Una represa hidroeléctrica amenaza a una especie de orangután recientemente descubierta

El proyecto, que ya está en construcción, podría llevar al orangután de Tapanuli a su extinción, según los especialistas.

Publicado 17 de ago. de 2018 16:34 GMT-3
El orangután de Tapanuli de Sumatra es una especie de gran simio descubierta en el 2017. ...
El orangután de Tapanuli de Sumatra es una especie de gran simio descubierta en el 2017. Tan solo 800 de estos extremadamente recelosos simios que habitan entre los árboles permanece en libertad, pero en lo que resta de su hábitat se está construyendo una represa hidroeléctrica.
Fotografía de Andrew Walmsley

El gran simio más raro del mundo, descubierto tan solo en el año 2017, no sobreviviría la construcción de una represa hidroeléctrica de 1,6 mil millones de dólares, que se ubicará en medio de lo que queda de su hábitat en Sumatra, Indonesia, según advierten los expertos en vida silvestre.

Apenas 800 ejemplares de la recientemente descubierta especie de orangutanes de Tapanuli permanecen en libertad, todos ellos en el norte de la Selva de Batang-Toru en Sumatra. Este es uno de los lugares con más biodiversidad de Indonesia, hogar de muchas especies raras como el tigre de Sumatra y el tan amenazado pingolín malayo.  

En esta misma área, ya ha comenzado el proceso de deforestación para dar inicio al proyecto de construcción de la planta hidroeléctrica, financiado y a cargo de empresas estatales chinas en virtud del proyecto Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda (China’s Belt and Road). Esta iniciativa de miles de trillones de dólares incluye más de 7000 proyectos de infraestructura alrededor del mundo.

Fue hace menos de un año cuando el mundo se enteró de la existencia de una nueva especie de gran simio. A pesar de que los investigadores llevan estudiando esta especie desde el año 2005, les tomó todo este tiempo para finalmente diferenciar, tanto genética como físicamente, al orangután de Tapanuli del orangután de Borneo (Pongo pygmaeus) y de Sumatra (Pongo abelii), las otras dos especies.

Súplicas y protestas 

Según Bill Laurance del Centre for Tropical Environmental and Sustainability Science de la Universidad James Cook en Australia, este proyecto no se debería llevar a cabo. Tal como él señala, esta represa y planta de electricidad (así como todas las carreteras circundantes, líneas eléctricas, el túnel de trece kilómetros de largo, y el resto de la infraestructura relacionada con el proyecto) dañarán el hábitat del animal de modo permanente.

“Se trata de una especie gravemente amenazada y podrían extinguirse a gran velocidad con cualquier tipo de destrucción de la selva principal”, asegura Laurance, un experto mundial en los impactos de la destrucción de hábitats. “La ciencia es firme en esto. Seguir adelante con este proyecto es una locura”, agrega.

“Una carretera es lo mismo que una pared impenetrable en lo que respecta a especies exclusivamente arbóreas o que viven entre los árboles”, afirma Laurance. Durante el transcurso de más de 3000 horas de monitoreo, los científicos nunca habían visto a los orangutanes de Tapanuli (Pongo tapanuliensis) poner una pata sobre el piso, seguramente por la presencia del tigre de Sumatra (también en peligro de extinción).

A los investigadores les tomó años lograr que algunos pocos orangutanes de Tapanuli se acostumbraran a su presencia en la selva, reconoce Gabriella Fredriksson, una bióloga de vida silvestre del Programa de Conservación de Orangutanes de Sumatra. Normalmente, esto toma algunas pocas semanas, pero los orangutanes son muy precavidos, dice, y es probable que esto se deba a que la gente local los ha estado cazando. También les llevó mucho tiempo encontrar un esqueleto completo para poder medirlo. Esto reveló diferencias significativas respecto de las otras dos especies, como por ejemplo un cráneo más pequeño.

Al borde del abismo

Los casi 800 simios ya están divididos en tres poblaciones dentro de un área de 676 kilómetros cuadrados. Se estima que solo una de ellas, con 500 ejemplares, es lo suficientemente grande como para no extinguirse.

Uno de los problemas para mantener una población activa es que los orangutanes son extremadamente lentos a la hora de reproducirse. Las hembras tienen a su primera cría a la edad aproximada de 15 años, y dan a luz a una o, muy raramente, dos crías cada ocho o nueve años. Esta es una de las razones por las que los investigadores han estado tratando de reconectar a las tres poblaciones durante años, cuenta Fredriksson.

Y ahora están construyendo una represa hidroeléctrica en la zona más crítica del hábitat de los orangutanes, en el área con mayor densidad de ejemplares. Esta zona, que es propiedad del estado, no es un área protegida ni está dentro de ningún programa de conservación. La represa traerá aparejada la construcción de carreteras y otros tipos de infraestructura que dañarán de modo permanente el hábitat de la población de 500 ejemplares, la más viable de todas, lo que arrastrará a esta especie a su extinción, señala Fredriksson.

En los terrenos de la Selva de Batang-Toru, en Sumatra, ya ha comenzado la deforestación para construir la represa hidroeléctrica financiada por los chinos. Los expertos dicen que esto conllevará a la extinción de la especie de simios más rara del mundo, el orangután de Tapanuli.
Fotografía de Andrew Walmsley

North Sumatera Hydro Energy, la empresa de Indonesia que está detrás del proyecto, informó a los medios locales que la planta no estará ubicada en la selva principal y que 650 hectáreas de terreno dañado serán devueltas a su estado casi original. “Estas declaraciones son ridículas, y se debería castigar a la empresa por intentar confundir al público sobre las sólidas conclusiones científicas”, dice Laurance. Tanto la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial como el Banco Asiático de Desarrollo se rehúsan a respaldar el proyecto, principalmente por motivos ambientales, dice.  

Se planea que la represa de Batang-Toru comience a funcionar en el año 2022, generando 510 mega watts de electricidad. Esto implicará una gran explosión a fin de construir un túnel de trece kilómetros de largo y más de 9 metros de ancho, que penetrará en una accidentada región de la selva principal. Además, otra característica inusual de esta represa, es que almacenará agua durante 18 horas y luego largará un aluvión por intervalos de seis horas en períodos pico para generar electricidad. Estas repentinas avalanchas de agua impactarán fuertemente sobre el río Batang-Toru y sobre las comunidades que viven río abajo, provocando, por ejemplo, inundaciones y frenando las migraciones de los tan valiosos "peces Jurung”, agrega Fredriksson.

Los expertos se preguntan sobre la necesidad de este proyecto. Por un lado, actualmente Sumatra cuenta con un exceso de producción eléctrica; y además, por otro lado, hay un proyecto para generar electricidad geotermal en las cercanías (proyecto que podría expandirse sin generar un impacto negativo sobre los orangutanes), señala. Asimismo, la represa se construirá sobre una región que es propensa a sufrir peligrosos terremotos, como el temblor en Aceh en el año 2016, que mató a 100 personas.

El pasado 25 de julio, los científicos apelaron directamente al Presidente de Indonesia Joko Widodo, mediante una carta entregada en mano, a fin de que ordene la detención del proyecto y proteja el hábitat del orangután de Tapanuli. Avaaz, una organización activista global, ha juntado más de 1,2 millones de firmas a través de una petición online solicitándole al Presidente Widodo que cancele el proyecto a fin de proteger a los orangutanes.

 “El destino de la totalidad de esta especie está en sus manos”, plantea parte del mensaje. Avaaz planea hacer más cosas para advertir a la población mundial acerca de lo que está sucediendo en Sumatra, afirma uno de los organizadores del grupo.

“Creo que el gobierno está empezando a despertarse en lo que respecta a este asunto”, concluye Fredriksson.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados