Iguana de Jamaica

Monday, April 13, 2020,
Por Redacción National Geographic
La iguana Cyclura collei en peligro crítico de extinción es el animal más grande nativo de ...

La iguana Cyclura collei en peligro crítico de extinción es el animal más grande nativo de Jamaica. Se enfrenta a una variedad de amenazas, incluidas las especies invasoras y la pérdida de su hábitat.

Fotografía de JOEL SARTORE, NATIONAL GEOGRAPHIC PHOTO ARK

NOMBRE COMÚN: Iguana de Jamaica

NOMBRE CIENTÍFICO: Cyclura collei

CLASE: Reptil

ALIMENTACIÓN: Herbívoro

TAMAÑO: 30 A 60 cm

¿Qué es una iguana de Jamaica?

La iguana de Jamaica es un reptil de color oscuro con piel escamosa, cola larga y rayas triangulares a lo largo de su cuerpo. El color de las escamas puede variar de gris a azul y verde. Es el animal autóctono más grande de Jamaica.

Hábitat y alimentación

En el pasado, estas iguanas solían habitar un área mucho más grande en las costas del sur de Jamaica, pero hoy solo pueden encontrarse en un lugar conocido como las Hellshire HIlls. Este bosque seco lleno de afloramientos rocosos de piedra caliza se considera uno de los ecosistemas más amenazados del mundo, y las iguanas solo pueden encontrarse en sus rincones más recónditos.

Con dedos largos y garras afiladas, se arrastran hasta los árboles para alimentarse de hojas, frutas y flores. Si bien las plantas constituyen la mayor parte de su dieta, también se alimentan de caracoles, insectos y otros animales pequeños que se encuentren disponibles.

“Las iguanas de Jamaica pueden perder hasta la mitad de su peso corporal después de poner huevos.”

Por: SAN DIEGO ZOO GLOBAL, ORGANIZACIÓN PARA LA PROTECCIÓN DE LA VIDA SILVESTRE

Reproducción

Después de aparearse, la iguana de Jamaica comienza a cavar madrigueras para evaluar la composición del suelo. Es probable que las excavaciones se realicen incluso mucho antes de la puesta de huevos, ya que cada hembra busca el lugar más propicio para poner sus huevos. Cuando está lista, pone entre 6 y 20 huevos, y luego los cubre con arena y tierra.

A diferencia de la tortuga marina, que regresa al océano después de poner los huevos, la iguana hembra debe continuar la tarea. Por un periodo de hasta dos semanas, la hembra permanece en el sitio de anidación para proteger sus crías de otras iguanas hembras. Cuando se le acercan, la iguana extiende el pliegue de piel debajo de su cuello, comúnmente llamado papada, para disuadir el ataque. Pero si las rivales no captan la indirecta, la hembra estará dispuesta a morderlas y perseguirlas para mantener sus huevos a salvo.

Después de 85 a 87 días, las iguanas jóvenes salen de sus huevos y se abren camino hacia la superficie. A partir de entonces, deben arreglárselas para sobrevivir por su cuenta. Para lograr esta hazaña, las pequeñas crías suelen esconderse en los árboles.

Amenazas para la supervivencia

Las iguanas de Jamaica enfrentan una serie de amenazas en los pocos enclaves de bosque donde se encuentran. Las principales son las especies invasoras como la mangosta, que se alimenta de huevos y crías de iguana, y los gatos, a los que se ha visto en plena caza de iguanas jóvenes. Los cerdos salvajes también pueden ser un problema, ya que se ha confirmado que destruyen nidos de iguanas en otras islas. Además, los perros que usan los lugareños para cazar cerdos también son peligrosos, pues son uno de los pocos animales en Jamaica capaces de reducir a una iguana adulta.

Asimismo, la pérdida de hábitat es un potencial problema, ya que solo quedan 200 de estos reptiles en la naturaleza, circunscritos en poco más de 500 km2 en bosques secos remotos. La tala de árboles para su uso en la industria del carbón es una fuente importante de ingresos para quienes viven cerca de las iguanas de Jamaica, y según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), esta práctica ya ha degradado hasta un tercio del hábitat de la especie.

Se han propuesto nuevas inversiones en las Hellshire Hills, como la extracción de piedra caliza, los asentamientos de viviendas y las operaciones turísticas, lo cual perjudicaría aún más a estos reptiles.

“Desde la década de 1940 hasta 1990, se creyó que la iguana jamaicana se había extinguido. Solo quedan unas 200 en la naturaleza. ”

Por: GRUPO ESPECIALISTA EN IGUANAS DE LA UICN

Conservación

En la actualidad, el hecho de que todavía existan iguanas de Jamaica en la naturaleza se considera un éxito de conservación. Esto se debe a que la mayoría de los expertos creían que la especie se había extinguido en la década de 1940.

En 1970, un cazador sugirió que la especie aún no había desaparecido. Luego, otro avistamiento en 1990 confirmó que todavía existían iguanas de Jamaica escondidas en las Hellshire Hills, y esto promovió las tareas de conservación.

El primer paso para salvar a las iguanas fue protegerlas de sus depredadores invasores. Se realizó una captura intensiva para reducir la población de mangostas en el hábitat del reptil, y se liberaron las iguanas criadas en cautiverio para aumentar la población de este reptil hasta donde se encuentra el día de hoy.

La UICN todavía considera que la iguana de Jamaica está en peligro crítico. Sin embargo, entre 1991 y 2013, los informes indicaron que el número de hembras anidadoras y crías anuales aumentó más de seis veces, lo que aporta una nueva esperanza para esta especie. 

Seguir leyendo