Terremoto en México: ¿por qué estremeció a edificaciones que se encuentran a cientos de kilómetros?

El temblor en Oaxaca tuvo una magnitud 7.4. Un recordatorio de la geología extrema que hace que esta región sea particularmente propensa a grandes sacudidas y de gran alcance.

Wednesday, June 24, 2020,
Por Maya Wei-Haas
Un trabajador de búsqueda y rescate urbano en la Ciudad de México observa un edificio dañado ...

Un trabajador de búsqueda y rescate urbano en la Ciudad de México observa un edificio dañado por un terremoto que ocurrió en el 2017 después de que otro temblor sacudiera la región el 23 de junio del 2020.

Fotografía de Manuel Velasquez, Getty Images

En la mañana del 23 de junio, a las 10:29 hora local, un fuerte terremoto se apoderó de las comunidades en todo México. El temblor de magnitud 7.4 se extendió desde el sur de la ciudad costera de Crucecita, en el estado sureño de Oaxaca y envió una sacudida a través de la tierra que causó que edificios a cientos de kilómetros de distancia se balancearan como plantas en el viento. Se estima que medio millón de personas sintieron que el suelo se convulsionaba bajo sus pies, informa el Servicio Geológico de EE. UU. Se han registrado al menos cuatro muertes al anochecer y la extensión del daño aún se está evaluando.

México no es ajeno a los fuertes terremotos, con múltiples eventos poderosos que azotaron a la nación en el siglo pasado. Sin embargo, Oaxaca parece ser particularmente propenso a las sacudidas sísmicas: Una cuarta parte de los terremotos del país han ocurrido en ese estado, según un informe del Servicio Sismológico Nacional de México.

Los recuerdos de un terremoto masivo del 2017 todavía están frescos en la mente de las personas. Ese temblor de magnitud 8.2 golpeó al sureste de donde ocurrió el terremoto de hoy, derrumbó edificios y mató a cientos de personas y provocó un torrente de réplicas. En 1787, un temblor aún mayor, de magnitud 8.6, sacudió las mismas costas donde se produjo el terremoto de hoy, creando un tsunami masivo que inundó cientos de kilómetros de costa. Y los indicios de un terremoto aún más fuerte, en 1537, también persisten en la tierra.

"Las cicatrices geológicas de estos eventos que ocurrieron en 1787 y luego en 1537 muestran que es un área propensa a grandes terremotos y tsunamis", dice la paleoseismóloga María-Teresa Ramírez-Herrera de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los temblores fuertes son causados en parte por la compleja geología del área, una furiosa colección de fuerzas tectónicas que prepara a Oaxaca para una intensa actividad sísmica.

Tierra inquieta

Una serie de placas tectónicas conforman la superficie de la Tierra y constantemente luchan por su posición. México se encuentra sobre la placa tectónica norteamericana. Cerca de su región sur, la placa de América del Norte choca con la placa de Cocos, que se ve obligada a enterrarse en lo que se conoce como zona de subducción. Esto ocurre debido a la marcha constante de la placa de Cocos hacia el noreste entre 50 y 70 milímetros al año. Si bien ese avance puede no parecer muy rápido, es un galope en términos tectónicos y facilita la fricción rocosa que causa los terremotos.

Los pacientes y el personal médico son atendidos fuera de un hospital en la Ciudad de México después del terremoto. Los temores del nuevo coronavirus aún persisten en la región, lo que se suma a la complejidad de responder al evento devastador.

Fotografía de Photograph Carlos Jasso, Reuters

"Es muy, muy rápido, por eso se producen estos terremotos con bastante regularidad", dice Jamie Gurney, un geólogo independiente y fundador del Boletín de Terremotos del Reino Unido.

La situación cerca de Oaxaca se vuelve aún más compleja. En algunas zonas de subducción, los sedimentos pueden ser arrastrados junto con la placa descendente. Estos sedimentos sirven para lubricar la región límite, ayudando a que una placa se deslice contra la otra limitando la acumulación de tensiones que provocan terremotos.

Oaxaca, sin embargo, se encuentra cerca de lo que se conoce como la zona de fractura de Tehuantepec, donde la corteza entrecortada forma una cresta que se asoma a los sedimentos a lo largo del fondo marino. A medida que la placa Cocos se desliza debajo de América del Norte, también lo hace esta cresta. Esto puede estar causando que una placa se pegue contra la otra, aumentando la fricción y la posibilidad de terremotos, dice el paleoseismólogo Ramírez-Herrera, quien recientemente publicó un estudio que sugiere que tal mecanismo funciona en la costa de Guerrero, México. Otros investigadores han propuesto mecanismos similares que suceden en la Isla Norte de Nueva Zelanda, señala Gurney.

Aún hay mucha incertidumbre sobre esta posible fuente de terremotos en la región, dice Ramírez-Herrera. Pero ella y sus colegas han identificado montañas submarinas subductoras en la costa de Oaxaca, una pista tentadora de que la teoría tiene mérito.

El estado de Oaxaca también se encuentra justo al noroeste de donde las placas de América del Norte y Cocos chocan con otra losa de la corteza, la placa del Caribe. Los mapas tectónicos de esta región revelan un recordatorio visible de toda esta complejidad: una falla que se engancha en los confines del sur del país. Con tantas fuerzas en juego, Oaxaca está en la posición perfecta para albergar una gran cantidad de terremotos poderosos.

Lee también Un extraño enjambre de terremotos duró años: científicos descubren la razón

Tierra como gelatina

El terremoto del 23 de junio se sintió ampliamente en toda el área. En las redes sociales, muchos videos mostraron el balanceo de los edificios en toda la Ciudad de México, que se encuentra a unas 483 kilómetros al noroeste. El alcance excepcional de los temblores se debe a lo que se encuentra debajo de la bulliciosa metrópolis: los sedimentos.

La Ciudad de México se alza sobre los restos de un antiguo lago que se llenó de sedimentos arrastrados del terreno circundante. Estos suelos fértiles fueron una característica atractiva para los primeros aztecas, que construyeron su ciudad capital, Tenochtitlán, donde se encuentra hoy la Ciudad de México. Pero los sedimentos son un problema cuando compiten con un planeta tembloroso.

Cuando las ondas sísmicas golpean la roca sólida, surge una sacudida. Pero una vez que estas ondas radiantes ingresan a la cuenca debajo de la ciudad, pueden quedar atrapadas, rebotando de un lado a otro a través de los sedimentos. Además, este material suelto hace que las ondas se desaceleren y se amplifiquen, lo que intensifica el temblor en la superficie, dice Wendy Bohon, geóloga de terremotos de las Instituciones de Investigación Incorporada para Sismología (IRIS). Eso significa que la gente de la Ciudad de México puede sentir casi cualquier terremoto importante en la región, incluso si el epicentro está a cientos de kilómetros de distancia.

"Básicamente, la Ciudad de México está sentada, como, un pote de gelatina", dice Bohon.

Los numerosos videos de edificios oscilantes también destacan una característica particularmente intrigante y potencialmente mortal de los terremotos, dice Bohon. Así como mantener presionadas las cuerdas de una guitarra las hará vibrar a frecuencias específicas, los edificios de diferentes alturas se balancean hacia adelante y hacia atrás en diferentes intervalos de tiempo o resonancias. Cuando la longitud de la ola del terremoto coincide con la resonancia del edificio, el terremoto hace que la estructura se balancee con mayor vigor, lo que causa el máximo daño.

Este efecto fue notable durante un terremoto de magnitud 8.1 en 1985, que causó daños intensos en toda la Ciudad de México a pesar de que su epicentro estaba a más de 322 kilómetros de distancia. Gracias a la resonancia particular de las ondas sísmicas, el peor daño se observó en estructuras de entre ocho y 20 pisos de altura.

Terremotos 101: ¿Por qué pueden ser mortales?
Los terremotos son impredecibles y pueden ser lo suficientemente potentes como para derribar edificios. Descubra qué causa los terremotos, por qué son tan mortales y qué se está haciendo para construir edificios que puedan resistirlos.

La destrucción del evento de hoy todavía se está evaluando, pero los primeros informes sugieren que es relativamente menor. Aún así, el peligro no ha pasado por completo. Un terremoto tan fuerte producirá una gran cantidad de réplicas. Más de 140 ya han sacudido la región. "Esto da miedo, pero es normal", dice Bohon a través de un mensaje directo de Twitter. A medida que continúan las réplicas, se les aconseja a las personas en las áreas afectadas que se mantengan alejadas de cosas que puedan caerse por dentro y por fuera, desde estanterías y lámparas hasta líneas eléctricas y fachadas de edificios.

"La imprevisibilidad de los terremotos los hace muy aterradores", dice Bohon. "Pero puedes recuperar algo de control si estás listo y tienes un plan para terremotos".

Seguir leyendo