Distribuir una vacuna contra la COVID-19 de manera equitativa podría evitar cientos de miles de muertes

Según el cuarto informe anual “Goalkeepers Report” de la Fundación Bill y Melinda Gates, la pandemia ha revertido años de progreso global. La cooperación como la clave para retomar el rumbo.

Tuesday, September 15, 2020,
Por Oliver Whang
Un trabajador humanitario le coloca una máscara a un niño mientras reparte alimentos a las familias ...

Un trabajador humanitario le coloca una máscara a un niño mientras reparte alimentos a las familias vulnerables en Nairobi, Kenia. Junto con el impacto de la COVID-19, la pandemia desencadenó una crisis económica que ha afectado primordialmente a las comunidades de bajos ingresos en todo el mundo.

Fotografía de Fredrik Lerneryd, AFP/Getty

La prisa entre los países ricos por reclamar miles de millones de dosis de posibles vacunas contra la COVID-19 podría provocar cientos de miles de muertes más que si las vacunas se distribuyeran de manera equitativa, según un informe publicado hoy por la Fundación Bill y Melinda Gates.

Ese es solo uno de los descubrimientos del cuarto Informe anual Goalkeepers Report, que es preparado por la Fundación Gates en asociación con el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME, en sus cifras en inglés). En años anteriores, el informe ha documentado el progreso constante que el mundo ha logrado hacia el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por las Naciones Unidas en áreas que van desde el acceso a la educación hasta el hambre y la igualdad de género.

Este año, sin embargo, casi todas las métricas han mostrado una disminución en la calidad de vida de las personas en todo el mundo, particularmente entre aquellos que ya estaban sufriendo. Lo más sorprendente es que el IHME descubrió que la pandemia ha terminado con 20 años de progreso para sacar a la gente de la pobreza y ha empujado a unos 37 millones de personas a la pobreza extrema desde su inicio a principios de este año.

"La pandemia, en casi todas las dimensiones, ha empeorado la inequidad", dijo Gates durante una conferencia de prensa el jueves. El nuevo informe sostiene que para salvar la mayor cantidad de vidas y poner fin a la pandemia lo más rápido posible, los países deben colaborar para desarrollar, fabricar y distribuir vacunas y tratamientos de manera equitativa en todo el mundo.

Actualmente, se están desarrollando más de 150 vacunas en todo el mundo y ocho se encuentran en las últimas etapas de los ensayos clínicos. La distribución de una vacuna eventual entre las naciones proporcional a su población detendría el 61 por ciento de las muertes mundiales por COVID-19 que ocurrirían sin una vacuna, dice el informe, que cita dos escenarios del Laboratorio de Modelado de Sistemas Biológicos y Socio-técnicos de Northeastern University. Por el contrario, el reporte dice que la asignación de las primeras dos mil millones de dosis de vacuna a los mejores postores evitaría solo el 33 por ciento de las muertes.

"No se puede simplemente usar a quien es más rico para hacer la asignación", dijo Gates en una entrevista con la editora jefe de National Geographic, Susan Goldberg. "Tienes que averiguar tu objetivo final y luego decirles a todos: por el bien del mundo, cooperemos de una manera sin precedentes".

Crisis globales sucesivas

En la conferencia de prensa, Gates describió un efecto en cascada de las catástrofes creadas por la pandemia (una crisis de salud que desencadena una crisis económica que desencadena una crisis de educación, etc.) que está exacerbando las desigualdades existentes entre las naciones, los géneros y las razas.

Según el informe, la recesión económica mundial es la más perniciosa de estas crisis y afecta a todos los países independientemente de su éxito en limitar la propagación del virus. El Fondo Monetario Internacional ha estimado que la economía mundial está perdiendo casi $500 mil millones de dólares cada mes y perderá al menos $12 billones para fines del 2021. Los efectos de esta recesión perjudican a los países en desarrollo de manera descomunal, dice el informe. Los 18 billones de dólares en fondos de estímulo que se han gastado desde marzo se concentran en gran medida en los países ricos, mientras que los países de bajos ingresos como los del África subsahariana han tenido que luchar para evitar la ruina financiera.

La recesión está afectando a las comunidades de color de manera desproporcionada. En una encuesta reciente, el 46 por ciento de los estadounidenses negros y latinos no estaban seguros de poder pagar el alquiler en agosto, en comparación con el 23 por ciento de los estadounidenses blancos en circunstancias similares.

Las mujeres y las niñas también se han visto particularmente afectadas por la pandemia. Un número desproporcionado de los 37 millones de personas que han sido empujadas a la pobreza extrema son mujeres en países de ingresos bajos y medianos, informa la Organización Internacional del Trabajo.

Es más probable que las mujeres y las niñas trabajen en el sector informal lo que incluye a los trabajadores domésticos y a los vendedores ambulantes. Esos trabajos se han visto particularmente afectados por la pandemia y, al mismo tiempo, ha aumentado el trabajo doméstico no remunerado que generalmente se delega a las mujeres, incluido el cuidado de los niños y de los enfermos. También es probable que la pandemia afecte a las generaciones futuras, ya que los estudios de la epidemia del Ébola del 2014 en África occidental sugieren que las niñas de los países de bajos ingresos tienen menos probabilidades que los niños de regresar a la escuela cuando vuelven a abrir después de un brote.

Los sistemas de atención de la salud también se han visto alterados, lo que dificulta cada vez más a las mujeres el acceso a cuidados que les salvan la vida durante el embarazo y el parto. Los datos más recientes muestran que casi el 95 por ciento de las muertes maternas en todo el mundo ocurren en entornos de escasos recursos y la mayoría se podrían prevenir si se dispusiera de la atención médica y de la experiencia adecuada.

Las vacunas para otras enfermedades, como el sarampión, la difteria, el tétanos y la tos ferina, han aumentado de manera constante durante décadas, pero desde que comenzó la pandemia, la proporción de personas que se vacunaron contra estas enfermedades ha disminuido vertiginosamente, a niveles vistos por última vez en la década de 1990. 

Deshaciendo el daño

Más allá de los últimos seis meses de la dramática regresión que describe el informe, proyecta que la pandemia continuará afectando a los sectores clave en los próximos años. Pero la recopilación de datos en sí se ha visto limitada por la pandemia y por las dificultades logísticas que presenta, admiten los investigadores. Entonces, para compensar esos efectos, el informe ofrece dos escenarios potenciales para el futuro.

El escenario más optimista asume que la COVID-19 se puede erradicar rápidamente. En ese caso, los modelos de datos predicen que el mundo podría volver a encaminarse hacia el logro de sus objetivos de desarrollo sostenible en solo un par de años. En el peor de los casos, si la COVID-19 no se puede dominar rápidamente, es posible que el mundo no reanude el progreso hacia esos objetivos durante más de 10 años. El futuro que suceda estará determinado en gran medida por lo que hagan las empresas y los países en los próximos meses, dice Gates. Resolver problemas tan complejos y conectados requerirá esfuerzos de colaboración, dice.

La fabricación de vacunas es un área de posible colaboración. Gates es optimista de que se desarrollará una vacuna a principios del 2021, pero cuestiona si las instalaciones podrán producir las dosis necesarias para combatir la pandemia a escala mundial. Gates sugiere que este dilema podría mitigarse si las empresas que desarrollan vacunas contra la COVID-19, la mayoría de las cuales tienen su sede en países ricos, se asocian con fabricantes en otras partes del mundo que tienen mayores capacidades de producción. 

También está la cuestión de cómo los países podrían unir fuerzas para distribuir la vacuna de una manera que salve vidas y no agrave la inequidad. Por ejemplo, aunque Gates dice que Estados Unidos ha sido ejemplar en la financiación de la investigación y el desarrollo de seis de los aspirantes a vacunas, señaló que el país ha estado ausente en la discusión sobre la ayuda a otras naciones para comprar esas vacunas. A principios de este mes, la Administración de Trump dijo que no se uniría a un esfuerzo codirigido por la Organización Mundial de la Salud para globalizar el acceso a las posibles vacunas.

Gates reconoció que la distribución se inclinará hacia los países que están financiando el desarrollo de las vacunas. Pero argumentó que los países ricos deberían invertir profundamente en la distribución equitativa de las vacunas, porque la existencia de la COVID-19 en cualquier parte del mundo prolongará los efectos de la pandemia en todas partes.

"No solo hay una razón humanitaria y estratégica para ayudar a los países en desarrollo", dijo, "hay una razón egoísta, porque eso es lo que nos permite volver a la normalidad". 

Seguir leyendo