Huesos que datan de 1.000 años representan las víctimas más antiguas de tsunami en África Oriental

Una gran ola sumergió un antiguo pueblo de pescadores en la actual Tanzania, lo que llevó a los investigadores a reconsiderar el riesgo de tsunamis en la costa este de África.

Publicado 28 de mayo de 2020 14:07 GMT-3, Actualizado 5 de noviembre de 2020 02:55 GMT-2
Un cráneo humano se asoma desde la arena gris a lo largo del río Pangani de ...

Un cráneo humano se asoma desde la arena gris a lo largo del río Pangani de Tanzania, en el sitio de lo que una vez fue un antiguo pueblo de pescadores de Swahili. Hace aproximadamente mil años, un tsunami de repente destruyó la aldea y mató a muchos residentes.

Hace mil años, un próspero pueblo de Swahili se encontraba a orillas del río Pangani de Tanzania, a unos pocos kilómetros tierra adentro del Océano Índico. Los residentes construyeron sus casas con celosías de madera cubiertas de tierra. Llenaron sus redes con peces y cuentas de conchas hechas a mano. Sus cerámicas eran simples y funcionales.

Y luego, un día, se produjo un tsunami, provocado por un terremoto al otro lado del Océano Índico.

Una nueva investigación, financiada por la National Geographic Society y publicada en Geology, describe una rareza macabra en el registro geológico. Los aldeanos evidentemente no tuvieron oportunidad de escapar del torrente que los alcanzó. Muchos se ahogaron en sus hogares y fueron enterrados entre los escombros. Hasta donde los autores del estudio saben, el sitio de Tanzania es el primer y más antiguo depósito de tsunami con restos humanos encontrados en África Oriental. El depósito más antiguo con restos humanos en el mundo, que se encuentra en el Océano Índico en Papua Nueva Guinea, tiene 7.000 años.

Desde arriba, el sitio de campo parece un conjunto modesto de estanques de peces sin llenar junto al río Pangani de Tanzania. El Océano Índico se alza en el fondo.

Fotografía de Davide Oppo

El sitio de Tanzania agrega un punto de datos crucial en el estudio de los tsunamis del Océano Índico, que puede resultar devastador. Aunque los grandes tsunamis en la región ocurren con poca frecuencia, aproximadamente una vez cada 300 a 1.000 años más o menos, suceden, y en África Oriental, hay mucho en juego. El centro económico de Tanzania, Dar es-Salaam, que se encuentra en la costa, es una de las ciudades de mayor crecimiento en el mundo. Las proyecciones de las Naciones Unidas pronostican que Dar es-Salaam se convertirá en una "megaciudad" con más de 10 millones de residentes para el 2030 y puede llegar a superar los 70 millones para fines de siglo. 

África oriental tuvo suerte en el 2004, cuando un tsunami provocado por un gran terremoto en la costa de Indonesia mató a más de 227.000 personas. La mayor parte del daño y de las muertes de ese tsunami ocurrieron en el sur y en el sudeste de Asia. Las olas también llegaron a las costas del este de África, pero la primera ola tocó tierra en el continente durante una marea baja extrema, mitigando su impacto.

Sin embargo, el tsunami que ocurrió hace mil años fue una historia diferente. "No parece haber sido un tsunami tan grande, pero si las personas viven en un terreno bajo y no tienen idea de lo que viene, probablemente sea una situación extrema", dice Jody Bourgeois, un especialista en sedimentología y en tsunamis de la Universidad de Washington que revisó el nuevo estudio antes de su publicación. "No hay terremoto que te advierta, porque estás al otro lado del Océano Índico".

Descubriendo un antiguo desastre

A pesar del potencial de los tsunamis del Océano Índico para llegar a las costas de África Oriental, el riesgo de tsunami de la región no se ha estudiado mucho. El sitio de Tanzania es uno de los pocos depósitos conocidos de tsunamis en África Oriental de los últimos 12.000 años. "Este tipo de información debe ser conocida por los gobiernos y por la población", dice el autor principal del estudio y explorador de National Geographic, Vittorio Maselli, geólogo de la Universidad Dalhousie de Canadá.

Maselli comenzó a estudiar el tsunami milenario en la primavera del 2017, mientras trabajaba en el departamento de geología de la Universidad de Dar es-Salaam. Por casualidad, se enteró del trabajo de la arqueóloga Elinaza Mjema, también en la Universidad de Dar es-Salaam, que había estado trabajando en un sitio a 153 kilómetros al noroeste, cerca de la ciudad de Pangani. Un antiguo pueblo de pescadores de Swahili, el área donde una vez abundó con cuentas y cerámica, y la universidad lo usó para enseñar técnicas arqueológicas de campo adecuadas.

Pero cuando Mjema llevó a los estudiantes allí en el año 2010, pozo tras pozo de prueba revelaron la presencia de huesos humanos. "Todos los estudiantes se dirigían y decían: profesora, hay un esqueleto”, dice. "Todo fue una sorpresa."

Mjema regresó al sitio en el 2012, 2016 y 2017, y sus excavaciones posteriores encontraron cuerpos que fueron orientados al azar en la tierra, incluido uno con pulseras de hierro intactas alrededor de sus tobillos. La guerra y la enfermedad no parecían explicar la repentina desaparición de la aldea. No hubo marcas de corte ni signos de enfermedad en ninguno de los huesos. Por lo que parece, los hombres, las mujeres y los niños de la aldea se ahogaron y fueron enterrados en los restos destrozados de sus hogares.

Un equipo de investigadores, incluido Maselli y el coautor del estudio Andrew Moore, un sedimentólogo del Earlham College en Richmond, Indiana, visitaron el sitio en el 2017 para tomar más muestras de los sedimentos. Estaban enfrentando una carrera contra el tiempo. La Universidad de Dar es-Salaam había comenzado a cavar pozos en la propiedad para hacer estanques de peces para enseñar acuicultura, destruyendo parte del sitio arqueológico en el proceso. Los investigadores cavaron sus zanjas a lo largo de los márgenes de los estanques y recolectaron todo lo que pudieron. "Dentro de unos tres meses, tal vez menos, iban a llenar esos estanques con agua", dice Moore. "Algo de esto era mucha geología de rescate".

La arena que enterró la aldea contenía los restos de peces, roedores, pájaros, anfibios e incluso las conchas de pequeños moluscos marinos, una señal de que el agua se había arrastrado desde el Océano Índico, varios kilómetros río abajo. Y donde sea que los investigadores excavaran, seguían encontrando más huesos humanos. "A veces, era algo emocional: teníamos que pensar en la ciencia, pero mientras tanto, estábamos trabajando con las personas que murieron allí", dice Maselli.

La datación por radiocarbono de carbón y hueso en los depósitos confirmó que el evento de inundación ocurrió hace aproximadamente mil años. Los depósitos de tsunami de todo el Océano Índico también datan de esa época, lo que sugiere que un evento similar en escala e intensidad al tsunami del 2004 ocurrió hace un milenio.

Las simulaciones por computadora descubrieron que un terremoto a lo largo de Sunda, la falla en la costa de Indonesia que provocó el tsunami del 2004, podría haber formado olas lo suficientemente grandes como para explicar los depósitos de Pangani. La bahía en forma de embudo del río Pangani habría amplificado las olas del tsunami mientras corrían río arriba, haciendo que las inundaciones en el sitio fueran aún más destructivas.

"Si vamos a otros lugares de África donde ocurrieron eventos similares al del 2004... ¿encontraríamos este antiguo evento escrito en la historia del rock?" Moore se pregunta.

Reconsiderando el riesgo

El equipo de investigación espera que su estudio motive el trabajo para evaluar los riesgos de tsunami que enfrenta África Oriental. En particular, se necesita un mapeo más detallado del fondo oceánico de la región, dice Maselli. Al igual que las cadenas montañosas canalizan el flujo de aire, la topografía del fondo del océano afecta el movimiento de las olas y de las corrientes. Y los tsunamis no solo provienen de los terremotos sino que también pueden ser activados por deslizamientos de tierra bajo el agua.

"Estados Unidos tiene un gran programa para mapear toda la plataforma y la pendiente a lo largo de la costa atlántica para comprender los deslizamientos de tierra", dice Maselli. "No sabemos para África Oriental".

En cuanto a la antigua comunidad, el trabajo arqueológico de Mjema muestra signos de renovación posterior al tsunami. Dentro de los 50 a 100 años, la gente estaba construyendo encima de los depósitos de la inundación. Incluso hoy, la construcción en el área continúa. Aunque las autoridades locales han comenzado a mudar la construcción de las tierras bajas, dice Mjema, se han levantado edificios recientes en los antiguos depósitos de tsunami a lo largo del río Pangani. ¿Estas comunidades estarán preparadas para la próxima catástrofe posible?

"Podemos aprender mucho del pasado, si realmente queremos entender a qué nos enfrentamos", dice Mjema.

Seguir leyendo