Fundación de Bill y Melinda Gates, la pandemia de COVID-19 ha afectado negativamente a la salud y al bienestar de la humanidad en casi todas las formas mensurables. En su cuarto "Goalkeepers Report" -que evalúa los esfuerzos del mundo para cumplir los objetivos establecidos por la Organización de las Naciones Unidas para poner fin a la pobreza extrema, el hambre y la desigualdad de género, entre otros indicadores-, la fundación concluye que la pandemia ha revertido años de progreso hacia casi todos estos objetivos y aboga para que se implemente un enfoque colaborativo para poner fin a la misma.

En una entrevista virtual con Susan Goldberg, editora en jefe de National Geographic Magazine y directora editorial de National Geographic Partners; el empresario cofundador de Microsoft y copresidente de la organización que lidera junto a su esposa, Bill Gates, explica cómo las naciones pueden trabajar juntas para cambiar las cosas y por qué distribuir una vacuna de manera equitativa entre ellas salvaría cientos de miles de vidas.

Bill Gates: la COVID-19 ha ocasionado años de retroceso en la salud global
Susan Goldberg, de National Geographic, habla con Bill Gates sobre Goalkeepers y cómo la COVID-19 ha revolucionado radicalmente la salud global.

Lea a continuación la transcripción de la entrevista, que ha sido editada por su extensión:

Susan Goldberg (S.G.) - Bill, me alegra poder hablar contigo sobre el Goalkeepers Report, pero me sorprendió mucho ver tantas diferencias en comparación con la última vez que hablamos sobre Goalkeepers en 2018. Ese era un informe mucho más positivo, todos los indicadores estaban yendo muy bien. Y ahora la COVID vino a frenar esos avances. Considero que tu informe lo describe muy bien. Dice: "En un abrir y cerrar de ojos, una crisis sanitaria se convirtió en una crisis económica, una crisis alimentaria, una crisis de vivienda, una crisis política. Todo tuvo un impacto en todo".¿Cuál crees que es la más importante? ¿Por dónde empezarías a hablar?

Bill Gates (B. G.) - Bueno, como dices, casi todos los años, se reduce la malnutrición, se reduce la mortalidad infantil, aumentan las tasas de alfabetización, hay un progreso gradual en el sentido de que la calidad de vida mejora, la gente vive más tiempo. Es increíble ver que los efectos negativos (de la COVID-19) se estén expandiendo tanto y en todas las esferas. Los efectos directos de que estén muriendo personas en los países pobres es solo una pequeña parte del daño total que se ha hecho. Una gran parte es que sus sistemas de salud, que son muy frágiles, han colapsado. Entonces no se están aplicando vacunas, no hay mosquiteros para combatir la malaria, no hay medicamentos contra el VIH. Como resultado, en África habrá muchas más muertes por estos efectos indirectos que por los efectos directos.

Entonces la consigna es, vamos a poner fin a la pandemia, y eso nos lleva a hablar de la vacuna, que es el único recurso capaz de lograrlo. Y luego, hay que asegurarse de restaurar los servicios, y colocar las vacunas que los niños no se dieron a tiempo. Pero, incluso haciendo nuestro mayor esfuerzo para conseguir todo eso, la vacuna, la recuperación de los servicios, los aportes de los países ricos, nos llevará de dos a tres años volver a principios de 2020.

“ Los efectos directos (de la COVID-19) como que estén muriendo personas en los países pobres es solo una pequeña parte del daño total que se ha hecho”

Por: Bill Gates
Copresidente de Fundación Bill y Melinda Gates - Cofundador de Microsoft

S.G. - Y, además, todo ha sucedido tan rápido. Uno de los temas de los que habla el informe, que me sorprendió mucho, fue la distribución de vacunas y lo decisivo que será esto en términos de supervivencia. Este modelo de la Northeastern University, sorpresivamente revela "que se evitará el 33% de las muertes si las vacunas se distribuyen primero en los países de ingresos altos. Pero que podría evitarse el 61% si se proveen las vacunas a todos los países de forma proporcional a su población". ¿Podrías contarnos por qué esto es así?

B.G. - Bueno, las muertes ocurren en todas partes. Ahora, nadie dice que el algoritmo de distribución se aplicará totalmente en términos equitativos. Los países que contribuyen a financiar la I+D (Investigación y Desarrollo) tendrán algo de ventaja. Pero, necesitamos que haya equilibrio, comprar vacunas para esos países y aumentar la capacidad de fabricación, porque se trata de una cantidad de vacunas como jamás se ha necesitado. Y también ayudar a financiar esa disponibilidad evitando que los países ricos se apropien de toda esa capacidad.

S.G. - ¿Pero si los países ricos, por ejemplo, Estados Unidos, no adoptan este enfoque equitativo, ¿crees que seremos moralmente responsables de que haya más muertes?

B.G. - El lema de la fundación es que todas las vidas tienen el mismo valor y la ayuda de los países ricos a otros países ha salvado decenas de millones de vidas. Hay organismos como el Fondo Mundial para la lucha contra el VIH/SIDA, o Gavi que financia la compra de vacunas para condiciones como diarrea y neumonía. Esto explicaría que se hace algo por la equidad global. Pero el hecho de que nuestra fundación está salvando una vida por cada 1000 dólares que invertimos, demuestra que en verdad consideramos que las vidas que están fuera de EE. UU. no son tan valiosas como aquellas que sí lo están. Es escandaloso. Y se trata de un error doble porque no solo estás sacrificando esas vidas, al permitir que la enfermedad exista fuera de los Estados Unidos o en cualquier parte del mundo, sino que corres el riesgo de que regrese y no puedas reanudar tus actividades cotidianas.

Como en todas las crisis sanitarias, el mundo realmente necesita estar unido. Incluso los países que mejor se manejaron con la epidemia como Corea del Sur o Australia, no pueden afirmar que no tendrán reinfecciones, y deben continuar aplicando las medidas de prevención, y tienen muy pocos casos. Pero también muchos cierres y costos económicos. Así que, se trata de resolver las cosas para el bien de toda la humanidad. Por lo tanto, incluso desde un punto de vista egoísta, esta es la decisión más inteligente.

S.G. - El reporte enfatiza ese punto una y otra vez, que no puedes resolver un problema global con una solución nacional. Pero me parece que también temes que esto nunca suceda, es decir, que no aparezca esa solución global. Porque el informe vuelve a este punto una y otra vez.

B.G. - Bueno, hasta ahora, EE. UU., si bien es uno de los países que posibilitan la financiación de la I+D de las seis vacunas con más probabilidades de obtener aprobación a principios del próximo año, no ha participado en las conversaciones acerca de la generación de capacidad y el aporte financiero para comprar esas vacunas.

Hoy tengo esperanzas de que el Congreso, que históricamente ha tratado muy bien las cuestiones de salud global, y actuado bien ante enfermedades como el VIH, la malaria, consiga reparar que se haya pasado esto por alto. Y espero que lo haga rápidamente porque, cada mes que pasa en este contexto de pandemia literalmente cuesta billones de dólares y sin embargo los miles de millones necesarios para la vacuna son lo único que le podrá poner fin.

“Cada mes que pasa en este contexto de pandemia, literalmente, cuesta billones de dólares y, sin embargo, los miles de millones necesarios para la vacuna son lo único que le podrá poner fin”

Por: Bill Gates
Copresidente de Fundación Bill y Melinda Gates - Cofundador de Microsoft

S.G. - Una de las cifras que realmente me llamó la atención, fue el aumento de la pobreza. Es decir, hemos visto una racha de cada vez menos pobreza, creo que ha durado unos 20 años. Y ahora, de repente, decenas de millones de personas o más, caen en la pobreza por lo que ha sucedido. Y el informe menciona cómo las mujeres resultan más perjudicadas. ¿Podrías comentarnos acerca de eso?

B.G. - En este contexto de más pobreza, no hay equidad en absoluto. El trabajo extra, cuidar a los niños en casa, procurar la comida necesaria. La pobreza extrema es despertarse cada día sin saber si habrá comida suficiente.

El objetivo de desarrollo sostenible para 2030 es poner fin a la pobreza extrema. Los avances en ese sentido, particularmente en Asia, han sido bastante buenos, viene bajando mucho. El lugar donde la situación es más difícil es África, donde el crecimiento poblacional es muy alto y el terrible cambio climático hace que la agricultura sea menos predecible, entonces hay años en que no se obtiene comida suficiente.

Esperábamos que con ayuda generosa y con mejores semillas, África también pudiera recibir los milagros que hemos visto en Asia. Pero esto, en el mejor de los casos, es un contratiempo de tres o cuatro años en la búsqueda de ese objetivo de que casi nadie viva en condiciones de extrema pobreza.

S.G. - Hay muy pocas buenas noticias en este informe y es lógico. Pero, ¿crees que pueda surgir alguna innovación como consecuencia de tener que lidiar con esta enfermedad? ¿Cuáles son las cuestiones esperanzadoras que podrías mencionar?

B.G. - Bueno, no hay duda de que, habiendo ignorado las advertencias sobre una pandemia, esta vez, los países ricos, incluido EE. UU., tomarán las amenazas en serio, y harán las simulaciones necesarias para prepararse, tendrán capacidad de diagnóstico a gran escala disponible de forma inmediata, algo en lo que Estados Unidos en particular ha fallado terriblemente. Avanzaremos en la tecnología para elaborar vacunas que no son solo valiosas en época de pandemias, sino que se usarán para hacer vacunas para la malaria, la tuberculosis y el VIH.

Como en tiempos de guerra, nos hemos movido rápido y hemos probado cosas nuevas. Hasta en términos de nuestro estilo de vida, ahora podemos usar la telemedicina, ¿no? Podemos estudiar a distancia, podemos evitar algunos de los viajes de negocios que hacemos. Hemos tenido que abrir los ojos.

No compensa todas las cosas negativas que surgen de la pandemia, pero sí, la calidad de las empresas farmacéuticas, por eso tenemos seis vacunas candidatas, varias de las cuales tienen una muy alta probabilidad de resultar seguras y eficaces a principios del próximo año. Si esta pandemia hubiese llegado unos 10 años atrás, nuestro ancho de banda de internet no nos hubiera permitido hacer teletrabajo, y no se hubiese avanzado tanto en las tecnologías para elaborar vacunas. Entonces, es increíble que podamos decir esto apenas unos años después; con un poco de suerte en las vacunas, generosidad, y esfuerzos por difundir lo que es seguro, esta pandemia llegará a su fin. Así que, mucho más negativo sería decir: "Ay, Dios mío, esto va a continuar para siempre". Afortunadamente, gracias a la ciencia, y a las empresas farmacéuticas, no será así.

“Tenemos seis vacunas candidatas, varias de las cuales tienen una muy alta probabilidad de resultar seguras y eficaces a principios del próximo año”

Por: Bill Gates
Copresidente de Fundación Bill y Melinda Gates - Cofundador de Microsoft

S.G. - ¿Crees que Estados Unidos ha aprendido la lección, por así decirlo, de tomar las pandemias en serio y prepararse para enfrentarlas? Es decir, el problema es que si te preparas y luego no pasa nada, no pasa nada, no pasa nada… A la larga, dejas de estar preparado. ¿Crees que esta vez el mensaje puede haber calado más hondo?

B.G. - Bueno, habrá que hacer un análisis a posteriori. El CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) cometió algunos errores al principio. Luego, las cosas escalaron a un nivel político e inexperto donde la voluntad de admitir errores fue cero. Entonces, el hecho de que todavía los resultados de las pruebas demoren más de 24 horas se discute solo para decir: "Oh, resolví el asunto de las pruebas, no deberías hacer reembolsos por esos resultados demorados".

Todavía estamos trabajando a un nivel muy por debajo del que necesitamos. Entonces, creo que aprenderemos una lección: dejar que los profesionales hagan su trabajo.

Habrá mucha investigación y desarrollo para obtener pruebas y vacunas muy rápidamente. Por lo tanto, sí, a diferencia del título de mi charla de 2015 que era "No estamos listos para la próxima pandemia"; creo que dentro de tres años estaremos preparados para la próxima pandemia.

Seguir leyendo