Cómo hacer que los niños sociabilicen en tiempos de distanciamiento social

Los niños se comunican con sus amigos, principalmente, a través de videollamadas, pero, ¿qué otras actividades puedes sugerirles? Presentamos algunas ideas para fomentar conexiones más profundas.

lunes, 6 de abril de 2020,
Por Jamie Kiffel-Alcheh
.

.

Fotografía de FluxFactory / Getty Images
Nota del editor: En estos días, mantenerse conectado suele ser sinónimo de usar tecnología y redes sociales. Si tu hijo es menor de 13 años, asegúrate de que utilice únicamente las cuentas establecidas por un miembro adulto de la familia y de que alguien vigile siempre sus actividades.

Hace dos semanas que no hay clases en la escuela, y todos ya empiezan a enloquecer. Tu hija te ruega poder invitar a alguien a jugar, y la vecina de al lado no parece estar enferma. Eres consciente de que debes cumplir con el distanciamiento social, pero la plaza del barrio es grande y piensas que no habría riesgos. ¿Estará mal si le permito salir con la amiga solo por esta vez?

Lamentablemente, la respuesta es bien clara. Aunque los médicos sostienen que el coronavirus no suele afectar a los niños del modo que afecta a los adultos, eso no quita que sean portadores de la enfermedad y puedan contagiar a otras personas. Algunos estudios sugieren que el virus puede transmitirse antes de que aparezcan los síntomas, por eso es tan importante cumplir con las medidas. "El objetivo es crear espacio entre las personas para limitar la transmisión", expresa la epidemióloga Keri Althoff de la Bloomberg School of Public Health de la Universidad Johns Hopkins, Baltimore.

Lógicamente, no es una misión fácil cuando padres y niños han estado sin salir de casa durante semanas, y desconocen cuándo volverán las cosas a la normalidad. "Yo misma tengo dos hijos y sé que es difícil", comenta Althoff. Pero debemos "aplanar la curva", reducir el número de personas infectadas para que los trabajadores de la salud tengan suficientes recursos para ayudar a aquellos que realmente lo necesitan. "Si la gente se enferma demasiado rápido, eso no será posible", expresa Althoff. "Los padres y las familias juegan un papel muy importante en la desaceleración de la pandemia".

Pero el distanciamiento social no significa aislamiento total. Después de todo, es importante que los niños continúen relacionándose con los demás. "Contribuye a su desarrollo social y emocional, y fortalece sus habilidades sociales y emocionales", explica Melissa Brymer, directora del Programa “Terrorismo y Desastres” en el Centro Nacional para el Estrés Traumático Infantil de UCLA / Duke University en Los Ángeles. La clave es encontrar formas creativas de sociabilizar a la distancia. A continuación, presentamos algunas maneras de hacerlo.

Bailar. Descarga aplicaciones gratuitas como GoNoodle para hacer que los niños se muevan un poco y sociabilicen con otros niños, ya que el servicio ofrece rutinas de baile de tres a cinco minutos, que pueden compartirse en línea. Por ejemplo, pueden enviarles a sus amigos un enlace del baile e invitarlos a que se filmen bailando para después intercambiar los videos. ¡O pueden simplemente bailar juntos durante una videollamada!

Hacer una clase de arte. ¿Tu hijo tiene amigos fanáticos del arte? Sugiérele realizar una actividad en línea organizada por un artista profesional, como una clase de ilustración o animación stop-motion. Los niños pueden compartir fotos con sus amigos y conversar sobre lo que estuvieron realizando.

Realizar una excursión virtual. Las excursiones escolares se cancelaron; sin embargo, los niños pueden visitar juntos sus lugares favoritos a través de cámaras web que transmiten la vida de los animales que viven en zoológicos y acuarios. El Monterey Bay Aquarium, el zoológico de San Diego y los "safaris en casa" del zoológico de Cincinnati en Facebook Live son excelentes opciones. Los estudiantes pueden sintonizar al mismo tiempo, luego llamarse o enviarse mensajes de texto, y conversar sobre lo que vieron. También pueden convertir la “excursión” en un juego. Terry Williamson, maestro de secundaria de Los Ángeles y padre de un hijo de seis y uno de nueve años, recomienda las cámaras web de los parques nacionales. "Los niños pueden proponerse adivinar, por ejemplo, cuándo se activará el Old Faithful de Yellowstone, o si hay nieve en el Parque Nacional Glacier, y luego conectarse para conocer la respuesta", explica.

Usar medios menos tecnológicos. Conectarse en momentos como estos a veces solo significa hacer saber que pueden contar contigo, y conocer cómo actúan los demás. Los niños pueden expresar su solidaridad confeccionando un letrero para el césped o dejando mensajes de aliento en las veredas con tizas de todos los colores, y luego tomar fotografías para compartir con otros y enterarse de lo que ellos están haciendo por los demás. Los niños también pueden revivir formas de comunicación menos tecnológicas, como encender y apagar una linterna para enviar señales a un amigo al otro lado de la calle (tal vez incluso utilizando el código Morse) o desempolvar los walkie-talkies.

Conectar más cara a cara. El aislamiento en familia puede ser una buena oportunidad para conectarse más profundamente con el otro. Brymer sugiere armar una cadena de historias: una persona comienza narrando un relato y los demás miembros de la familia van agregando una parte a la narración, para formar una historia completa. Hay otras actividades que también contribuyen a ampliar las habilidades sociales de los niños. Haz que participen en tareas de las que generalmente no forman parte, como preparar una comida o arreglar cosas de la casa. Esto fomentará la comunicación, ampliará sus habilidades y simplemente creará más oportunidades de consolidar el vínculo.

Hacer una pausa. También hay que conectarse con uno mismo. "En nuestra agenda, debe haber tiempo para la inactividad o la búsqueda de tranquilidad", sostiene Brymer. "En ese tiempo podrías realizar ejercicios de respiración para mantener la calma o una clase de yoga". Incluso mirar películas puede ayudar a relajar la cabeza.

"En cuanto a los niños más pequeños, considera tener períodos en los que todos puedan descansar", expresa Brymer. "Eso también rejuvenece a los adultos".

Estos no son tiempos fáciles, pero cuanto más conectados nos sintamos, más fuerte será nuestra unión, aunque estemos separados.

Seguir leyendo