Animales

Hay dos especies nuevas de insectos cuyas hembras son completamente rosadas

Los catídidos, los que se asemejan a una hoja, son nativos del norte de Borneo y tienen colores tremendamente diferentes entre sexos. Jueves, 21 Diciembre

Por Mary Bates

Conoce a las nuevas damas rosadas de Malasia: dos especies de catídidos, cuyas hembras lucen tonos claramente rosados.

Mientras que los machos de la nueva especie tienen un color verde uniforme, las hembras se destacan por su tonalidad roja y rosada. Pero no solo eso, ambos sexos lucen idénticamente como hojas, con venas distintivas y lóbulos en forma de hojas en sus piernas.

Originarios del norte de Borneo (mapa), estos insectos son particularmente inusuales porque uno de ellos fue identificado solo por fotografías.

En 2013, un amigo de George Beccaloni le mostró fotos de un catídido con un espectacular tono (un tipo de insecto parecido a un saltamontes). Como Beccaloni no pudo reconocerlo, envió las fotos a Sigfrid Ingrisch, un experto en catídidos asiáticos.

“No quiso nombrarlo ni describirlo porque no es una bueno describir nuevas especies con base en fotografías solamente”, argumenta Beccaloni, zoólogo del London's Natural History Museum. “Para poder distinguir especies, por lo general necesitas examinar las características microscópicas, buscar lo que no aparece en las fotos”.

Pero en este caso, los científicos no vacilaron en nombrar al insecto como una especie nueva, Eulophophyllum kirki, ya que las venas de sus alas eran claramente visibles y completamente distintas a las de cualquier otra especie conocida. Esto debido a que es común que las venas de las alas se usen para diferenciar a las especies de catídidos.

Camuflaje Colorido

El equipo también examinó especímenes de catídidos obtenidos gracias a una expedición a Borneo en 1993, y éstos fueron conservados en una colección de un museo alemán. Concluyeron que estos especímenes, junto con las fotos que encontraron en Internet, representaban una segunda especie nueva de catídidos: la E. lobulatum.

En un estudio reciente publicado en el Journal of Orthoptera Research, Beccaloni y sus colegas clasificaron a los dos insectos en el género Eulophophyllum, la cual antes se conocía únicamente por una hembra tomada en el norte de Borneo hace casi cien años.

Las dos especies nuevas difieren del espécimen hembra ya conocido en el color rosado, el patrón de venas en las alas, y la presencia de ensanchamientos grandes con forma de hoja en sus patas traseras.

Es probable que los catídidos recién descubiertos no sean del mismo color porque tienen diferentes motivos para camuflarse.

“Es casi una certeza que las hembras de la nueva especie se escondan y tal vez se alimenten de hojas jóvenes y rojas”, menciona Beccaloni. “Es posible que los machos hayan evolucionado de camuflaje verde para poder tener más lugares donde esconderse mientras merodean buscando hembras”.

Información más detallada

Otros expertos no se saben con certeza si llamar a uno de los insectos una nueva especie con base en fotografías.

“Puedes identificar una especie conforme a lo que ves en una foto, pero no puedes describir y nombrarla únicamente en función de esto”, afirma David Rentz, un ex director de investigaciones científicas de la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation en Canberra, Australia. “Debes tener al animal en la mano”.

Rob Felix, especialista independiente en ortópteros, piensa lo mismo: “Las descripciones de las especies siempre deben hacerse en función de una referencia que puedas tener en la mano y reexaminar”.

Pero, agrega: “los autores tenían muy buenas razones para describir la especie basándose únicamente en fotos. En ese momento, al describirla solo con una fotografía, esperaban generar publicidad para que las autoridades se dieran cuenta de la importancia de recolectar algunos especímenes.

Y ya que el hábitat del nuevo catídido de Borneo está “bajo grave amenaza” debido a la tala para plantaciones de palma de aceite y madera, “cualquier conocimiento sobre los habitantes de la zona podría ser de ayuda para los esfuerzos que se hacen para su conservación”, indica Felix.

Beccaloni señala que se han descubierto otras especies nuevas gracias a la gran cantidad de fotos de insectos y otros animales que hay en Internet.

“De hecho, para encontrar especies nuevas, es muy práctico que los taxónomos busquen animales que podrían ser de su interés en sitios [de fotografía]”.

Artículo publicado 9 de enero de 2017.

Sigue a Mary Bates en Twitter y Facebook.

Seguir leyendo